domingo, 22 de mayo de 2016

¿Qué Culpa Tiene el Niño?

Crítica publicada el día 18 de Mayo en El Sol de Mazatlán y ADN Morelos

La primera impresión tras ver el avance o leer la sinopsis de la película es que es una copia de Knocked Up (Ligeramente Embarazada, 2007) con algunas pequeñísimas similitudes a El Inocente de 1955, protagonizada por Pedro Infante el contexto es el mismo (por cierto, sí pasa en la vida real) pero el desarrollo y final, es distinto… mucho. La nueva estrella del cine mexicano, Karla Souza, quien por el momento es una de las actrices estelares de una exitosa serie estadounidense, How To Get Away With Murder, regresa a la pantalla nacional no solo como actriz del proyecto, sino como coproductora al lado de Gustavo Loza, director con obras bastantes genéricas en su filmografía que van del “mas o menos”, “pasables”  a “buenas”.



Maru (Souza) y Renato aka “La Rana” (Ricardo Abarca) no tienen nada en común, se conocen en una boda y tras unas copas, el asunto se convierte en una divertida y tremenda borrachera. Al pasar un mes, se llevan una sorpresa que no estaba dentro de sus planes, por lo que ambos deberán decidir cómo lidiar con un pequeñito asunto que llegará en 9 meses.

Vamos a chequear los puntos que están dentro de la trama. Karla en el papel de fresa consentida como el de Barbie Noble. Check. Padre adinerado (Jesús Ochoa), en este caso político (¿cómo es posible llegar tan fácil a ellos?). Check. Chico pobre con un sentido de responsabilidad moral. Check. Mamá de éste con hablado “naco” interpretada por la estupenda Mara Escalante que repite el papel de Doña Lucha (hasta sale “El Chino”). Check. Pues bien, tenemos en general estos estereotipos que se ven en las “Chick Flicks” Mexicanas. ¿Y saben qué? No están mal, no estoy en contra de ellos, siempre y cuando no se crean y sólo sirvan como diversión. Hace algún tiempo abundaban en nuestro cine de los años cincuenta, es una moda para la clase media que puede pagar un boleto y que va a divertirse un rato, un grupo que creció viendo el inicio de una nueva producción de cine mexicano y que es atraída por el Marketing en las redes sociales (eso sí, ojalá otras realizaciones de mayor calibre y trama gozaran de esa distribución y presencia de publico en las salas).



En ¿Qué Culpa Tiene el Niño? Se entiende el mensaje paterno que hacen llegar y el trasfondo de éste. Pero sin duda, la cinta hubiese funcionado mejor si se hubieran apegado mas al romance cómico. No es la formula, es evidente que estaba pensada para saberse todo – o la mayor parte – desde el inicio, pero si se hubieran decidido por enfatizar más a Maru y La Rana en su viaje de conocimiento entre ellos y personal, así como mostrar menos a personajes secundarios y sus mini subtramas alrededor de los principales, otra cosa hubiera sido. A eso le agregamos que sí, el final vuelta de tuerca, complica digerir la cinta, es algo precipitado y no permite sentirse afín con la pareja y la situación. Aunque es una cinta cómica, debe haber equilibrio, quizás muchos lo pueden tomar a broma, pero quienes se encariñen con la pareja, no les parecerá y no habrá clic final con el producto.



En cuanto a las actuaciones, la mayoría de ellas son acertadas y cómicas. Otro punto que pudo haberse aprovechado es la buena química de Souza y Abarca, aunque la ojizul tiende, en algunas escenas, a gesticular demasiado para acentuar cierto gajes cómicos.

Con todo y el trolleo clasista pero en son buena onda, la cinta posee algunos momentos “cute” y chistosos, a eso se le añade que posee una buena producción (mas no destreza y creatividad en técnica fílmica).




Es la número uno en su primer fin de semana de estreno en la républica mexicana, quizás les faltó dar un poco más para lograr una mejor película, pero una cosa es cierta, sí es entretenida. Si se va al cine con intención de ver algo palomero, sin ser muy crítico y mucho menos comparar con otros productos de manufactura extranjera, les podría resultar placentera su visita (excepto por el final).


No hay comentarios: