lunes, 13 de julio de 2015

Terminator Génesis

Crítica publicada el día 8 de Julio en el Periódico El Sol de Mazatlán. 

Las primeras dos películas de ciencia ficción de The Terminator se han convertido en un hito en el cine. El creador fue James Cameron, un entonces realizador visionario que salto a la fama y a ser de culto gracias a la primera parte en 1984, no solo eso, Arnold Schwarzenegger ya era conocido en la época y con esta cinta se proclamó la persona de acción por excelencia, a la par, Linda Hamilton con su personaje de Sarah Connor mostraba dos facetas, en la primera parte era una chica llena de confusión y miedo que no sabe por qué le suceden esas cosas a ella, en la segunda (Terminator: El Día del Juicio Final) fue una de las precursoras de las figuras de acción femenina, con un desarrollo completamente distinto del primer filme, ella creo la leyenda de Sarah Connor, más allá de lo que representa el nombre. En este nuevo filme llevan a otros niveles la historia. 


Año 2032. La guerra del futuro se está librando y un grupo de rebeldes humanos tiene el sistema de inteligencia artificial Skynet casi derrotado. John Connor (Jason Clarke) es el líder de la resistencia, y Kyle Reese (Jai Courtney) es su fiel soldado, criado en las ruinas de una post-apocalíptica California. Para salvaguardar el futuro, Connor envía a Reese a 1984 para salvar a su madre, Sarah (Emilia Clarke) de un Terminator (Arnold Schwarzenegger) programado para matarla con el fin de que no llegue a dar a luz a John. Pero lo que Reese encuentra en el otro lado no es como él esperaba... 

En pocas palabras cambiaron un poco la historia, bueno… bastante y con ello hasta se podría decir que la mitología en el intento de renovar la franquicia. Frustra acomodar la película en las líneas temporales (y el director lo acepta y solo dice: “diviértanse”). Se entiende quienes son los protagonistas en este nuevo inicio pero no lo justifican, por el contrario hay tantos hoyos en la historia que solamente se dice “borraron sus archivos”. Y aunque intenta ser entretenida y a momentos lo es, la mayoría de las veces produce incomodidad y aburrimiento. Produce más alteración cuando te enteras que James Cameron la ha respaldado con sus comentarios positivos.


En términos de producción está bien realizada pero se concentran más en los aspectos técnicos que en la historia, tuvieron la oportunidad de hacer un nuevo inicio, mantener todo en 1984 o ir más allá manteniendo las situaciones para luego adelantarse respetando la historia, aquí se arriesgan yendo a una dirección diferente, proponiendo algo casi obsceno y pierden. La acción es desmedida, a veces sin sentido (pareciese que se está viendo un filme de Michael Bay).  A la par, el desarrollo de los personajes es nulo, Emilia Clarke como Daenerys Targeryan es buena, sin embargo no brilla y puede ser por algunas razones: en la serie de Game of Thrones (por cierto ya dos personas de ahí han interpretado a Sarah Connor, ya lo había hecho Lena Headey) ha desarrollado y hecho suyo el personaje pero aún no está preparada para dar el salto a la pantalla grande o, le falta un guion adecuado, así como dirección. Lo más seguro es que fue lo último, porque ningún actor con experiencia en esto o que han sido aplaudidos en otros trabajos como Jai Courtney, Jason Clarke o el mismo Schwarzenegger han desarrollado bien su personaje, están faltos de personalidad, la excepción es el desperdiciado y lastimoso papel de J.K Simmons que solo infunde humor por unos minutos. 



Si la tercera entrega o la cuarta eran consideradas menores, alguien ha llegado a quitarles el puesto. En la tercera nos enterados  que el día del juicio final es imparable, pasará (algo que no toman en cuenta en la nueva entrega) y en la cuarta, nos dieron la oportunidad de ver el mundo post-apocalíptico, un John Connor preocupado y una frase “This is John Connor. If you are listening to this, you are the resistance”, con el paso del tiempo han llegado a ser más importantes de lo que será esta si es que no hacen algo pronto para arreglar las siguientes secuelas.  




He de confesar dos cosas, primero pensé que era yo la que no entendía la cinta, pero luego me di cuenta que no era yo la del problema; y segundo, de todas las películas que van del verano ninguna me había puesto a pensar tanto. En ese planteamiento se va lo que pudo haber sido, el desperdicio de actores, de historia, y ajustar la cronología, llegando a conclusiones como la desaparición de personajes claves que puede que a la alarga aparecerán pero que su tratamiento u omisión en Terminator Génesis hace que sea un completo desastre. 

Paralelo al final de esta nueva que termina igual, sólo que en un día soleado. 

No hay comentarios: