sábado, 10 de octubre de 2015

Misión Rescate

Crítica publicada el día 7 de Octubre en el periódico El Sol de Mazatlán y compartida el día 8 de Octubre en ADN Morelos. 

El debut del escritor Andy Weir es esperanzador, se autopublicó en el año 2011 y para el 2014 una casa editorial compró los derechos y la reedito, llego la Fox Company y comenzó a trabajar en la adaptación cinematográfica. La película se estrena justo a tiempo, la NASA acaba de decir que descubrió agua en el planeta rojo, aunque muchos dicen que es un aspecto publicitario para el filme y para la agencia espacial.


Durante una misión tripulada a Marte, el astronauta Mark Watney (Matt Damon) se presume muerto después de una feroz tormenta y es abandonado por su tripulación. Pero Watney ha sobrevivido y se ve varado y solo en el hostil planeta. Con escasas provisiones, Watney debe apelar a su ingenio, astucia y coraje para subsistir y encontrar la forma de avisar en la Tierra que está vivo. A millones de kilómetros, la NASA y un equipo de científicos internacionales trabajan incansablemente para traer a casa al “marciano”, mientras que sus compañeros de equipo simultáneamente planean una misión de rescate arriesgada, si no es que imposible.

La cinta es dirigida por Ridley Scott, amén de los hitos cinematográficos que ha logrado (incluso cambiando la historia en Gladiator en el 2000) pero también están los fracasos que ha realizado (Robin Hood, 2010) y… bueno, Misión Rescate se encuentra entre lo más o menos. Desde hace tiempo Scott hace entretenimiento y se olvidó de profundizar.



Bueno, vamos por confesiones, está película es mejor que cualquiera que explore la posibilidad de ir a Marte o estar en dicho planeta, como Mission to Mars (2000), Red Planet (2000), Invaders From Mars (1953)… aunque John Carter (2012) es bastante entretenida.  Ahora bien, no es mejor que algunas películas en el espacio como 2001: A Space Oddysey (1968), Apollo 13 (1995), Gravity (2013) o Interstellar (2014). Misión Rescate o The Martian en inglés, es una cinta que aborda el tema de supervivencia como la ya mencionada Gravity o Cast Away (2000), como ellas trabaja bien el punto de un humano en una situación comprometedora, su intención y animo para sobrevivir, esperanzado a su instinto de supervivencia y “utilizando la ciencia para ello” (de las mejores frases junto con “Fuck you Mars”). Hay un punto importante a recalcar, la cinta toca temas reales, éticos, logísticos y monetarios en gran parte de su duración. Y tiene acción y es entretenida. Hasta allí vamos bien, bueno pues, llega a un punto en donde, lo logrado por Mark es entendible y explicado fácilmente, su voluntad se contagia pero, al paso del filme se convierte en una especie de ¿superhéroe? (hay una referencia a Iron Man) y el humano que vemos se esfuma junto con todo el trabajo de las autoridades y crew de la NASA (y China). Son los 20 minutos finales de la cinta (que venía arrastrando otros 20 minutos extras que hacen cabecear) los que arruinan lo que pudo haber sido una obra estupenda, tratan de hacer sublime lo imposible y hacen un mix de situaciones.



El elenco está cómodo, todos hacen un buen trabajo de adhesión, hay equilibrio de ellos en pantalla y en su uso, siempre es agradable ver a Jessica Chastain, unos adecuados Jeff Daniels y Chiwetel Ejiofor, un Sean Bean a quien en mucho tiempo… bueno, su destino actoral cambia (aquellos que sepan de la trayectoria del actor en Lord of the Rings y Game of Thrones sabrán a qué me refiero), una destacada Mackenzie Davis (¿Podemos verla en más trabajos? Lo hace bastante bien) y por supuesto, un Matt Damon que está bien pero, en ocasiones sobrecarga la escena con ¿simpatía, optimismo, desenfado? Bueno, presumimos que ninguno podríamos saber la reacción adecuada al quedarse varado en un lugar en solitario y mucho menos en un planeta; en la primera escena de Mark, de la cual sólo lo escuchamos, se entrevé su personalidad, el dinamismo que el actor tiene es poder hablar a la cámara en una especie de diario y no desesperarse ante la soledad, aunque realmente el planeta no se ve tan hostil sí están las noches de tormenta que demandan la capacidad de Mark para salir adelante y no decaer.




Misión Rescate tiene un gran diseño, una producción asombrosa, no hay nada que objetar en ese apartado. Tiene más puntos a favor que en contra, pero su enfoque se expande y resalta el patriotismo estadounidense y el “we can do it” así pues, se distorsiona el discurso de instinto de conservación que en gran parte del filme se advierte. 


Y ahora, un meme.


No hay comentarios: