martes, 28 de marzo de 2017

La Bella y la Bestia

Crítica publicada el día 22 de Marzo en el periódico El Sol de Mazatlán y el día 23 en ADN Morelos

El clásico cuento de Gabrielle- Suzanne Barbot de Villeneuve en 1740, versionado de otra manera por Jeanne- Marie Leprince de Beaumont en 1756 y con muchas variantes a lo largo de los tiempos llega en una nueva versión de Disney Company. Se trata de la adaptación live action de la cinta animada de 1991. Disney ha comenzado una nueva era en donde muchas de sus creaciones serán renovadas, ya sucedió con Maléfica (2014), La Cenicienta (2015), El Libro de la Selva (2016) las cuales, a pesar de gozar de un gran éxito, no se comparan con los records que lleva La Bella y la Bestia protagonizada por Emma Watson, 350 millones a nivel global en su primer fin de semana, convirtiéndola en uno de los mejores estrenos.

Dirigida por Bill Condon, cuenta la historia de una joven llamada Bella (Emma Watson) que, para salvar a su padre (Kevin Kline), decide acudir a un castillo y quedar prisionera de una bestia hechizada (Dan Stevens). 

Podría ser innecesaria pero, a quién se engaña, La Bella y la Bestia es uno de los clásicos favoritos de todos y una versión más se agradece. También, hay que tener en cuenta que, aunque sea la adaptación de la película nominada al Oscar en 1991, no es un copy paste como se había comentado, por el contrario, tiene muchos pros y es una brillante reinterpretación con risas, música, acción, tristeza y romance.

Profundiza en el enamoramiento de Bella y Bestia, el porqué congeniaron, detalles de los dos hacia el otro. Alan Menken, creó la música para la obra animada (junto a Howard Ashman) y vuelve a tomar la batuta, a la par, agrega nuevo repertorio musical con tres maravillosas composiciones que abundan más en el sentir de los personajes: Days in the Sun, How Does a Moment Last Forever y Evermore (una pieza muy hermosa), también modificó Gastón y The Mob Song ligeramente (la canción cuando la muchedumbre se dirige a atacar el castillo). En esta arista, si la escena de Be Our Guest en la primera cinta es agradable, en esta ocasión brindan un espectáculo musical y de entretenimiento inmaculado. El diseño de decoración es magistral, las transiciones y desplazamientos son de gran calibre y no provocan un desprendimiento del publico en la trama mas si un descanso para luego sumergirse de nuevo.



La película elimina plot holes de la animada, esas preguntas que muchos se hicieron por años: por qué el príncipe estaba sólo, dónde estaba su familia, cuántos años tenía cuando fue hechizado, por qué con la Bestia sí pasan los años y al cumplir veintiuno permanecería con dicho aspecto, sin embargo, la tacita Chip continua siendo un niño.  

En cuanto a las actuaciones, Emma Watson no sólo sorprende en su desenvolvimiento actoral donde da el mensaje de amar a la persona por lo que es internamente y agrega una actitud de independencia a la protagonista, a ello se añade que la actriz británica tomó clases de canto para prepararse y el resultado es bueno. Luke Evans, Kevin Kline, Josh Gad, Hattie Morahan se muestran acorde y con gracia, en ocasiones a veces se sienten un poco teatrales pero no le resta al film. Por otra parte, quienes tienen doble trabajo detrás de micrófonos y frente a cámaras son Ian McKellen, Emma Thompson, Nathan Mack, Ewan McGregor y Dan Stevens, a ellos los escuchamos más de lo que los vemos, pero en los dos procesos hacen un buen labor (por cierto, la voz de la bestia pareciera que es generada por computador y si acaso puede estar un poco arreglada, pero Dan Stevens se encargó de trabajar con su diafragma para lograr lo que oímos).


Si se ve doblada, la traducción de las canciones es la misma, y no hay nada que reprocharle, por el contrario, palmas por invitar a Francisco Colmenero (originalmente él comenzaba la narración de la caricatura de 1991, ahora es el personaje de Dindon).


La Bella y la Bestia se ha convertido en un hit mundial, quizás aspiraba a ello, pero a como se siente, Disney quería abundar más y modificar a su modo la historia que data de 1700, ahora ya tiene dos versiones. Aquí no se trata de invitar al publico a decidir cuál es mejor, o con cuál se quedan, es dar una muestra que el arte y el logro puede darse en muchas variantes y que mejor si el publico es el favorecido en ello.

martes, 21 de marzo de 2017

Kong: La Isla Calavera

Crítica publicada en el periódico El Sol de Mazatlán el día 15 de Marzo y en ADN Morelos el día 16 de Marzo. 

Son siete películas hasta el momento en las que retratan a King Kong, la última fue el remake del 2005 dirigida por Peter Jackson, una cinta que no fue bien recibida por la crítica y el publico. Años después, Legendary Pictures y Warner han decidido enfrascarse en el revival de este personaje para dar pie al tan esperado crossover, Godzilla vs Kong (de la cual ya existe una primera versión que data de 1962). A raíz de “Titanes del Pacifico”, el termino “Kaiju” (monstruo gigante) se hizo más conocido, y en Kong Skull Island, nos sumergen más a este espectáculo. La película es una adaptación de la única secuela autorizada de la novela ilustrada King Kong (1933), la cual se publicó en el 2004 y se tituló, Kong: King of Skull Island. 



En los años 70, un variopinto grupo de exploradores y soldados es reclutado para viajar a una misteriosa isla del Pacífico. Entre ellos están el capitán James Conrad (Tom Hiddleston), el teniente coronel Packard (Samuel L. Jackson) y una fotoperiodista (Brie Larson). Al adentrarse en esta bella y traicionera isla, los exploradores encontrarán algo absolutamente sorprendente. Sin saberlo, estarán invadiendo los dominios del mítico Kong, el gigante gorila rey de esta isla. Será Marlow (John C. Reilly), un peculiar habitante del lugar, quien les enseñe los secretos de Isla Calavera, además del resto de seres monstruosos que la habitan. Es dirigida por Jordan Vogt-Roberts.

El tráiler pintaba para ser algo como “Apocalypse Now (1979), sin embargo, el contexto sobre el uso militar tiene un punto crítico respecto al hombre y el uso desmedido de su fuerza bélica ante lo desconocido y hacia la naturaleza, aunque sí faltó más desarrollo pues la comprensión puede ser vaga. Por otra parte, a pesar de tener claras inconsistencias en el guion y desaprovechar a los actores estelares y a otros dentro de su elenco, es un entretenido espectáculo si no se va con expectativas, emociona ver a monstruos gigantes, buenas locaciones, buenos efectos y se agradece que no engañen al publico y muestren a Kong desde los primeros minutos (acertado opening, por cierto).



Hablando del monstruo, algo que hay que tomar en cuenta de otras cintas es que se le da el tiempo perfecto a los interpretes respecto a sus intereses o vidas, aquí el protagonista es Kong y sus antagonistas son los otros seres vivientes de La Isla Calavera; los personajes de Brie Larson y Tom Hiddleston parecen que tienen vidas interesantes pero no abundan en ello, no es sobresaliente, el filme se enfoca en que lo único que interesa es sobrevivir, es el punto humano y vulnerable ante la fuerza de la naturaleza. Pero, irónicamente cuando John C. Reilly entra a escena como compinche, tiene más desarrollo de personaje, fuerza y empatía que el resto del elenco. Al metraje del 2005 se le aplaudió que, digitalmente, Kong mostraba sentimientos; hoy en día es algo común, aquí no solo lo muestran con sentimientos de frustración, dolor, enojo, serenidad, sino con un pelaje rústico y descuidado. Los otros Kaijus que viven en la isla se notan desarrollados pero no tan detallados como Kong.




Tras los créditos, la escena que le sigue muestra el guiño que viene. Esta obra sirve para entrelazar ese esperado largometraje entre los más grandes monstruos de la pantalla grande, falta esperar que tengan la pericia para saber desarrollar el proyecto. Pero también, Kong: La Isla Calavera marca el inicio del monstruo como protector de los seres indefensos y dejan de lado la idea del simio enamorado de la mujer rubia. Ya veremos. 


sábado, 18 de marzo de 2017

Nothing Important happened today (XVI)

No había podido o tenido tiempo, o lo olvidé. Pero estoy realizando pequeñas cápsulas de cine (comercial en su mayoría) para Gama Magazine en colaboración con un complejo Cinemex Galerias (Mazatlán). Esta es una, pero si van a la página, podrán disfrutar más. Denle like, es una revista y hay mucho contenido. Hay críticas, estrenos, los 5 highlights y más.

lunes, 13 de marzo de 2017

Logan

Crítica publicada el día 9 de Marzo en ADN Morelos 

“So, this is what it feels like” (Así que, esto es como se siente) es una de las frases finales del personaje de Logan/ Wolverine en la cinta Logan. Parafraseando al susodicho, así se siente: Una pesadumbre en nuestros corazones, un hueco al final. Pesar y despedida. En el 2000, X-Men inauguraba la era de los superhéroes, y presentaban un gran elenco, entre ellos al Australiano Hugh Jackman como Wolverine y Patrick Stewart como Charles Xavier. Tras 17 años, Logan marca el fin de una época.

Wolverine está envejeciendo, y se encuentra en un estado vulnerable. Después de una vida de dolor y angustia, sin rumbo y perdido en el mundo donde los X-Men son leyenda, su mentor Charles Xavier lo convence de asumir una última misión: proteger a una niña de nombre Laura (Dafne Keen), la cual es la única esperanza para la raza mutante.



Los comics son diferentes y más completos a lo que vemos en pantalla, los films son adaptaciones de las historietas e historias creadas para el propio universo cinematográfico. Wolverine Origins (2009) nos presentó los inicios del personaje; The Wolverine (2013), una de las aventuras que tuvo en solitario y en la etapa de Japón; Logan finaliza las aventuras de este amado personaje. Con estas cintas en solitario se vino de menos a más y ese “más” es Logan ¡Vaya forma de finalizar! Tras los sucesos de Días del Futuro Pasado, hay una vida alterna para todos, en algún momento algo resulta mal y para el 2029 vemos una especie de western moderno con matices reales y musicalizado por “The Man Comes Around” de Johnny Cash. James Mangold vuelve a tomar la batuta (dirigió The Wolverine), su filmografía es ecléctica (Girl, Interrupted, 1999; Walk the Line, 2005; Knight and Day, 2010) y con está película se enfrenta a decisiones diferentes y triunfa.

Logan es la obras más real dentro de la saga X- Men, muestra a personajes envejecidos, un sistema que logró acabar con los mutantes y a la vez, realizar sus versiones a su favor. Es madura, cargada de detalles humanos, escenas en las que se aprecia la vida (para bien o para mal), es muy violenta, bien hecha, quizás con algunas irregulares pero fácilmente olvidables ante el producto final.



Posee actuaciones de gran nivel, simpatía, camaradería y química por parte de Hugh Jackman y Patrick Stewart quienes se volverán un hito en los films de superhéroes y, al menos con ésta en cuestión, de las mas tiernas duplas cinematográficas. Los dos intercambian momentos, risas, tensión, lagrimas, amistad que traspasa al espectador y nos dicen “esto es lo que se ha creado por años, tómenlo, es para ustedes”; a la par, el dúo abraza y recibe a los integrantes que los acompañan en esta última travesía: Stephen Merchant como Caliban (personaje que apareció en X- Men Apocalipsis, 2016), Elizabeth Rodríguez, Eriq La Salle, Boyd Holbrook, y a la casi debutante, Dafne Keen (quien es española); la niña se mueve con soltura entre estos maestros del teatro y del cine, es una revelación y hay reconocimiento para ella, a la vez, es la voz, rabia y lagrimas del espectador.


Vienen nuevas cosas para los X- Men, la Fox ha iniciado una expansión descomunal y como diría Deadpool “Sus timelines son confusas”. Ya viene la tercera parte de First Class antes conocida como “Supernova” pero cuyo titulo ya fue desmentido; ya se encuentra al aire la serie “Legion”; se rumora otras como “The New Mutants”, “X- Force” y una dirigida por el iniciador de todo esto, Bryan Singer. La saga X- Men ha tenido tropiezos, pero también muchos altos, resultados vitoreados por el fandom, aplaudidas por la crítica y publico: X- Men, 2000; X2, 2003; First Class, 2011; Días del Futuro Pasado, 2014. Pero Logan se vuelve épica, ya sea porque es nostalgia pura con respecto a que los años nos alcanzaron y se vuelve entrañable, o porque de verdad, es un gran trabajo que le hace justicia a la franquicia, al héroe y al publico.




jueves, 9 de marzo de 2017

Manchester by the Sea

Crítica publicada el día 8 de marzo en el periódico El Sol de Mazatlán. 

¿Cómo seguir con la vida después de una tragedia? Es una pregunta que muchos esperan no responder o hallarse en dicha situación. Existe una película que muestra esto, Manchester by the Sea. Desde inicios del año 2016 se mantuvo constante, pasó por festivales y logró mantenerse en las premiaciones y en la crítica por mucho tiempo, lo suficiente para ser recordada y nominada al mayor premio cinematográfico de los estadounidenses, el Oscar, mismo que ganó en dos categorías: Mejor Guion Original y Mejor Actor.

Lee Chandler (Casey Affleck) es un solitario encargado de mantenimiento de edificios de Boston que se ve obligado a regresar a su pequeño pueblo natal tras enterarse de que su hermano Joe ha fallecido. Allí se encuentra con su sobrino de 16 años, Patrick (Lucas Hedges), del que tendrá que hacerse cargo. De pronto, Lee se verá obligado a enfrentarse a un pasado trágico que le llevó a separarse de su esposa Randi (Michelle Williams) y de la comunidad en la que nació y creció.

Manchester by the Sea es sencilla pero con trama potente, trágica y difícil de digerir ¿Cómo superar una tragedia que marca la vida de las personas, el matrimonio, el trabajo, a los amigos, la familia, a la sociedad en la que vives? ¿Cómo seguir tu vida, si es la intención, ya sea por instinto de supervivencia o por castigo? ¿Cómo asumir una responsabilidad a modo de esperanza si no se puede sobrellevar la propia vida? ¿Por qué la vida da, quita y vuelve a dar de otra manera? No hay respuestas en esta cinta sobre lo anterior, pero sí hay indicios y una propuesta real,  potente, sin melodrama extra, ni abuso del tema por parte de los involucrados.

Además de la dirección solida y guion preciso por parte de Kenneth Lonergan; es la entrega del elenco lo que catapulta al film a niveles mayores. Todos transmiten sentimientos de dolor y perdida. Casey Affleck se muestra compungido, atolondrado y balbuceante al darle vida a Lee, pero su personaje está dividido en tres momentos: anterior al sufrimiento, durante el sufrimiento y post- sufrimiento. Esa división es en donde Affleck muestra diversos matices. Por otra parte, el reconocimiento a Lucas Hedges con una nominación a Mejor Actor de Reparto quizás era demasiado para su desenvolvimiento el cual está bien y ayuda e impulsa a Casey, y aunque el chico posee grandes momentos, su lugar pudo ser ocupado por otro. Como es bien sabido, Michelle Williams es una de las mejores actrices de su generación, y en este trabajo realmente tiene un rol de soporte, pues bien, los minutos en los que aparece como Randi son soberbios, pero hay un instante, una conversación entre Randi y Lee en la que se muestra desgarradora y sacude todo el sentir del espectador. Esto es por mencionar algunos, pero todo el elenco está tremendo.


Manchester by the Sea es una obra cinematográfica contemporánea, con técnicas actuales pero con bases de la vieja escuela, independiente, bien narrada, fidedigna, con todo el potencial para convertirse en un clásico estadounidense y una faena aplaudible a nivel mundial.