jueves, 9 de marzo de 2017

Manchester by the Sea

Crítica publicada el día 8 de marzo en el periódico El Sol de Mazatlán. 

¿Cómo seguir con la vida después de una tragedia? Es una pregunta que muchos esperan no responder o hallarse en dicha situación. Existe una película que muestra esto, Manchester by the Sea. Desde inicios del año 2016 se mantuvo constante, pasó por festivales y logró mantenerse en las premiaciones y en la crítica por mucho tiempo, lo suficiente para ser recordada y nominada al mayor premio cinematográfico de los estadounidenses, el Oscar, mismo que ganó en dos categorías: Mejor Guion Original y Mejor Actor.

Lee Chandler (Casey Affleck) es un solitario encargado de mantenimiento de edificios de Boston que se ve obligado a regresar a su pequeño pueblo natal tras enterarse de que su hermano Joe ha fallecido. Allí se encuentra con su sobrino de 16 años, Patrick (Lucas Hedges), del que tendrá que hacerse cargo. De pronto, Lee se verá obligado a enfrentarse a un pasado trágico que le llevó a separarse de su esposa Randi (Michelle Williams) y de la comunidad en la que nació y creció.

Manchester by the Sea es sencilla pero con trama potente, trágica y difícil de digerir ¿Cómo superar una tragedia que marca la vida de las personas, el matrimonio, el trabajo, a los amigos, la familia, a la sociedad en la que vives? ¿Cómo seguir tu vida, si es la intención, ya sea por instinto de supervivencia o por castigo? ¿Cómo asumir una responsabilidad a modo de esperanza si no se puede sobrellevar la propia vida? ¿Por qué la vida da, quita y vuelve a dar de otra manera? No hay respuestas en esta cinta sobre lo anterior, pero sí hay indicios y una propuesta real,  potente, sin melodrama extra, ni abuso del tema por parte de los involucrados.

Además de la dirección solida y guion preciso por parte de Kenneth Lonergan; es la entrega del elenco lo que catapulta al film a niveles mayores. Todos transmiten sentimientos de dolor y perdida. Casey Affleck se muestra compungido, atolondrado y balbuceante al darle vida a Lee, pero su personaje está dividido en tres momentos: anterior al sufrimiento, durante el sufrimiento y post- sufrimiento. Esa división es en donde Affleck muestra diversos matices. Por otra parte, el reconocimiento a Lucas Hedges con una nominación a Mejor Actor de Reparto quizás era demasiado para su desenvolvimiento el cual está bien y ayuda e impulsa a Casey, y aunque el chico posee grandes momentos, su lugar pudo ser ocupado por otro. Como es bien sabido, Michelle Williams es una de las mejores actrices de su generación, y en este trabajo realmente tiene un rol de soporte, pues bien, los minutos en los que aparece como Randi son soberbios, pero hay un instante, una conversación entre Randi y Lee en la que se muestra desgarradora y sacude todo el sentir del espectador. Esto es por mencionar algunos, pero todo el elenco está tremendo.


Manchester by the Sea es una obra cinematográfica contemporánea, con técnicas actuales pero con bases de la vieja escuela, independiente, bien narrada, fidedigna, con todo el potencial para convertirse en un clásico estadounidense y una faena aplaudible a nivel mundial.


No hay comentarios: