lunes, 21 de noviembre de 2016

La Chica del Tren

Crítica publicada en ADN Morelos el día 17 de Noviembre del 2016

Aproximadamente hace dos años se estrenó “Perdida”, adaptación de la novela de Gillian Flynn. Protagonizada por Ben Affleck, y Rosamund Pike quien obtuvo una nominación al Oscar y a varios premios por su destacada actuación. Fue dirigida por el maestro, David Fincher. Tras ver “La Chica del Tren”, se entiende lo importante que es tener a un director destacado en el suspenso y en narrativa. “La Chica del Tren” es otra novela similar a “Perdida” con protagonista femenina, infidelidades, vuelta de tuercas y acertijos, pareciera que puede lograr un buen clic con la audiencia, después de todo tiene todos los elementos, sin embargo, se queda en el intento.

Adaptación del best seller homónimo de Paula Hawkins. Rachel (Emily Blunt) es una mujer devastada por su reciente divorcio que dedica cada mañana de camino a su trabajo a fantasear sobre la vida de una pareja aparentemente perfecta que vive en una casa por la que su tren pasa cada día. Pero una mañana Rachel es testigo desde la ventana del tren de un impactante suceso y se ve involucrada en el misterio que ella misma revela.

Imaginen que estás en el balcón o ventana de tú casa, viendo alrededor, por allá a lo lejos pasa una vecina de la cual no sabes nada pero que, la rutina hace que la conozcas, que sea parte de tú vida indirectamente y, poco a poco imagines dónde podría trabajar, a dónde va. Hay gran potencial en dicho asunto, pues bueno, debido a ello atrajo la cinta dirigida por Tate Taylor. Sin embargo (y quizás algo común en la vida real), cuando averiguamos de esa vecina nos damos cuenta que no es lo que esperábamos. Así sucedió con el film en contexto y en metáfora.

Posee exceso de personajes mal presentados y desarrollados. Contiene una trama y subtramas difíciles de llevar, seguir y digerir. Tiene varios giros argumentales que, en primera se adivinan y en segunda, son tantos, que se vuelven cansinos y hasta provoca frustración al espectador, no porque existan, sino porque están mal manejados. Además, es muy lenta.

Quien destaca y se convierte en el mayor punto de la película es Emily Blunt, la británica ha mostrado diferentes matices en la comedia, en el drama, en romance, en la ciencia ficción, fantasía y ahora, en un thriller interpreta majestuosamente a una desesperada, dócil y alcohólica mujer que provoca al espectador pena, angustia e incertidumbre. Su actuación es por lo que vale la pena ver “La Chica del Tren”. En cuanto al resto del elenco, se mantienen a buen nivel, pero nunca logran un desenvolvimiento mayor (una lastima, Edgar Ramírez está presente casi como en cameo).


Según algunos lectores, esta es una de esas adaptaciones que no llegan al nivel del libro. Queda en el espectador decidir si se sumerge en las letras y con su imaginación crea a los personajes (excepto a Rachel de Emily Blunt, ella sí está bien) o bien, sumergirse en el sueño que podría provocar verla en pantalla grande.


No hay comentarios: