lunes, 6 de marzo de 2017

Lion

Crítica publicada el día 23 de febrero en ADN Morelos

Seguro la aplicación de Google Maps y Google Earth ha ayudado para encontrar direcciones y caminos a mas de un lector. En el año 2012 ayudó a alguien que había estado perdido por 25 años a encontrar su hogar. La historia es real: Saroo Brierley de India (nacido bajo el nombre Sheru Munshi Khan), se perdió a los cinco años de edad luego de salir junto con su hermano a buscar comida. En el 2013, Saroo publicó su libro “A Long Way Home” y “Lion” es su adaptación cinematográfica.

Saroo Brierley (Sunny Pawar) es un niño que con tan sólo cinco años se perdió en las calles de Calcuta, a miles de kilómetros de casa. Tras un largo viaje acabó siendo adoptado por una pareja australiana (Nicole Kidman y David Wenham). Veinticinco años después, con la única ayuda de Google Earth, Saroo (Dev Patel) intentará encontrar a su familia biológica.

La cinta es una de las sorpresas del año. Es linda, bien narrada, bien filmada. A pesar de relatar una historia real, no cae en sentimentalismos baratos y embaucadores, por el contrario, contiene un temple interesante que no es común en esta clase de dramas. Aplausos al debutante director, Garth Davis, por saberse rodear de un buen equipo y hacer buen uso del lenguaje cinematográfico.

A pesar de todo, son todas las actuaciones las que realzan más el trabajo y puntualizan la dirección de Davis.  En los primeros momentos vemos al simpático Sunny Pawar, una revelación. Pawar se maneja con gracia ante la cámara, posee ángel y su participación le merecía más premios o nominaciones. Posteriormente, nos presentan a Nicole Kidman en un papel secundario, pero con suficiente fuerza actoral para trasmitir amor y desesperación de madre (obtuvo la nominación al Oscar a Mejor Actriz de Reparto). Por otro lado, personificando a Saroo crecido, un Dev Patel con un desenvolvimiento actoral superior a lo mostrado desde Slumdog Millionaire (también obtuvo nominación a Mejor Actor de Reparto, aunque su personaje sea el protagonista – otras de las engorrosas decisiones de la academia; debió ser colocado en la categoría Mejor Actor).

Los otros aspectos que resaltan en “Lion” es la fotografía a cargo de Greig Fraser, la cual es sublime, transporta al ambiente y propone. El otro gran punto es su música (compuesta por Dustin O`Halloran y Volker Bertelmann), la cual es envolvente, y sigue la tendencia minimalista de recientes años.


Irónicamente, le tocó una mala temporada debido a la gran cantidad de filmes que están llegando a las salas y quizás no se tomará mucho en cuenta o alcanzará a ver, además, es una de las que se creen fueron de las “coladas” en la terna a Mejor Película y se prefiere ver otras. Aunque su lugar pudo ser ocupado por otra, también se entiende porqué está ahí: es un viaje cargado de humanidad, amor y pertenencia, pero a la vez, de migración, identidad y destino.


No hay comentarios: