martes, 15 de marzo de 2016

La Habitación

Crítica publicada el día 10 de Marzo en ADN Morelos.

El libro fue escrito por Emma Donoghue, se inspiró en el caso de Josef Fritzl, el hombre que encerró a su hija por 24 años en el sótano de su casa, a quien embarazo en siete ocasiones. Fuerte ¿No? Pero sucedió. Bien, no se hablará de ese caso, sino el que desarrolla la película por la cual Brie Larson ganó el Oscar a Mejor Actriz, y por la que Jacob Tremblay robó corazones.

Joy o Ma (Brie Larson) se dedica enteramente al cuidado de su hijo Jack (Jacob Tremblay), un niño de cinco años al que cría para que sea feliz y esté seguro, haciendo las cosas típicas como jugar o contar historias. Su vida, sin embargo, es cualquier cosa menos típica: ambos están confinados en un reducido cubículo sin ventanas, un dormitorio con cocina, retrete, bañera y una claraboya en el techo. Ma lleva siete años sin ver la luz del sol, viviendo recluida en esa pequeña habitación, cinco de ellos junto a su pequeño hijo Jack.  Ella ha creado todo un universo para Jack, y ella no se detendrá ante nada para asegurarse de que, incluso en ese entorno, Jack sea capaz de vivir una vida completa y satisfactoria. 



Película con un tema complicado, terrorífico y difícil de manejar y sobre todo de concluir. La Habitación se divide en dos partes, la primera que es donde conocemos a los protagonistas, el lugar donde están encerrados y, poco a poco el porqué. Esta parte es llevada por Larson y Tremblay en una interacción sublime, congenian bien y llegan a la confidencialidad. Vemos una comunicación muy casual y poco a poco conforme se comprende la situación, la empatía y el nivel de nauseas aumenta. La segunda parte parece ser otra historia, pero es parte del proceso por el que Ma debe pasar para sanar tantos años de encierro, traumas y fortalecer su carácter que no sucumbió ante tremenda adversidad; algo no tan difícil para Jack, a quien al principio le resulta difícil adaptarse a otras personas pero realmente por su corta edad es prácticamente cambiar de escenario.

En otros filmes u ocasiones reales que tienen ejemplos de la situación como Prisioners, Buried, Cube, los encierros en el Holocausto, 3096 Days , entre otros, se vive la reclusión por diferentes razones (excepto la ultima mencionada), pero siempre se conserva la voluntad de ser sobreviviente ya sea por instinto de conservación o por esperanza. Aquí, Ma tiene una esperanza a su lado, y ella lo sabe, conforme avanza la película ella le dice “me has salvado Jack, de nuevo”. Ese tipo de sentimiento no agradó a cierta crítica que venía de digerir una parte obscura al principio y que después la definiría como “La Rosa de Guadalupe” cuando por fin se logró superar traumas. La enunciación no es correcta, sí se torna sensible y no, su director Lenny Abrahamson no supo concluir de forma distinguida tanta etapa blanda, pero la primera parte justifica todo lo demás.



Bien dice la recién ganadora del Oscar Brie Larson (Envy Adams en Scott Pilgrim vs the World, y otros personajes en películas que seguro ha visto: Don Jon, 21 Jump Street, y próximamente Kong: Skull Island), que todo premio que ha ganado se lo debe a Jacob. La actriz ha estado en escena por un tiempo, de hecho, al igual que su protagonista, creció en el medio, era una niña actriz y hasta sus 26 años comenzó a ser reconocida, y si bien su actuación es magnifica y mueve fibras, es Jacob quien la ayuda a sacar lo mejor de sí y le pide desarrollarse como mamá, persona, sobreviviente. Tremblay fue ignorado en la pasada entrega de los premios Oscar, pero obtuvo otros reconocimientos incluido el Critics Choice Award; el niño desprende talento, carisma y simpatía, esperemos que siga los pasos de su mentora y que se forje una carrera solida conforme avanza y no le pase lo que a muchos niños actores en la transición a la adultez.


Ya lo había dicho en mi top del año, La Habitación es de esas historias que te dejan pensando sobre la decadencia humana pero al mismo tiempo sobre una situación que lleva a la esperanza y salvación. Asusta y enternece al mismo tiempo.

No hay comentarios: