domingo, 14 de agosto de 2016

The Killing Joke

Crítica publicada en ADN Morelos

Seré franca, leí la novela grafica completa tras ver la cinta. No significa que no haya leído sobre ella o visto viñetas, pero no quería sugestionarme antes de ver la película, así que espere (sí,  hasta unos meses me enteré del comic aunque tiene alrededor de veinte años, y por exceso de trabajo no había podido leerlo).

La concepción de la obra original corre a cargo de Alan Moore y es dibujada por Brian Bolland, es una de las historias más queridas y uno de los marcos de referencia sobre The Joker más aceptados. Un humilde cómico trata de ganarse la vida pero tras una serie de tropiezos y desdichas se ve envuelto en un crimen donde se topa con Batman, a partir de ahí inicia el nacimiento del supervillano. El film animado es dirigido por Sam Liu y el guion es de Brian Azzarello.



Voy a escribir estas líneas no como fanática de historietas, no lo soy, pero disfruto sus tramas y sus adaptaciones al cine. Tras ver The Killing Joke quedé hasta ese momento conforme con la adaptación, pero noté dos situaciones: Bat Girl, la cual debía esperar hasta leer la novela. Y la animación, en los primeros instantes se entrevé que hay personas que en su primer semestre universitario tienen mejores trabajos que toda esta obra completa; eso sí, en una escena donde Batman está viendo algunas fotos del Joker en su pantalla se puede distinguir dos fotogramas icónicos de dos personificaciones honrosas del personaje: Jack Nicholson y Heath Ledger, bien ahí.  

Entre los otros puntos a destacar son las voces que entornan aún más de personalidad a los protagonistas, regresan Mark Hamill y Kevin Conroy como The Joker y Batman, respectivamente y llenan de emoción con frases como All it takes is one bad day”, “Why aren't you laughing?", “Hello. I came to talk”.

Por otra parte: Bat Girl. Se comentó que iba a tener un poco más de “protagonismo” en el largometraje, es cierto, si no hubiera sido por su media hora al principio, hubiese durado menos, por otra parte, su papel es relegado a una chica caprichosa, a un objeto entre hombres para un solo momento, el papel de Bárbara Gordon es un “breakpoint” en la historia original y en la adaptación lo que pudo haber sido algo memorable y generar pesar, queda como un mero estereotipo de como se visualiza o es la idea de la figura femenina en medios o ambientes misóginos. Si era una crítica, resulto sexista.


Pues bien, cuando llegué a casa y me pregunté varias interrogantes que no puedo revelar por si no han leído la novela o visto la animación, me puse a leer The Killing Joke y puedo decir que lo visto en pantalla es una adaptación fiel pero, tras conocer la ambigüedad de los personajes, lo que representan o lo que nos permiten pensar de ellos, la cinta queda como algo desechable.


No hay comentarios: