jueves, 2 de junio de 2016

Alicia a través del espejo

Crítica publicada el día 1 de Junio del 2016 en El Sol de Mazatlán y el 2 de Junio en ADN Morelos. 

Tim Burton llevó a la pantalla grande en verano del 2010 la adaptación de la obra del autor británico Lewis Carroll con éxito económico pero no en crítica. En su elenco se encontraba su actor fetiche, Johnny Depp, su entonces esposa Helena Bonham Carter, Anne Hathaway cuya carrera comenzaba a despuntar y se le unía en voz Alan Rickman, Stephen Fry, entre otros. En dicha cinta presentaba a Mia Wasikowska, una actriz australiana que recién se estaba dando a conocer. Tras seis años, se vuelve a adaptar uno de las historias del inglés, aunque el termino real es “basada en los personajes de Carroll”.



Alice Kingsleigh (Wasikowska) ha pasado los últimos años siguiendo los pasos de su padre y navegando en alta mar. A su regreso a Londres, atraviesa un espejo mágico y regresa al reino fantástico del Inframundo con sus amigos el Conejo Blanco (Michael Sheen), Absolem (Rickman), el Gato de Cheshire (Fry) y el Sombrerero Loco (Depp), que no es él mismo. El Sombrerero ha perdido su Muchosidad, por lo que Mirana (Hathaway) envía a Alice a pedir prestada la Cronosfera, un globo metálico dentro de la cámara del Gran Reloj que alimenta todos los tiempos. Al volver al pasado, se cruza con amigos -y enemigos- en diferentes momentos de sus vidas, y se embarca en una carrera peligrosa para salvar al Sombrerero antes de que acabe el tiempo.

James Bobin es el encargado de dirigir la secuela y se nota que posee un estilo diferente al de Burton. No utiliza tantas excentricidades y hay un equilibrio entre personajes fantásticos y humanos; también, maneja ciertos elementos detectables de la obra de Lewis, y da más énfasis a los personajes y a sus introspecciones sin caer en los aspectos obscuros que suelen tener los libros del autor original. Bobin la convierte en una historia moldeable dirigida a la familia y con moraleja.

Los personajes que más destacan es el de Alicia en gran parte por la personificación de Wasikowska, muy diferente a la de hace seis años, se nota  evolución actoral y la personalidad que le quiso imprimir a Alicia como una mujer fuerte y con ideales. Por otra parte, Sacha Baron Cohen interpreta con esmero a el Tiempo, su presencia es justificada y sus frases son geniales.



Hay varias escenas entretenidas y divertidas; el respeto a una de las paradojas en el viaje en el tiempo se agradece; y los efectos especiales sobre todo en la navegación en el pasado están bien realizados.


Adaptar la obra tal cual es complicada, mucho más si va a diferentes públicos; existen transposiciones animadas, series de televisión, filmes de diferentes nacionalidades. La obra de Disney no es la definitiva y  seguro la historia continuará llegando en diferentes formatos a lo largo del tiempo para todos los gustos.


La Bruja

Crítica publicada el día 25 de Mayo en El Sol de Mazatlán y el día 26 de Mayo en ADN Morelos. 

Con está cinta recordé las ocasiones en las que una tía de mi mamá nos contaba historias de espantos, pero no las típicas, sino en las que la maldad se encuentra en lugares atípicos o momentos sin sentido y en personas regulares.

Dirigida por Robert Eggers (¡Qué manera de debutar!), la película es ambientada en 1630 y nos presenta a cinco integrantes de una familia de colonos cristianos de Nueva Inglaterra, tras un conflicto con la iglesia de su comunidad, deciden abandonarla y se sitúan en un bosque que según la creencia está maldito. Mientras la hija mayor Thomasin (Anya Taylor-Joy), cuida y juega con su hermano más pequeño, éste desaparece, a partir de ahí, las cosas se complican para la familia.



El título original de la cinta es The VVitch: A New- England Folktale, es decir, si nos apegamos estrictamente a la palabra “Folktale” que se define como un relato que se pasa de voz en voz podemos simplificar la obra a “es una familia que vive en el bosque, ahí también vive una bruja fiel a satán y éste le ordena que acabe con la familia porque quiere a uno de ellos” Entonces ¿es terror? No en el sentido que nos han acostumbrado, es decir,  es ajena a estereotipos, no hay saltos, ni portazos, ni vuelta de cabeza, hay sangre pero sin caer en lo cliché; la verdadera maldad y su intromisión inicia al separar y desunir a la familia. El film tiene dejes de drama familiar con un estricto apego religioso, aspectos psicológicos y se nota el ambiente de brujería histórico de aquellos años (el ejemplo más conocido son los juicios de Salem). Al  combinar estos elementos, el resultado es maldad casi en un estado como cuando algo nos levanta de noche y se siente frío o preocupación, como cuando se ve hacia la oscuridad y se desconoce qué puede haber o qué podría traer y se teme a ella.



Bajo la mano, estilo e invención de Eggers y repleta de originalidad, la cinta te adentra a la familia, al fanatismo religioso que guía las decisiones de los integrantes que a la vez los hace vulnerables en personalidad y que por ello son sumergidos a sus propios calabozos internos y a la perdición externa. Los actores elegidos para interpretar estos sentimientos son perfectos para dotar de rasgos peculiares a sus personajes. Destaca Anya Taylor-Joy como uno de los descubrimientos del año.



La intemperie se siente más volátil con los hermosos ángulos y tomas del cinefotógrafo Jarin Blaschke, y la música a cargo de Mark Korven es de los casos que no es acompañamiento para vestir el trabajo sino es necesaria para compenetrarse a la trama (también, destaca los cantos a lo largo de la cinta)


La Bruja se apunta como una de las mejores películas de terror, una inclusión a las listas de brujería e incluso de religión.  Y de verdad, al salir, temes decir sus diálogos (que algunos son tomados de citas de la época) o comentarla, sientes como si fuera algo profano.


X - Men: Apocalipsis

Crítica publicada el día miércoles 25 de Mayo en ADN Morelos. 

A partir de esta cinta (hagamos como que Valkyrie y Jack the Giant Slayer no existieron) podrá decirse lo que sea pero el director Bryan Singer tiene una mención honorifica en su curriculum: fue el encargado de comenzar con la (nueva) era de películas de superhéroes en el 2000. Anteriormente el intento estuvo pero muchos fracasaron, fue Singer quien se animo a realizar la cinta de los mutantes y logró un buen resultado, por eso muchos resentimos que se haya ido en X- Men: The Last Stand (2006) para dirigir Superman Returns (2006)… ahí nos dimos cuenta que no era todopoderoso y que se equivocaba, tras esto, regresó con los mutantes en el 2011 como productor de The First Class, y en el 2014 retomó la batuta en la extraordinaria Days of the Future Past. Este año llega el turno a uno de los villanos más emblemáticos del comic y… no todo resultó muy bien.



Basado en “The Age of Apocalypse” (eso dicen), el personaje de Apocalipsis (Oscar Isaac) fue el primer y más poderoso mutante del universo X-Men de Marvel, acumuló los poderes de muchos otros mutantes, convirtiéndose en inmortal e invencible. Pero al despertar tras miles de años, se encuentra desilusionado con el mundo en que se encuentra y decide reclutar un equipo de mutantes poderosos, entre ellos a un descorazonado Magneto (Michael Fassbender), con el fin de limpiar la humanidad y crear un nuevo orden mundial sobre cual él reinará. A medida que el destino de la tierra está en juego, Raven (Jennifer Lawrence) con la ayuda del Profesor X (James McAvoy) se unirán junto a un equipo de jóvenes X-Men para detener a su mayor enemigo y salvar así a la humanidad de la destrucción total.

Iré al grano, no es la peor de la saga, se sitúa por delante de The Last Stand (y de hecho, hay un chiste acerca de las terceras partes que casi siempre son malas y si nos vamos a ello, esta cinta es la tercera con el nuevo elenco) pero queda mucho a deber, Apocalipsis desilusiona como villano, es casi relegado a un mero pretexto para continuar la franquicia y que se grite “Villano acabado ¡Next!”, el actor Oscar Isaac hace lo que puede con la copia de Ivan Ozz de los Power Rangers (de verdad, su estética es casi similar) y al menos trata de dotarlo de cierta seriedad sin caer en lo caricaturesco. Quizás lo mejor hubiera sido esperar en utilizar a Apocalipsis, el éxito de Deadpool y la próxima aparición de Cable en su segundo filme pinta para realizar un crossover o para utilizar al viajero del futuro en X- Men. Quien conozca la historia de los mutantes sabe que Cable es rival poderoso de Apocalipsis, ya veremos cómo lo resolverán o si llegarán a utilizarlo con los hijos del átomo.



Volvamos a la que se encuentra en cines hoy en día. X- Men era otra cosa en Singer ¿Qué sucedió? ¿Demasiados escritores? ¿Presiones del estudio? ¿Problemas personales de Singer durante la producción al grado de afectar su trabajo? Igualar otros trabajos bien hechos es cosa difícil (ni Christopher Nolan lo logró con The Dark Knight Rises tras The Dark Knight) los efectos no son buenos; hay escasos elementos ochenteros ¿seguros que estaban en esa época? Tiende a aburrir y desesperar; hay escasas peleas; un cameo innecesario; el argumento principal de Apocalipsis de limpiar el mundo no está bien sustentado, ni las razones por las que otros lo siguen (con excepción de Magneto, su historia siempre es bien justificada). Pero no todo está perdido, tiene elementos interesantes de la serie animada; todos los actores actúan bien; ver a otros mutantes emociona; hay momentos divertidos; y aunque en contexto la acción de Quicksilver es repetida a Days of the Future Past donde lo vimos por primera vez (en Twentieth Century Fox al menos) vuelve a ser un delirio visual y festivo su proseguir.


A esperar se ha dicho, pero habrá que dar algo revitalizante a la Fox para que haga algo con sus superhéroes. De Deadpool resultó algo interesante y fresco, X - Men siempre ha gozado aprecio del publico (incluso, a muchos les gustó la mencionada), Singer solo tendría que recordar lo que le ha proporcionado éxito y vítores de la crítica, despabilarse un poco y tomar viada nuevamente.