sábado, 5 de septiembre de 2015

Los 33

Crítica publicada en El Sol de Mazatlán el día 2 de Septiembre del 2015.

No es difícil transportarse cinco años atrás por estas fechas aproximadamente, el mundo se unió y los medios hicieron, literalmente, su agosto con la noticia de treinta y tres mineros atrapados en una mina en Chile. La primera conclusión fue que estaban muertos, para sorpresa de todos, dos semanas después nos enteramos que estaban vivos y que el plan de rescate estaba en marcha. Muestras de solidaridad llegaron, ayuda de otras partes del mundo, los políticos se pararon el cuello, y nos mostraron las historias de los 33 por sesenta y nueve días. Desde el momento del rescate comenzó a circular la idea de hacer una cinta, e incluso hubo un tráiler ficticio donde mostraban a actores de la talla de Leonardo DiCaprio (entre otros del mismo calibre). El tiempo paso, quedo para el recuerdo pero no para el olvido, y para avivar la memoria llega a los cines la película sobre el acontecimiento (Cabe mencionar, si se averigua la historia de la minería en Latinoamérica, es una práctica que genera millones a los dueños, no muchas ganancias a los trabajadores y perdidas al suelo de la localidad).

El Mensaje


'Los 33' es una película basada en hechos reales ocurridos cuando el derrumbe de la mina de San José dejó aislados bajo tierra a 33 mineros durante 69 días. Sin poder comunicarse con sus seres queridos y con la esperanza a punto de desaparecer, estos hombres hicieron acopio de todas sus fuerzas para sobrevivir al tormento que les tocó pasar.

La Mexicana Patricia Riggen es la encargada de dirigir el filme, de ella recordamos la película La Misma Luna (2007), aquella cinta que podría ser sentimental pero que al terminar de verla dictaminas que funciona. Ahora, nos entrega de nuevo otra película con tintes emotivos, y de nuevo, el filme a ratos  marcha con ligereza y en otros no. Pero no se puede decir que sea un desperdicio, por el contrario, sorprende la gran producción que es, el espacio para filmar, los extras, la maquinaria que utilizan, vestuario, el stock, la música del maestro James Horner (de sus últimos trabajos), los efectos y las tomas que muestran, sobre todo las abiertas donde se ve la longitud de área en donde se filmó.

Antonio Banderas y Mario Casas


Observamos lo que vimos en televisión, lo que supimos, algunas veces la realidad de la mina y otras su exterior. Para muchos lo interesante podría ser bajo los 700 metros de tierra pero en la cinta lo que mejor funciona es el exterior.  A los actores que personifican a los mineros les faltó carisma (con excepciones de algunos como Antonio Banderas) y con ello entender el momento, no se vio mayor frustración, ni unidad, ni la estrecha relación y la formación de amistades, en gran parte de las escenas de la mina hace falta la lucha conmovedora por la supervivencia. Y aunque pudimos no estar ahí para saberlo, nos tocó percibir que al salir, no querían separarse, se llegó a comentar la nostalgia que sintieron al salir de “la casa” donde estuvieron.  Eso faltó aquí, es irónico pues lo vivimos, pero si ves está película se llega a dudar en ocasiones. 

Otro de los aspectos que son inconsistencias grandes es el lenguaje cinematográfico como los movimientos de cámara o la única escena de metáfora donde están atrapados en la mina y anhelan comer algo preparado por su ser amado. No está del todo bien trabajada, se entiende que es la forma en la que sobrevivieron llenos de esperanza, anhelantes de la vida externa pero cae en la simpleza al intentar abordarla como un elemento artístico ( Simulando algo así como ¿La última cena?). Agreguemos la terquedad de filmar en inglés (no funciona, ya con Frida en 2002 se supo, un actor esta mejor en su idioma) la falta de intromisión del actor evita diálogos y actuaciones sinceras, aparte, es una suceso de habla hispana ¡vamos, arriésguense!  (Aunque a los estadounidenses no les guste leer y vaya a ese mercado) se vuelve aún más incongruente cuando ponen a otros hablar en español ¿Por qué Don Francisco si aparece hablando en su idioma natal? Y finalicemos este apartado con las apariciones reducidas a cameos de varios actores como Adriana Barraza (desperdiciada), Kate del Castillo (se notaba que no sabía qué hacia allí) ello incluye al empresario Leonardo Farkas quien ayudó a las familias y aparece segundos.  

Los 33 Mineros con autoridades

Pero como dijimos, no todos es malo, la escena del rescate es buena, claro que se reservan muchas cosas debido a que es una adaptación (y por tiempo) como es el caso del único encuentro de los hermanos Segovia al salir de la capsula (el encuentro lo acentuaron de otra forma pero la realidad fue que, hasta después de un año se dirigieron la palabra) o cuando Mario Sepúlveda sube y entrega piedras a los políticos como “recuerdo” y omitieron a los rescatistas que bajan a ayudarlos o a los médicos. Detalles están presentes como la muestra de oportunismo político del gobierno en turno que se percibe, situaciones (como la de la esposa y amante del minero Yonni, momento cargado de comicidad, por cierto) la desesperación dentro del campamento “Esperanza”, la fidelidad de las escenas en dicho lugar (con todo y vendimias). Por otra parte, destaca de sobremanera la gran actuación de Juliette Binoche como Maria Segovia “la alcaldesa” (quien se transformó en líder de las protestas para el rescate)  junto a Rodrigo Santoro (quien personifica al Ministro de Minería, inexperto en el tema… ¡Cuanta novedad!) quienes entendieron como debían de comunicarse así como la magnitud de la situación para los dos navegar y salir triunfantes en la mancuerna que hicieron.




Los 33 debió de haber tenido otro desarrollo como mostrar totalmente el paso de los días en la mina o mostrar a los 33 y sus historias de vida (como hicieron los medios) y no sólo a 6 como lo hace la cinta, o saber nivelar con escenas y mayor historia las contrapartes. El after hubiera sido también interesante, acompañado de la unión del pueblo Chileno (la película carece de esto), en fin, ya esperaremos alguna otra versión, no la que quisiéramos ver, sino la merecida.




No hay comentarios: