miércoles, 29 de julio de 2015

Minions

Crítica publicada el día 15 de Julio en el periódico El Sol de Mazatlán. 

En el año 2010 se estrenó una divertida comedia de animación llamada Mi Villano Favorito, con todas las características para ser llamada una buena película, una historia interesante y original en la que el villano era el personaje principal y de gran corazón que cautivaba a todos a pesar de ser “el malo”; con mensaje y acción inmiscuida, hoy en día persevera en la memoria de muchos, sobre todo en los padres por la aventura de abrazar su responsabilidad. Bien, en dicha cinta había unos patiños muy particulares y creativos, unos seres pequeños de tez amarilla y visten de overol quienes parloteaban en un lenguaje extraño y que eran encantadores. Los Minions, como son llamados, tuvieron un gran éxito tanto en la primera película como en la segunda, por ello, el estudio vio una mina de oro al ordenar una película sobre ellos.

Su historia se remonta al principio de los tiempos. Siempre han estado al servicio de los amos más despreciables. Ante su incapacidad para mantener a esos amos —desde el T. Rex a Napoleón—, los Minions acaban encontrándose solos. Para los años sesenta, uno de ellos, llamado Kevin, tiene un plan. Acompañado por el rebelde adolescente Stuart y el adorable Bob, decide lanzarse al mundo en busca de un nuevo amo malévolo a quien puedan seguir. Juntos encontraran a la terrible villana Scarlet Overkill.



Dirigida por Kyle Balda y Pierre Coffin, la película entorno a los Minions es una apuesta fuerte del estudio Illumination y Universal Studios pero que no logra tener fuerza suficiente para conllevar 90 minutos en pantalla. La historia es sencilla, poco trabajada y con una villana poco potente sin un objetivo mayor para temer o simpatizar (al final, un personaje conocido aparece y de inmediato se ve que su perfil esta trabajado). A decir verdad, son casi todos los personajes los que están faltos de un propósito malvado/agradable. En la primera cinta conocimos a Gru, y su personaje estaba desarrollado como villano simpático y encantador al público, aquí nos muestran villanos a lo largo del tiempo (lo que la historia ha juzgado), algunas creaciones de los escritores y otros tomados de referencias cinematográficas como La Criatura de la Laguna Negra (uno de los más geniales de ver). Si tan solo hubieran tomado a uno de ellos como el villano real o hacer algo más conjunto con estos personajes, pero en vez de ello crearon a Scarlet Overkill, una villana que no tiene ni una particularidad a destacar.



Tampoco los chistes ayudan, no son buenos. Un niño quizá se ría de ciertas cosas, un adulto con idea critica asistirá a la sala a dormirse. La animación tampoco es un punto fuerte, es decir, está bien realizada pero no hay mayor intención que cumplir con el producto. Y la traducción al español es pésima, parece que no se entendió que Ricky Martin no puede hacer doblaje, escuchamos el desastre que realizó en Hércules (1997), y aquí repiten lo que hizo Disney, y de nuevo vuelve a ser angustioso escucharlo (en un personaje animado, al menos).


En sí, los Minions tal cual su personalidad, necesitan de una historia mayor para poder existir y, aunque hay escenas bien realizadas y unas que merecen consideraciones (el Climax con Kevin), es el desarrollo lo que hace que la película sea una desilusión.  





Una experiencia personal (aunque nos faltó otro Minion - Gaby)


No hay comentarios: