jueves, 18 de mayo de 2017

Guardianes de la Galaxia Vol. 2

Crítica publicada el día 3 de Mayo en El Sol de Mazatlán y el 4 de Mayo en ADN Morelos.

En agosto del 2014 el director James Gunn entregó la primera cinta de estos superhéroes los cuales, anterior a este largo, no salían en televisión, no tenían figuras de acción y mucho menos eran conocidos en cada rincón del planeta. Eso no significa que no tuvieran fanáticos, simplemente no eran mainstream. Este año es distinto, la frescura de Guardianes de la Galaxia Vol. 1 entretuvo, ilusionó, divirtió y gustó al publico. Su homenaje a la cultura pop, cargada de nostalgia pero al mismo tiempo innovadora en otros sentidos le ganó un lugar para futuros estrenos en solitario e incluso en Avengers: Infinity War parte 1.  A una semana de su estreno en Estados Unidos, llega a México la segunda parte de los guardianes más locos y divertidos de la galaxia (que conozcamos, al menos).

Situada tres meses después de los acontecimientos de la primera parte, continúan las aventuras del equipo en su travesía por los confines del cosmos. Los Guardianes deberán luchar para mantener unida a su nueva familia mientras intentan resolver el misterio de los verdaderos orígenes de Peter Quill (Chris Pratt). Viejos rivales se convertirán en nuevos aliados, y queridos personajes de los cómics clásicos acudirán en ayuda de nuestros héroes a medida que el Universo Cinematográfico de Marvel continúa expandiéndose.

Hay dos vertientes que ocurren en las segundas partes. Por un lado, es muy raro que se supere a la obra original (con excepción de Empire Strikes Back, 1980 o The Dark Knight, 2008 por mencionar pocos ejemplos existentes). Ahora bien, tras presentar a los personajes, en los films subsecuentes tienen mayor acoplamiento y otras historias que contar (se supone). Esto sucede con Guardianes de la Galaxia Vol. 2, no supera a la primera pero es una ingeniosa, divertida aventura y continuación con una trama llena de acción e introspección en la cual los protagonistas están más unidos como familia.

James Gunn regresa como guionista y a la muy bien ganada silla de director. Gunn conoce el universo, así como sus personajes; aunque vuelve a tomar muchos elementos de su obra anterior ¿En qué libros o doctrina se dice que eso está mal?

Guardianes de la Galaxia Vol. 2 es dinámica, deliciosamente divertida en diálogos, sarcasmo y momentos (en lo personal, disfruté cuando Rocket manda a Star Lord a buscar algo durante una batalla, o cuando dan más de 50 saltos para viajar de un lugar a otro). La película es más profunda en matices sentimentales que van hacia la familia, el compañerismo, amor y aceptación. Todo el reparto lo hace magníficamente, el convivio entre ellos y su química es grato (aunque Baby Groot es digital, la forma de interacción es buena, lo hacen ver muy adorable).  Tienen aspectos pop y nostálgicos que muchos podrán diferenciar, con los cuales se reirán o gritarán de emoción, así como participaciones reconocibles y otras no tanto. La musicalización es otro de sus principales atractivos (la canción “Guardians Inferno” - un rap a cargo de David Hasselhoff - es colosal). A su vez, aunque goza de mayores efectos nunca deja de lado la esencia “Serie B” que desde un principio los caracterizó con algunos gráficos frescos y hasta a modo de homenaje.

Eso sí, contiene quince minutos de más, pudo terminar antes y de manera perfecta. Hay un exceso de elementos en los personajes que puede llegar a abrumar en ciertos minutos.

Para quienes no la han visto, lleguen temprano para ser testigos de los créditos iniciales, es de los mejores momentos en el año. En el credit roll final (cargado de esencia vintage) se pueden ver cinco escenas post-creditos. Algunas en son de broma, otras con más significado a posteriori. 


No hay comentarios: