domingo, 30 de octubre de 2016

La Vida Inmoral de la Pareja Ideal

Crítica publicada en ADN Morelos el día 27 de Octubre del 2016

Cuarto largometraje de ficción a cargo de Manolo Caro, director de obras como “No sé si cortarme las venas o dejármelas largas”, “Amor de mis Amores”, “Elvira, te daría mi vida pero la estoy usando”. Caro, año tras año se hizo de un publico y seguidores, ya goza de buen éxito, es conocido y apreciado, no en balde Netflix le encargó recientemente una serie para la plataforma.

Lucio y Martina se conocieron y enamoraron en su juventud, tras varias intrigas y hechos se separan abruptamente, veinticinco años después se reencuentran, la situación desencadena recuerdos y situaciones.

Es evidente que Manolo Caro ha evolucionado como realizador, siempre ha poseído gusto por la estética y eso se ve en sus trabajos y en este no es la excepción, la dirección de arte, locaciones, vestuario (le ha de ver costado caro), el manejo de espacio y tiempo es algo que opera perfectamente y es parte de su firma. La Vida Inmoral de la Pareja Ideal no se manejó como comedia pero termina siendo una de humor negro, y le queda bastante bien, es divertida, y aunque la trama principal no es tan dramática, se agradece el humor porque si no fuera por esos instantes la cinta sería insufrible. Los personajes están bien definidos pero a veces cuesta trabajo entender a los jóvenes enamorados, a la amiga, o al maestro. Faltó sostener el por qué las personas no cambian tras veinticinco años y se sigue siendo o pensando como cuando se tenía diecisiete años como se dice en la obra. Faltó proponer el porque no hay cierre de ciclos tras veinticinco años. Es decir, muchos podríamos saberlo, quizás hasta lo hemos pensado con respecto a cualquier situación (amistad, relación, trabajo, proyecto) pero faltó una propuesta mayor de esto, si se hubiera dado quizás la obra hubiese sido muy superior.

Con respecto al nudo, engloba una cena bastante peculiar y a la vez confusa por tantos datos y escenas del pasado que cuesta trabajo ligar. En cuanto al desenlace, quizás merecía unas escenas extras para tajar las vidas y congraciarse en su totalidad con los seres queridos o personas de su alrededor.

Por su parte, el elenco adulto está excelso, el juvenil se tambalea en ocasiones (he de confesar que me sorprendió la única niña en el película, Nina Rubín Legarreta, está muy bien). Pero todos arman momentos que pueden quedar como icónicos en la filmografía de Manolo Caro, como la cena o el baile.

Quizás el punto más fuerte es el estupendo soundtrack que acompaña las escenas y está bien equilibrado con la edición. Soda Stereo, Los Prisioneros, Yamil Rezc, Thalia, Julieta Venegas, Caifanes, Radio Futura, entre otros engalanan con obras como “Veneno en la Piel”, “Soy virgen y soy leal”, “No dejes qué”, “Estrechez de corazón” (la principal) por mencionar algunas.


Hace un año ya lo había comentado, Caro necesita una obra que lo lance hacia la cúspide para consolidarse en su totalidad. Los críticos no le hacen el feo pero necesitan algo sorprendente, por su parte el publico seguirá apoyándolo con lo que ofrezca. La Vida Inmoral de la Pareja Ideal no es esa, pero sí es un acercamiento, quizás leve, pero ya es algo.



No hay comentarios: