lunes, 12 de septiembre de 2016

Miedo Profundo

Crítica publicada el día Miércoles 7 de Septiembre en El Sol de Mazatlán 

Ha sido un terrible verano, al menos cinematográficamente hablando, quizás uno de los peores en varios años (aunque hay un par de obras que sobresalen) y lo único en lo que nos pudimos refugiar fue en series y en sol, arena y playa; entre las excepciones, hay una película que conjuga estos elementos, una que sin pretensiones causó nerviosísimo su hora y veinte minutos de duración.

Nancy (Blake Lively) es una joven que está intentando superar el dolor de la pérdida de su madre, que ha fallecido recientemente. Un día, mientras está surfeando tranquilamente en una paya recóndita, de repente es atacada por un gigantesco tiburón blanco. Por suerte logra sobrevivir, el problema es que se queda atrapada en pequeño islote a tan solo 200 metros de la costa. La distancia es corta y escapar parece sencillo, pero alcanzar la salvación no resulta fácil con el enorme escualo vigilando a su presa. Por tanto, para salir de allí tendrá que armarse de valor y usar todos sus recursos. 



Jaume Collet- Serra, es un director catalán que se ha desarrollado en el genero de terror, también ha dirigido acción e incluso Goal 2: Living the Dream (2007). Sus trabajos podrían ser no tan espectaculares pero sí contienen algo: buena narrativa. Miedo Profundo posee lo mismo, es pequeña en realización – salvo por la utilización de CGI en el tiburón blanco – no tiene mas que una locación (Australia, aunque en la cinta es México), muy pocos actores a cuadro y un par de Surfers (ah, y una Gaviota, la cual es genial). Así pues, sin usar escenas innecesarias o abusar de su duración o de la oportunidad que tiene de presentarse en pantalla grande, es un relato de una chica que está tratando de salir con vida lo mas inteligentemente posible o, al menos morir intentándolo; su experiencia de un día sirve de alegoría a la situación personal que llevaba meses.

Blake Lively (Gossip Girl) es la protagonista, y en su segundo papel principal hace saber que puede llevar el peso de un film sóla. Irradia simpatía, además, gesticula mucho y le ayuda a proyectar sus emociones , de esta manera crea una empatía con el publico. 



Sí, tiene algunas partes poco realistas, sobre todo el enfrentamiento final; y sí, contribuye a la mala fama que se tiene de los tiburones gracias al séptimo arte (Jaws, 1975) y no es así, los escualos son lo contrario a lo que se dice de ellos excepto cuando los provocan, basta con checar documentales para conocer más de la especie, quizás Miedo Profundo aclare brevemente ese punto con “entré a su lugar de caza”. Viéndolo de otra manera, quizás sirva para alejar a las personas de ellos y que los dejen en paz por miedo. De cualquier manera, la película es un manjar de nervios, desespero y stress, y cuando nos provocan todo eso, significa que se creó un buen entretenimiento.


No hay comentarios: