sábado, 28 de noviembre de 2015

Los Juegos del Hambre: Sinsajo - Parte 2

Crítica publicada el día 25 de Noviembre en el periódico El Sol de Mazatlán y compartida el día 26 de Nov. por la agencia de noticias de Morelos (ADN Morelos). 

Tras tres años, la saga llega a su fin. La primera película, Los Juegos del Hambre, protagonizada por la entonces nominada al Oscar Jennifer Lawrence (al año, ganó la estatuilla dorada por Juegos del Destino) y dirigida por Gary Ross, pintaba bastante bien, era fiel al libro, el estilo y tono podría decirse que era propio (se nota en la fotografía). Sin embargo, el estudio vio su mina de oro en las primeras semanas de estreno al recaudar millones y se apresuró a grabar la continuación, Ross quería ir lento pero la paciencia de Lionsgate no era mucha, así que contrataron a otro director llamado Francis Lawrence (Soy Leyenda, Agua para Elefantes) que se encargaría de desarrollar los siguientes dos libros, siendo En Llamas la más acertada bajo su batuta. Se dividió en dos partes Sinsajo, las dos terminaron en resultados pobres, faltantes de personalidad.





Con Panem sumida en una guerra a gran escala, Katniss tendrá que plantar cara al presidente Snow (Donald Sutherland) en el enfrentamiento final. Katniss, acompañada por un grupo de soldados del Distrito 13 y aliados que incluye a Gale (Liam Hemsworth), Finnick (Sam Claflin) y Peeta (Josh Hutcherson), emprende una misión en la que arriesgan sus vidas para liberar a los ciudadanos de Panem y orquestan un intento de asesinato del presidente Snow, cada vez más obsesionado con destruirla. Las trampas mortales, los enemigos y las decisiones morales que aguardan a Katniss la pondrán en mayores aprietos que ninguna arena de Los Juegos del Hambre.

Literalmente es fiel al libro, la película captura bien los momentos que se narran, pero no logra traspasar y retratar (ni siquiera es su intención) la complejidad de la guerra ni de una rebelión, la sed de poder y los efectos secundarios de los civiles o soldados que viven en carne propia la desolación, perdida de sí mismo y familiares. Lo que hizo Suzanne Collins con el libro, fue disfrazar la historia compleja, de aquejamiento con un romance para así, atraer a un público juvenil, la película fue lo contrario, tiene más peso el romance que la lucha anti sistema. Gary Ross traspasó una pequeña parte de dicho padecimiento, al menos un poco, pero al llegar Lawrence la cinta cobró su factura de Blockbuster y optaron por realizar películas entretenidas y no tan obstinadas.



En esta columna hemos platicado sobre todos los filmes (Los Juegos del Hambre (2012), Los Juegos del Hambre: Sinsajo Parte 1) comentamos que la primera parte de Sinsajo fue un desperdicio, el libro se pudo haber simplificado en una sola película con una duración amplia. Sinsajo - Parte 2 es un poco mejor a su predecesora que fue pésima, así que, poniéndonos en ese marco base es más entretenida, mejor pensada, con buena producción, pero no hay nivel cinematográfico, salvo por una escena que involucra aceite, la cinta es plana y sus actores no hacen nada por ella. Jennifer Lawrence es una buena actriz, natural, pero en esta ocasión ya no se ve empática con Katniss, no resolvió bien su personaje, lo porta bien a secas. Katniss nunca estuvo pensada para ser héroe, en el libro es alguien que para sobrevivir escapó de una forma y los hechos la arrastraron, no podía zafarse porque involucraba más perdidas, nunca es líder, es una imagen. La saga hubiese sido mejor, aplaudida y superior si se hubiese respetado el tono real del libro; la ganadora del Oscar, Julianne Moore actúa caricaturizada, ningún político real se escucha como ella (y vaya que son una burla); se extraña a diversos personajes como Haymitch (en el libro, aparece y permanece constante) y actores como Gwendoline Christie  y Philip Seymour Hoffman son desperdiciados; es Josh Hutcherson el más adecuado, el que sí obtuvo una evolución y desarrollo con Peeta, al menos hasta donde le permitieron, su personaje es el más incomprendido por todos, irónicamente es el que más calidad humana posee, la fuerza de la protagonista y una persona que la sociedad necesitaría. 
En cuanto a lo artístico, no hay maquillaje o vestuario que sobresalga (salvo por un personaje llamado Tigris); se olvidaron que era una futura sociedad distopica, la desintegración en ella debió de ser aún más palpable o retratada en muchos aspectos. Se tenía un gran material, lo redujeron a finanzas y ganancias para el estudio.




Así, termina otra era de adaptaciones en Hollywood, Los Juegos del Hambre fue la primera película de unas pocas que vinieron sobre “problemas sociales” (saga Divergente y Maze Runner) y con ella marca el inicio del fin. Mucho se comparó con Battle Royale (2000) pero se separó rápidamente de esa designación, lamentablemente no termina bien, y la crítica hacia la sociedad, medios, sistema, corporaciones y gobierno es relegada (como era de esperarse) a entretenimiento amoroso y acción. Las posibilidades no estuvieron del todo a su favor, quizás con la precuela (por que viene la era de los Spin Off) sí lo estén.  




Abrazo de Lawrence, Hutcherson, Harrelson, Hemsworth tras filmar la última escena. 

No hay comentarios: