martes, 26 de julio de 2016

Yo Antes de Ti

Basado en el libro homónimo de Jojo Moyes  ella también escribió el guion de la cinta que es dirigida por Thea Sharrock. Originalmente estaba planeada para estrenarse en el 2015 pero se pospuso varias ocasiones. La cinta es pequeña si la comparamos con otras producciones de mayores proporciones, su publicidad corrió a través de internet y de voz en voz, la fecha se marcó, el plan entre amigas y parejas se pactó para recibirla.

Lou Clark (Emilia Clarke) es una entusiasta, ingenua y alegre veinteañera que jamás ha salido de su pueblo, y que debe buscar urgentemente un trabajo para mantener a su familia. En su camino se cruza Will Traynor (Sam Claflin), un exitoso hombre de negocios que también creció en este mismo pueblo, al que ha vuelto tras un accidente accidente de coche que lo dejó impedido en una silla de ruedas. Debido a su condición, este ex aventurero ha caído en una profunda amargura, por lo que cada vez más está decidido a suicidarse. El trabajo de Lou será cuidar de Will.

Si bien, no es la más original en su idea principal pues ya hemos presenciado (mejores) historias desgarradoras con motivo a la eutanasia como Mar Adentro (2004) o de personas parapléjicas en Le Scaphandre et le Papillon (2007), la muy divertidamente mencionada en está cinta My Left Foot (1989) o Intouchables (2011), y amores terminales como A Walk To Remember (2002), My Life (1993), My Life Without Me (2003). Quizás la que más podría relacionarse en la actualidad por venir de un libro y con protagonistas jóvenes y conocidos es The Fault in Our Stars (2014) y ahí es donde vamos a hacer una separación entre dicha cinta y Yo Antes de Ti por si pensaban que en algo se relacionan: No lo hacen.

Está cinta no recurre a sentimentalismos baratos, por el contrario, constantemente brinda una dosis de humor negro junto con dulzura que no empalaga. La cinta ofrece una mirada sumamente sencilla y sin mayor introspectiva a una situación real en una hora cuarenta minutos con la que simpatizas, entiendes, brinda pesar y respeto. La cinta no asume juzgar las decisiones del protagonista ni la de sus padres, solo relatar el escenario; cuando Lou llega, trata de hacer cambiar su decisión, sin embargo y como se ve en la cinta el resultado final es más consideración, amor, agradecimiento y comprensión.  “Andábamos sin buscarnos aunque sabiendo que andábamos para encontrarnos” dice Julio Cortázar en Rayuela y me vino a la cabeza dicha frase durante la cinta (y en la vida); se muestra las vidas de Lou y Will muy distintas cuando se conocieron, los dos se ayudan, se cambian, se aman, se hacen felices, se aconsejan, se recuerdan.

Sam Clafin y Emilia Clarke son los encargados de llevar esas emociones y sentimientos a través de la pantalla, si bien Clafin lo hace respetablemente es Emilia Clarke quien llena y hace brillar la pantalla con su simpatía y sus matices con Lou.

Ergo, quizás no llegue a estar en el top 10 de las mejores películas románticas de la historia, le falta fuerza para ello, pero tampoco no estaría no pensada para estarlo en otro top quizás como mejor escena de baile o mejor vestuario estrambótico de la protagonista o como una de las cintas que definitivamente tiene ritmo, gusta y hará llorar. 


No hay comentarios: