martes, 19 de enero de 2016

Crónica de una Agonía Lenta

Columna publicada el día 13 de Enero en el periódico El Sol de Mazatlán.

Desde que tengo memoria mi papá llegaba con películas rentadas. Resulta que él vivió mucho tiempo en el centro de la ciudad y a la vuelta de su casa rentaban. Cuando se casó y tuvo a sus hijos por mucho tiempo continuamos yendo. Denominamos al lugar como “ el de la señora”, ubicado en Aquiles Serdán. Luego llegó Videocentro, por la Belisario Domínguez, era el paseo de nuestros sábados. Claro, hubo excepción de algunos cuantos, supongo que es porque a veces nuestros padres se cansaban. Íbamos y rentábamos, en ese entonces había Baskins Robins en dicho lugar y maquinitas para jugar y pasábamos como una hora. Había cierto romance en abrir la caja, ponerla en el reproductor, ver si no se atascaba la cinta, si se veía mal, utilizar el tracking o soplar dentro de la videocasetera.

No tengo la fecha exacta pero para 1996- 1997 llegó la trasnacional Blockbuster, tienda que por mucho tiempo acaparó el mercado de videos a nivel mundial. La tienda fomentó la quiebra de algunos videos que había por las ciudades, como Videocentro (que ya venia de un proceso engorroso cuando era Videovisa); “el de la señora” ha prevalecido, se llama Video Mazatlán.

Lo que pasa es que los estrenos llegaban a tiempo, en otros centros de renta llegaban una semana después. Pero así fue, la gran trasnacional gozaba de prestigio, en 1995 comenzó a realizar una entrega de premios llamada “The Blockbuster Entertaiment Awards”, Sandra Bullock, George Clooney, Silvester Stallone fueron algunos de los que asistieron a las entregas. Supimos de ellos porque la tienda ponía una especie de carpeta para dar a conocer los ganadores y algunas fotos de la entrega. Tras los ataques del 2001 se decidió cancelar la ceremonia y nunca más hubo otra.

Bien pues, allí en dicho lugar de la Zona Dorada era mi lugar para ir a rentar, no en Insurgentes donde al tiempo hicieron una tienda. Gastábamos unos cuantos litros de gasolina de mas (algo que, ahora que manejo,  puedo imaginar que a papá le causaba conflicto... claro que, la gasolina nunca había estado tan cara). Supongo que iba por costumbre, pero ahí me la pasé bastante bien, conocí gente, amigos trabajaron por allá, descubrí secretos de esa industria, renté, aparté y me dieron regalos, todavía conservo unas litografías de Titanic, y varias carpetas de Harry Potter. Me preocupé  si no alcanzaba a regresar la película a tiempo por que luego tenía que pagar como 50 pesos por no devolverla a tiempo (era excesivo el cobro, supongo que por ello no nos pasaba a menudo). En una época, papá trató de retomar la rentas por otro lado, pero no había variedad.

Y luego pasó, empezó el boom de películas piratas, confieso que sí fui a diversos videos a rentar algunas, pero desde ese entonces me molestaba la mala imagen y sí sentía que estaba haciendo injusta y no verla en celuloide me causaba desgaste moral.  A la par, llegó el cambio de formato a DVD, en ese entonces todos tenían su centro de rentas en un puesto de la esquina del mercado ( y todavía lo tienen). No era difícil que en el camión rumbo a otra ciudad te pusieran estas películas, o que ibas a casas de amigos y tenían algunas de esas bolsas de plástico con un CD adentro. La costumbre se hizo vicio en algunos.

No hace mucho, cuando fui a comprar el Bluray de Jurassic World, escuché que una compañera de trabajo le dijo a otro “yo no compró originales”. Pues yo sí, en primera porque me gusta coleccionar las que me gustaron o son clásicos, en segunda me gusta ver el footage extra, y en tercera, me perturba ver la imagen irreal y mal grabada. Lo mismo pasa con las películas online de estreno reciente, en tanta oscuridad no se distingue nada (si usted ha visto algunas de buena calidad en los últimos meses es que a finales de año suben muchas a la red ya que es temporada de premios, son las llamadas copias de screeners).

Cuando comenzó lo anterior, tardaron en responder, cerraron sitios, a otros les vino la idea de vender las películas en USB (nunca se realizó, fue sugerencia), y otros ingeniaron el no salir de casa, rentarlas a un precio menor desde la comodidad de su casa y así fue, ahora Netflix, Amazon Prime, Hulu, Clarovideo son espacios (en sus mayoría extranjeros, tendencia en este ramo con la que es difícil competir) para ver películas y programas con un clic, mas “concha” ¿no? Adiós al acto de salir, despejarte y ver gente pasar, o buscar la cinta esperada en el estante y emocionarte porque todavía quedaba una copia.

Por supuesto, la renta online no esta mal, esta mas que bien (me gusta mucho), va progresando, tanto que dichas compañías ya crean películas y series de televisión (y muy buenas). Los estrenos llegan rápido y ves films clásicos y de estreno, también cuentan con joyas extranjeras o nacionales que muchos no sabían que existían.

Pero ante ello, muchos lugares cerraron, por allí existía un videocenter llamado “Hollywood” que tras un largo tiempo cerro. Y en estos días, tras casi 20 años,  la gran trasnacional que tardó en responder y no tener una solución, Blockbuster, a cinco años de quiebra en Estados Unidos decide vender a Grupo Salinas la ya llamada, B Store. Cierra sucursal de Avenida Camarón Sábalo y solo conservan la de Soriana Insurgentes (algunos conservaran sus empleos, otros no). Vaya a darle el ultimo adiós en estos días y trate de ver si alcanza algún filme en liquidación, películas DVD a 10 pesos y BluRay a 30 pesos. 


Adiós a una época, la digital ha llegado por mucho tiempo, quizás para siempre.





No hay comentarios: