lunes, 21 de noviembre de 2016

La Chica del Tren

Crítica publicada en ADN Morelos el día 17 de Noviembre del 2016

Aproximadamente hace dos años se estrenó “Perdida”, adaptación de la novela de Gillian Flynn. Protagonizada por Ben Affleck, y Rosamund Pike quien obtuvo una nominación al Oscar y a varios premios por su destacada actuación. Fue dirigida por el maestro, David Fincher. Tras ver “La Chica del Tren”, se entiende lo importante que es tener a un director destacado en el suspenso y en narrativa. “La Chica del Tren” es otra novela similar a “Perdida” con protagonista femenina, infidelidades, vuelta de tuercas y acertijos, pareciera que puede lograr un buen clic con la audiencia, después de todo tiene todos los elementos, sin embargo, se queda en el intento.

Adaptación del best seller homónimo de Paula Hawkins. Rachel (Emily Blunt) es una mujer devastada por su reciente divorcio que dedica cada mañana de camino a su trabajo a fantasear sobre la vida de una pareja aparentemente perfecta que vive en una casa por la que su tren pasa cada día. Pero una mañana Rachel es testigo desde la ventana del tren de un impactante suceso y se ve involucrada en el misterio que ella misma revela.

Imaginen que estás en el balcón o ventana de tú casa, viendo alrededor, por allá a lo lejos pasa una vecina de la cual no sabes nada pero que, la rutina hace que la conozcas, que sea parte de tú vida indirectamente y, poco a poco imagines dónde podría trabajar, a dónde va. Hay gran potencial en dicho asunto, pues bueno, debido a ello atrajo la cinta dirigida por Tate Taylor. Sin embargo (y quizás algo común en la vida real), cuando averiguamos de esa vecina nos damos cuenta que no es lo que esperábamos. Así sucedió con el film en contexto y en metáfora.

Posee exceso de personajes mal presentados y desarrollados. Contiene una trama y subtramas difíciles de llevar, seguir y digerir. Tiene varios giros argumentales que, en primera se adivinan y en segunda, son tantos, que se vuelven cansinos y hasta provoca frustración al espectador, no porque existan, sino porque están mal manejados. Además, es muy lenta.

Quien destaca y se convierte en el mayor punto de la película es Emily Blunt, la británica ha mostrado diferentes matices en la comedia, en el drama, en romance, en la ciencia ficción, fantasía y ahora, en un thriller interpreta majestuosamente a una desesperada, dócil y alcohólica mujer que provoca al espectador pena, angustia e incertidumbre. Su actuación es por lo que vale la pena ver “La Chica del Tren”. En cuanto al resto del elenco, se mantienen a buen nivel, pero nunca logran un desenvolvimiento mayor (una lastima, Edgar Ramírez está presente casi como en cameo).


Según algunos lectores, esta es una de esas adaptaciones que no llegan al nivel del libro. Queda en el espectador decidir si se sumerge en las letras y con su imaginación crea a los personajes (excepto a Rachel de Emily Blunt, ella sí está bien) o bien, sumergirse en el sueño que podría provocar verla en pantalla grande.


La Delgada Línea Amarilla

Crítica publicada en El Sol de Mazatlán el día 16 de Noviembre.

Quizás la sorpresa más grande sobre esta cinta, aquí en Mazatlán, es que sin ser completamente comedia (como las que están abundando en la cinematografía nacional) la sala en domingo se llenó.  La nominada al Ariel a Mejor Película ha llegado al puerto. Aunque no es una obra profunda (como quiere serlo) es un agradable film que sirve de metáfora sobre el camino individual que de vez en cuando es mejor si se va acompañado.

Dirigida por Celso García. Es el viaje de cinco hombres que son contratados para pintar la línea divisoria de una carretera que conecta dos pueblos de México. A bordo de una vieja camioneta, inician el trabajo de más de doscientos kilómetros de asfalto y pintura amarilla que deberán completar en menos de quince días. Cinco solitarios que, por azares del destino, se unen con el único propósito de ganar unos pesos, pero sin buscarlo, este viaje cambiará su manera de ver y entender la vida.

La idea es muy buena, se agradece un aire fresco y novedoso y es que, últimamente en las exitosas comedias hemos visto casi siempre ciudades metropolitanas (lo cual, también está bien). Sin embargo, La Delgada Línea Amarilla demuestra que se pueden tomar temas de provincia o externos para contar diferentes historias.  El asunto es que, pretende con todas sus entrañas ser inspiradora, no está mal, pero es muy notorio que su interés es causar emotividad para que el espectador sienta empatía o lastima por un personaje.

Lo anterior, realmente no era necesario si se hubiera confiado en el marco de referencia creado a cada personaje que de entrada se notan legítimos y reales. Por su parte, los actores trabajan con lo que tienen y sus interpretaciones son potentes y fuertes, sobre todo por la gran química que poseen, la cual es fundamental y la mayor fortaleza conforme avanza la película. Los interpretes son: Damián Alcázar, Joaquín Cosío, Gustavo Sánchez Parra, Silverio Palacios y Américo Hollander.

Otro de los grandes detalles a destacar es su muy buena manufactura (aunque en ocasiones parece que estamos viendo un comercial). Grabar en carretera (en este caso San Luis Potosí) es complicado (implica cierre, cuidados con automóviles, “scouting” de diversas locaciones y más), pero la producción hizo un trabajo impecable que se trasmite en cada fotograma, en cada encuadre, en la continuidad.


Lo que resta decir es que, así como tiene sus bajones, también tiene sus grandes instantes, es una historia muy liviana y agradable de digerir, con detalles de la vida con los que muchos se sentirán identificados, platicas con desconocidos que pueden quedar ahí o volverse cómplices por unas horas o días; confianza a terceros; lealtad; pequeños aspectos que uno no toma en cuenta pero que a otros les toma trabajo y tiempo; esperanza; viajes en carretera; amistades inesperadas; situaciones personales y más.


domingo, 13 de noviembre de 2016

Un Cadáver para Sobrevivir (Swiss Army Man)

Crítica publicada el día 10 de noviembre en ADN Morelos 

Confieso: Hay mucho hype a su alrededor. Tanto que uno va y ve predispuesto la cinta y queda confuso al finalizar. Sí, conceptualmente es original, pero realmente es una obra con tema existencial.

Tras una larga temporada aislado en una isla desierta, Hank (Paul Dano) encuentra compañía en el flatulento cadáver de un joven que el agua ha traído hasta la orilla. Poco a poco, el náufrago y el fiambre llamado Manny (Daniel Radcliffe) desarrollan una hermosa amistad.

Dirigida por los Daniels (Dan Kwan y Daniel Scheinert) – interesante juego de palabras entre directores y protagonistas – ciertamente es un largometraje de manufactura sencilla pero que da a varias interpretaciones individuales. Es ambigua, rara, artística, con actitud contestataria, con toques de realismo mágico, y utiliza la exageración de la realidad. El grave problema es que uno intenta entenderla y encontrarle significado consiente a lo que vemos en pantalla para tratar de conectar con nuestro cerebro o empatía. La mejor forma de seguirla es pensar en un momento triste, desesperante o en el amor silente. Quizás en un amigo imaginario, o en una persona real que de repente se convierte en cómplice y te acompaña en el trayecto de exploración, inestabilidad, reconocimiento y autoconocimiento, eso sí, no de la vida adulta sino de la etapa juvenil o quizás del paso previo a abrazar la madurez o la “cordura establecida” de un adulto. Si se ve el film de esta manera, quizás se goce mejor, sin darle muchas vueltas a la trama.



Una de las escenas que merecerá su admiración si se es cinéfilo o nostálgico es la de las proyecciones de películas. Esa secuencia es una de las mejores en el año. 

Por otra parte, las actuaciones son fundamentales. Paul Dano con su característico y agradable nihilismo actoral – There Will Be Blood sigue siendo uno de los papeles más demandantes en su carrera– se funde adecuadamente con su personaje en  inseguridad, tristeza y melancolía. Por otra parte, Daniel Radcliffe, da su mejor interpretación en su trayectoria dentro del cine, interpretando a un cadáver con distintos matices. La química ente Dano y Radcliffe es sustancial. Por cierto, y aunque sea por poco tiempo, siempre es bueno ver en pantalla a Mary Elizabeth Winstead.



Por su parte, hay una adherencia que se le une a la fotografía, los acabados, el arte, y la química en pantalla entre los actores: la música. Compuesta por Andy Hull (de Manchester Orchestra) con performance de los actores principales. Es y se vuelve fundamental y afectiva dentro de la trama “History of the Universe”, “Talk to Her”, “Finale”, “Montage” son los push dentro de la musicalización (pero, cómo olvidar el “cover” de Jurassic Park, que solo recordarlo hace sonreír).


Es el final el que no termina por cuajar, quizás merecía ser de otra forma, o no lo comprendemos, quizás por que nos vuelve a la realidad y es que, quizás nuestros pensamientos, fantasías e imaginación, son más entretenidas que lo real. La cinta lo demuestra.

Antes que sea Tarde (Before the Flood)

Columna publicada el día 9 de Noviembre en El Sol de Mazatlán

Por años se nos ha advertido sobre el Calentamiento Global, que va más allá de que el calor se incremente en ciertas zonas. En Mazatlán sufrimos particularmente de esto, pero hay algo más ¿se han dado cuenta que el frío o fresco inicia entre diciembre y enero? ¿Qué este bajón de temperatura se va hasta mayo? Según artículos y documentales si esto continua así, es muy posible que las temporadas se recorran, que ya no haya estaciones en algunos lugares, o que las temperaturas bajen o suban más de lo normal.

¿Quieren saber más del tema? Es fácil encontrar algo relacionado a esto, sobre todo en internet. Donde no es fácil es en las platicas con personas, en las comunidades, en las empresas y sobre todo, con los políticos. No tienen un planteamiento sobre esto debido a que su agenda no está marcada para hacer un bien al planeta y a su gente sino a los empresarios y grandes corporaciones quienes quieren seguir exprimiendo y teniendo poder sobre todo como si fueran dioses.



El actor Leonardo DiCaprio es de las personas más comprometidas en lo que respecta al medio ambiente y previo a la elección de los Estados Unidos lanzó (junto al director Fisher Stevens), Before the Flood, un documental para ver completamente gratis en el canal de You Tube de National Geographic o en otras plataformas streaming, en televisión y en algunos cines. La película posee una gran manufactura, con un importante actor en primer plano que platica con importantes lideres, cineastas, científicos y puede darse el lujo de ir a varios países y mostrar directamente lo que sucede con el hielo, inundaciones, incendios y más. Es un trabajo muy educacional, que bien podría ser mostrado en escuelas para hacerles ver, desde pequeños y jóvenes, qué se puede hacer y cómo con respecto a salvar al planeta ya que propone y da una salida, en teoría, fácil y barata para ir menguando este suceso. Sin embargo, el mismo DiCaprio sabe que no es sencillo y se muestra pesimista. Hay corporaciones que no están dispuestas a dejar privilegios y sus billones por nuestro mundo. Hay medios, empresas y políticos que dicen que tal cosa no existe. Y es ahí, en parte, por lo que se lanzó en estos días el film.

Así pues, Leonardo habla claro: “apoyar a lideres que estén consientes del Calentamiento Global”. El candidato republicano, Donald Trump, es de las personas que ha comentado (aunque ya lo niega) que la situación no existe, por su parte, la candidata Demócrata, Hillary Clinton, sí ha apoyado a causas ambientalistas, sin embargo, alguien debería decirle a Hillary que apoyar guerras (como lo ha hecho) y ser parte de ellas, también deja un gran daño al planeta.



Con un modelo muy lineal pero efectivo, “Antes que sea Tarde” nos alerta y preocupa sobre nuestro estado actual (cosa que ya se ha hecho, el asunto es que no actuamos). En Mazatlán somos el claro caso de cómo han ido cambiando las cosas - y eso que en nuestra ciudad o en Sinaloa no hay grandes industrias (pero sí hay consumo de luz, sobre explotación de recursos naturales y ventas de manglares).

Ver esta obra me recordó las palabras en una carta de un jefe indio: "Sólo después de que se haya talado el ultimo árbol, sólo después de que se haya envenenado el ultimo río, sólo después de que se haya pescado el último pez, sólo entonces se darán cuenta de que el dinero no puede comerse.”