jueves, 18 de febrero de 2016

Spotlight: En Primera Plana

Critica publicada el día 11 de febrero del 2016 en Agencia de Noticias Morelos.
Hacia un rato que no gozábamos de un filme periodístico, realmente ejemplos de la labor de investigación tal cual son pocos (están los trabajos que hablan del área, o de problemas a los que se enfrentan) como Primera Plana (1974), All President's Men (1976), Shattered Glass (2003), Good Night, and Good Luck (2005); no faltaría enumerar, por supuesto, obras cumbres como Citizen Kane, y más recientemente Zodiac (2007) y Nightcrawler (2014). Así que, repasando, tenemos asuntos políticos, historias inventadas, amarillismo, investigación de asesinatos pero, falta un tema: Religión (el cual sí ha sido retratado en pantalla grande con diferentes bases y trasfondos). Al inicio del milenio se dio a conocer las primeras investigaciones de una “situación”, ha llegado el tiempo de tocar el tema con Spotlight, y a unos días de que llegue el Papa Francisco a México, la cinta nominada al Oscar (y que puede dar una sorpresa) habla sobre los primeros investigadores de la pederastia eclesial.

Narra la historia real de la investigación ganadora del Premio Pulitzer llevada a cabo por el Boston Globe que sacudió la ciudad y causó una enorme crisis en una de las instituciones más antiguas y seguidas del mundo. El equipo de reporteros de la sección 'Spotlight' ahonda en los alegatos de abuso dentro de la Iglesia Católica. Descubren en su investigación el encubrimiento llevado a cabo durante décadas por parte de las altas esferas de organizaciones religiosas, legales y gubernamentales de Boston, desatando una ola de revelaciones alrededor del mundo.
 De forma muy objetiva, se toca el tema, y es que se habla de los sacerdotes, de obispos, cardenales y de la institución que es la iglesia, algo complicado de tratar por cuestiones de fé y devoción en gran parte del globo. Pero Spotlight no juzga, muestra el trabajo de investigación, y lo retrata con elegancia, sencillez, y pulcritud. Incluso hace notar que un grupo de sacerdotes denunciaron los actos de sus colegas. Documenta uno de los primeros conocimientos que se tuvo sobre la cuestión, y con mesura, agilidad, navega con gran narrativa en el trabajo periodístico, en el escrutinio, en la vehemencia de no claudicar ante presiones y riesgos para descubrir y divulgar la verdad y la moral de algunos. El guion escrito por el director Tom McCarthy y Josh Singer (ambos nominados al Oscar) es un triunfo de trabajo conjunto y de construcción de ideas.

 A la vez, el elenco que nos lleva de la mano esta constituido por Mark Ruffalo, Rachel McAdams, Michael Keaton, Liev Schreiber, Brian d´Acry James, John Slattery, acompañados de Stanley Tucci eventualmente. Gran manejo de todos ellos, pasó en The Big Short (La Gran Apuesta) y de nuevo aquí sucede, ninguno roba cámara, cada uno tiene su oportunidad de hacer un trabajo ecuánime, en conjunto, lleno de química, carisma y brillante, ganaron el SAG a Mejor Elenco, Ruffalo y McAdams consiguieron nominación al Oscar (Keaton debió de haber obtenido otra).

 Uno de los aspectos que no ha sido muy aplaudido, pero que vale la pena mencionar es la música de Howard Shore, quien se basa en el ambiente de inicio del milenio para tematizar la cinta con tonos de intriga y frivolidad.
 Ahora bien, contrario a otros filmes, sucede que en México la cinta no ha tenido tanta publicidad y ha sido distribuida en pocas salas ¿Sera por la llegada del Papa? ¿Presiones de la Iglesia o de políticos cercanos a la iglesia? Y es que toca un tema que no hay que ocultar (y con un obscuro pasado en México llevando de bandera a Marcial Maciel), sin embargo, habla más del quehacer periodístico el cual, últimamente en nuestro país también es una situación/oficio de riesgo. La cinta está planteada para revelar y presentar el caso, generar reacciones no es su intención, pero será indudable que cuando se salga de la sala no se cuestione a ciertas instituciones.
Los periodistas y sus interpretes 





1 comentario:

Clara Salazar dijo...

Tienes razón. Llevábamos tiempo sin poder gozar una película donde el tema central fluyera dentro de la labor periodística. Creo realmente que En primera Plana hace un excelente trabajo en ese aspecto. Con un guión bien planteado, nos deja impactados como audiencia, y destacando además que la película no solo se enfoca en la búsqueda de la verdad como periodistas, aborda además un conflicto interno y religioso por parte de los personajes, de hecho es en lo que más se enfoca; las consecuencias, los rastros, lo que queda no solo de las víctimas después de lo sucedido sino como la población y sociedad responden ante tales hechos.