martes, 26 de julio de 2016

Dos Tipos Peligrosos

Comúnmente hemos visto en cartelera películas de mancuernas policiacas (en los cines hoy en día se muestra una llamada Dos Espías y Medio) o detectivescas (L.A Confidential, Chinatown, El Halcón Maltés) ejemplos de ello son muchos y también en diferentes géneros. Actualmente – y seguro ya en sus últimos días – se encuentra una bastante chiflada, irreverente y provista de aspectos políticamente incorrectos. Cuando salió el tráiler de la cinta dirigida por Shane Black no fue abrazada con calidez, tampoco fue desacreditada, simplemente había que esperar el ofrecimiento.



Los Ángeles. Años 70. Jackson Healy (Russell Crowe), un detective privado alcohólico en rehabilitación, y Holland March (Ryan Gosling), un oficial de la policía también alcohólico se unen gracias a la muerte de una estrella del porno. Sin embargo, la tía de la chica está convencida de que ha visto a su sobrina viva. March decide investigar el caso porque necesita dinero, y en unos días, aparece metido en medio de una conspiración de asesinatos de largo alcance, extrañamente arraigada en la niebla de la industria automovilística de Estados Unidos.



Este film noir es una mezcla total de aspectos sin sentido que a la hora de unirlos siguen sin tenerlo mucho pero aún así resulta hilarante por tantas propiedades cómicas, sarcásticas, provistas de humor negro e inteligencia. No hay mucha historia a profundizar, en estructura es similar a otras cintas del genero, eso sí, es un homenaje a filmes y vida en los setentas y ochentas; contiene aspectos actuales (quizás ya se venían viendo en esa época) como la promiscuidad en los jóvenes o la preocupación por la contaminación ambiental, sin embargo, no es la intención dar un discurso juicioso, por el contrario, llega hasta ridiculizar a las personas y su facultad de seguir haciendo tonterías y autodestruirse.


Al ras de su trama, existe la burla cínica por parte de sus dos protagonistas por su forma directa de proceder que a la vez acarrea aspectos torpes en su vida; por cierto, se nota que los dos se la pasaron de lo lindo en la filmación, Russell Crowe y Ryan Gosling son profesos de la cámara y muestran otro lado actoral (sobre todo Gosling) ambos llevan fantásticamente las riendas junto a una niña que, hay que decirlo, en ocasiones opaca a los histriones, ella es Angourie Rice e interpreta a Holly March, la hija de Holland.

Con un inicio sublime (ya no volvemos a ver una escena similar, lastima), frases hilarantes que invitan a recitarlas a futuro, Dos Tipos Peligrosos es un exhalante grato, una divertida película y de las mejores de lo que va en el año, monarca hasta el momento del desastroso verano que estamos viviendo.




No hay comentarios: