jueves, 19 de enero de 2017

Animales Nocturnos

Crítica publicada el día 19 de Enero en ADN Morelos

El diseñador de modas, Tom Ford, convertido en director de cine con “A Single Man” en 2009, regresa con la que podría ser un parte aguas en su carrera en dicho ámbito. Adaptación del libro de Austin Wright, “Tony and Susan” publicado en 1993, la cinta ha cosechado algunos premios y nominaciones en las que destaca reconocimientos a su impecable estética y a Aaron Taylor- Johnson como actor secundario. Con todo esto, Animales Nocturnos destaca de sobremanera como un poderoso e inteligente thriller.

Susan Morrow (Amy Adams) es una galerista de Los Ángeles, con una vida privilegiada, casada con Hutton Morrow (Armie Hammer), su segundo marido. Un fin de semana, mientras su marido está en uno de sus demasiado frecuentes viajes de negocios, Susan recibe un paquete en el buzón. El paquete contiene la primera novela de su exmarido Edward Sheffield (Jake Gyllenhaal), del que lleva años sin tener noticias. En una nota le pide que por favor la lea, pues ella siempre fue su mejor crítica, y cuando termine que se ponga en contacto con él, ya que se quedará unos días en la ciudad. Susan acepta y se sumerge en la narración. La novela la atrapa de tal manera que se da cuenta de que a su vida le falta algo y empieza a revivir su pasado y cuestionarse su futuro. 

Animales Nocturnos debe de ser una de las obras más deliciosas, sublimes, con una producción y una belleza visual de las más elevadas en los últimos años. Un thriller para el recuerdo y entretenimiento; pero para aquellos que se cuestionan un poco más, es un trabajo que tiene varios significados, énfasis, matices y hasta finales.

Hay un entendimiento simple: una mujer no es feliz con la vida que eligió sobre otra. El ex marido, su primer amor, regresa para demostrarle que todo aquello que ella decía que él era, no es o ya no lo es. Así pues, escribe una novela donde le indica que ya la superó, a la vez, hace notar su talento, también, la vuelve a enamorar y hace valer una venganza. Ella, por su parte, cae en todo esto.  Lo verdaderamente interesante es la forma en la que introducen al espectador en el relato dentro de otro relato, en la narrativa con un ritmo atrayente, ágil y excelso, que tiene que ver mucho con la edición de la película (a cargo de Joan Sobel). Cómo la ficción inhibe a la realidad (en ocasiones), pero cómo ésta es la causante de la primera.

Otro punto, es descubrir los sentimientos salvajes, viles, amorosos, humanos, egoístas, impuros de las personas. Sensaciones que no serian posibles sin las potentes actuaciones de todo su cast, encabezado por la siempre magnifica, Amy Adams; un desahuciado y potente Jake Gyllenhaal; un sorprendente Aaron Taylor- Johnson en su rol más demandante hasta el momento en el que demuestra que sabe actuar y comprometerse con un personaje; y una serie de interpretes que aparecen en papeles secundarios sustentables como Isla Fisher, Michael Shannon, Michael Sheen, Jena Malone, Laura Kinney, por mencionar algunos.

Es indudable que el ojo experto de Tom Ford llevaba la batuta de su equipo en cuestión de decoración, maquillaje, vestuario, y todos estos aspectos técnicos que crean una personalidad enigmática y elegante a su alrededor. La fotografía acentúa dos mundos, uno frío y otro que parece real, cálido y visceral, en un juego donde lo frío es lo real y lo que parece real es lo irreal. Amen a la sobrecogedora obra musical de Abel Korzeniowski que acompaña cada momento.


Nocturnal Animals queda en pocas salas actualmente, y aún no se estrena en toda la república, afortunadamente quizás logre un empuje por la temporada de premios, pero era innecesario, pues contiene aspectos con los que muchos espectadores pueden entregarse. En fin, el mundo se hace de tiempos (algo propuesto en la cinta). Ya llegará el de la película y seguro, de voz en voz, de premio en premio, logrará acaparar la atención para obtener los aplausos que merece o, al menos, las noches y mañanas en las que se topará pensando en ella, en ese “y si realmente…”




No hay comentarios: