martes, 25 de octubre de 2016

Inferno

Crítica publicada el día 19 y 20 de Octubre en El Sol de Mazatlán y ADN Morelos.

Recuerdo la sensación que causó El Código Da Vinci allá por el 2004 aproximadamente. Fue tanto el hit y trauma, y en algunos desconocimiento, que muchos pensaron que era real, que lo que se narraba era cierto. Muchos comenzaron a leer la saga de Dan Brown a raíz del primero mencionado,  sin embargo, Ángeles y Demonios había sido la primera entrega. En fin, Sony adquirió los derechos y desarrolló la primera película de Robert Langdon sin orden. Tras un largo descanso y un proyecto aún sin concretar (El Símbolo Perdido) se decidió saltar el tercero y se optó por la siguiente novela, es decir, el cuarto libro, Inferno.

Robert Langdon, el famoso profesor de simbología (Tom Hanks) se encuentra tras el rastro de una serie de pistas conectadas con el mismísimo Dante. Cuando Langdon despierta con amnesia en un hospital italiano, hará equipo con Sienna Brooks (Felicity Jones), una doctora de la que él espera le ayude a recuperar sus recuerdos. Juntos recorrerán Europa en una carrera a contrarreloj para desbaratar una letal conspiración global.

Quizás lo más interesante de la obra es que se hayan “aventado” a realizar otra (cuando tienen otras en espera como la continuación de “La Chica del Dragón Tatuado” un film bien realizado por David Fincher). El director de las anteriores, Ron Howard, repite su papel. El Código Da Vinci con tantos datos sumió en la confusión y aburrimiento; Ángeles y Demonios fue una mezcla de datos y acción; habrá que ser sinceros con Inferno, es la menos fiel al texto original pero, con todo y sus fallas, funciona mejor a nivel entretenimiento que sus antecesoras. El inicio es lo más intrigante de todo el largometraje y por ello atrae la atención inaugural; pasa por algunos momentos deleitables cuando de acción se trata; el mayor problema es que sí cae en efecto somnífero, para luego levantarse y volver a caer y levantarse, y así estar constantemente hasta el final que fue cambiado para hacerlo más dramático. Lo ideal hubiera sido mantenerlo igual, sobre todo la parte de la pandemia.

Como es costumbre, la ya franquicia goza de un reparto de ensueño, a Tom Hanks se le une la nominada al Oscar, Felicity Jones (si no la ubica, en Diciembre aparecerá en juguetes, revistas y más, pues es la nueva heroína del Spin-Off, Rogue One: Una Historia de Star Wars) así como Ben Foster, Irrfan Khan, Omar Sy y Sidse Babett Knudsen. La fuerza actoral de cada uno hace que las escenas y sentimientos sean más potentes y atraigan en sus papeles, así pues, los paisajes arquitectónicos, los tour turísticos, viajes a otros países y lección de historia (o literatura) crean un magnetismo visual hacia la pantalla. Dependerá si le gusta estos elementos en su vida para que no desvíe la atención.


No se ha confirmado una siguiente cinta, pero sí un nuevo libro sobre Robert Langdon. Originalmente ni Hanks ni Howard tenían pensado regresar, pero helos aquí. Sin embargo, tras Inferno, al profesor de simbología le podría quedar vida en hoja de papel, pero en pantalla grande su paso ha sido abrupto.


No hay comentarios: