miércoles, 21 de octubre de 2015

Pasante de Moda

Crítica publicada el día 14 de Octubre en el periódico El Sol de Mazatlán

La cinta “Amor sin Escalas” (Jason Reitman, 2009) mostró una secuencia de un grupo de personas cuando les notificaban que ya no requerirían sus servicios a la empresa donde trabajaban. En la mayoría de las ocasiones es frustrante y es como terminar una relación duradera que parecía que funcionaba. Volver a iniciar es difícil y desamparado pero ¿qué pasa cuando no se trata de eso, sino de terminar esa etapa laboral en la vida, es decir, retirarse? En ciertos países lo anhelan, ya sea porque es momento de descansar u otros para recibir pensión, claro que, existen los casos de personas que les apasiona tanto su trabajo que no quieren jubilarse. Bueno, en cualquiera de los casos, el trabajo dignifica y hace que te entretengas, así pues, en algún momento a todos nos llegará ese momento de decir adiós. ¿Y, qué pasa? ¿Cómo nos entretenemos? ¿Seré inútil?

Ben Whittaker (Robert DeNiro) es un viudo de 70 años que descubre que el retiro no es tan bueno como pensaba. Tras buscar una oportunidad para regresar a trabajar, entra a una compañía como becario 'senior' en un sitio de moda, fundado y dirigido por Jules Ostin (Anne Hathaway).



Tras un periodo de inactividad de 6 años, Nancy Meyers directora de filmes como  “Juego de Gemelas”, “¿En qué piensan las mujeres?”, “Alguien tiene que ceder”, “El Descanso” y guionista de “El Padre de la Novia”, comedias románticas, con tópicos de la vida que retratan de forma afable y bienhumorado algunas situaciones como la guerra entre hombres y mujeres, la vejez, el divorcio, el enfrentar que una hija se case, regresa con otra película de tintes similares, rodeada de modernidad, de una ambientación cálida y agradable para un público socioeconómico de clase media.  La cinta al principio logra el objetivo y te pone en los zapatos de Ben o de cualquier adulto jubilado, a los personajes principales los acompañan otros chuscos (la secretaria de Jules o los compañeros de Ben), tiene instantes de ternura (como cuando Jules no lo quiere a su lado) o momentos ocurrentes (uno de los compañeros imita la forma de vestir del becario). Sin embargo, la idea que nos presentan y en la que se trabaja bien la primera hora se rota y enfoca a otro aspecto cuando la relación entre jefa- trabajador se transforma en hija-padre/o tío, la última hora se hace cansina y pasa al dramedy total, se enfoca al matrimonio, a la superación laboral e independencia en éste, lo que pintaba nunca cuaja, así pues, varios detalles y puntos de los personajes quedan inconclusos. Si bien, Jules toma de ejemplo a Ben, sirve de mentor y lo abraza en su vida, en el lenguaje cinematográfico se olvidan de él y el desarrollo de su personaje.

Pero seamos justos, es la primera parte de la cinta la que posee dinamismo, buenos elementos en escena como los actores ya mencionados a quienes se les une Rene Russo, Anders Holm, Adam DeVine, Zack Pearlman, Celia Weston. Son ellos los que alivianan la cinta entre bromas pasadas de moda pero que funcionan, situaciones modernas o riesgosas que se ven rodeadas de un gran diseño de arte, excelente vestuario y buen gusto.




Lamentablemente lo anterior no le alcanza para desprenderse del resto de la cinta que opaca lo ganado, Pasante de Moda se queda en el intento de ser una jovial cinta de entretenimiento, ¡ni modo, te esperamos para la próxima Nancy!

No hay comentarios: