miércoles, 11 de noviembre de 2015

Spectre

Crítica publicada el día 11 de Noviembre en el periódico El Sol de Mazatlán 

En el año 2005 se anunció que el nuevo actor que interpretaría al agente 007 James Bond en dicha franquicia sería Daniel Craig, una elección que generó mucha controversia y dudas, para el 2006 cuando se estrenó Casino Royale y al mismo tiempo, optaron por dar un aire más sobrio y elegante a la franquicia, la crítica aplaudió el resultado y Daniel Craig se convirtió en uno de los mejores y favoritos de muchos en el personaje. Así pues, marcó una nueva etapa y atrajo una nueva generación de seguidores, siendo Casino Royale y Skyfall las más aplaudidas, Quantum of Solace la vapuleada y Spectre la que contiene más clichés a la Bond.



Un críptico mensaje del pasado envía a James Bond (Daniel Craig) a una misión secreta a México D.F. y luego a Roma, donde conoce a Lucía Sciarra (Monica Bellucci), la hermosa viuda de un infame criminal. Bond se infiltra en una reunión secreta y descubre la existencia de una siniestra organización conocida como SPECTRE. Mientras tanto, en Londres, el nuevo director del Centro para la Seguridad Nacional (Andrew Scott) cuestiona las acciones de Bond y pone en duda la importancia del MI6, encabezado por M (Ralph Fiennes). De modo encubierto Bond recluta a Moneypenny (Naomie Harris) y Q (Ben Whishaw) para que le ayuden a buscar a Madeleine Swann (Léa Seydoux), la hija de su antiguo archienemigo, el Sr. White (Jesper Christensen), que quizá tenga la clave para desentrañar el misterio de SPECTRE. A medida que Bond avanza en su misión, descubre una estremecedora conexión entre él mismo y el enemigo que busca interpretado por Christoph Waltz.



Lo que se lee en la sinopsis es lo que es, siete escritores para la cinta (lo cual da para pensarse) y el resultado es muy lineal, contrario a su anterior trabajo en el universo Bond, Sam Mendes dirige adecuadamente pero sin ninguna sorpresa el film que, al mismo tiempo, trata de dar desconciertos pero que cae en el estereotipo que ya conocíamos del agente. En un año de Kingsman y Misión Imposible: Nación Secreta, cuya trama es muy parecida a la de Spectre, le terminan ganando a la historia creada por Ian Fleming que es como el “Padre” de esos espías (le damos un contexto masculino porque en su mayoría son agentes varoniles los que aparecen).

En la trama hay situaciones variadas, que van de lo tonto y lo bien realizado, por ejemplo, esa secuencia inicial en la Ciudad de México es enorme y bien realizada, con ese inicio prometía ser una obra con gran balance, pero luego te encuentras con una desperdiciada Mónica Bellucci, una Léa Seydoux adecuada - sigue gustando más la pareja Vesper/James, pero la Doc. Swann se ve bien a su lado - sin embargo, también se encuentra relegada al no tener un peso mayor que ser la acompañante de Bond ¡Estamos en el 2015, las mujeres inundan las pantallas (aunque ganan menos) con personajes igualitarios! Ahora bien, lo mismo ocurre con el villano falto de personalidad cuyas maldades no son por obtener control, dinero, o poder, sino para hacerle la vida imposible a James por rencillas del pasado en un twist simplón (pídanle perdón al doble ganador del Oscar y villano favorito de los últimos años, Christoph Waltz). Pareciese que han querido terminar con la etapa inteligente y regresar al cliché del espía.




Spectre es entretenida, no obstante, produce a ratos sueño por larga y por un bajón de ritmo, luego vuelve a entretener, pero se mantiene por una buena fotografía, las escenas de acción bien manufacturadas, por su elenco (que en ocasiones solo sirve de adorno), y por la personalidad de Daniel Craig que ha brindado un estilo propio lleno de elegancia e ironía, por esto último la historia tiene algunos aspectos cómicos que se acentúan cuando interactúa con Q cuya atractiva interpretación de Ben Whishaw es digna de mencionar.




En conclusión, la historia es tonta pero tiene sus muchos momentos en los que mantiene atento y se disfrutan. Si bien la saga pinta para nunca acabar, sí deberían pensar en seguir el ritmo que tenían con Casino Royale y Skyfall o emplear el nombre como un código y permitir a otros utilizar dicho alter ego y así, tener más historias que narrar (y consentir a otros actores de diferente ascendencia interpretarlo); Daniel Craig se dice “cansado” del personaje pero según dicen tiene un contrato para una cinta más, aunque ha dicho que no lo hay y que puede cambiar de opinión (ha sido el mejor pagado y si es por más dinero, regresaría). Justo por esto, el final en la película se deja abierto a la interpretación si el agente irá a pasar un buen rato y luego regresará o si es una metáfora de que el Bond de Craig dice adiós.  

*breathtaking* 

No hay comentarios: