miércoles, 29 de julio de 2015

Ant Man

Crítica publicada el día 22 de Julio del 2015 en el periódico El Sol de Mazatlán 

Ant Man: El Hombre Hormiga es un comic que vio luz en el año 1962 y fue creado por Stan Lee y Jack Kirby. Para finales de los años ochenta, Lee llevó la idea a Hollywood para lograr la adaptación cinematográfica pero debido a que una cinta en esa época que era similar a la primicia de hacer pequeño a alguien, rechazaron la idea, dicha película fue Querida, Encogí a los Niños (1989). A la par, un joven inglés llamado Edgar Wright creció con esos comics, era fan del personaje. Para el 2013, ese británico convertido en director de una serie de filmes elogiados por la crítica en la que se encuentra Scott Pilgrim Vs the World tenía diez años trabajando en un guion de Ant Man. Aprobado su guion, y elegido director comenzó a trabajar para llevarse un revés con el estudio Marvel una y otra vez, lo que lo orilló a abandonar el proyecto (todo el Hype estuvo en las redes sociales, y tuvo el apoyo de otros directores de cintas de Marvel como Joss Whedon y James Gunn) sin embargo, gran parte del guion de Wright quedo aprobado, un gran porcentaje de lo que vemos en pantalla… y cuando ves el resultado final no dejas de pensar… ¿qué hubiera pasado si...?



Dotado con la asombrosa capacidad de reducir su tamaño pero aumentar su fuerza, el experto ladrón Scott Lang deberá abrazar su héroe interior y ayudar a su mentor el Dr. Hank Pym a proteger el secreto que se esconde detrás de su espectacular traje de Ant- Man de una generación de imponentes amenazas.

Y es que  quizá hubiese sido una de las mejores películas de superhéroes si Edgar se hubiera quedado en la dirección. El sello está impreso. No se necesita de mucha parafernalia para entretener, a pesar de que tiene una excelsa producción, si no hay equilibrio con la historia los efectos salen sobrando, y aquí la hay.  Contrario al comic, aquí se elimina cualquier residuo del pasado de Pym con respecto al entrelazamiento de situaciones o personajes en otros comics. Es Pym quien crea a Ultron en el comic, aquí no lo hace (de hecho está enemistado con Stark), a pesar de ello, se siente que hay libertad con el personaje, pero respetando quién es quién.  La cinta es sencilla en planteamiento e historia, pero es muy honesta. En el comic Ant Man nunca tuvo gran éxito pero aquí muestran a alguien muy humano, capaz de simpatizar con el público. Es una cinta muy divertida, con diálogos ingeniosos (sello de Wright completamente)  y posee muchos instantes memorables como una escena con un “Cameo” muy bueno o al final una escena divertida provista de información de otro hombre insecto. Hacia la mitad, cae, seguramente es parte del vacío que dejo Edgar (alguna parte en el nudo que él tenía previsto), es evidente que había algo más y que fue sustituido, pero vuelve a recuperarse y ese bajón es casi imperceptible. 



El elenco es grandioso, nos encontramos a un Paul Rudd, haciendo lo que mejor sabe hacer: Ser simpático y encantador pero también haciendo algo que no sabíamos de él, acción. Y lo hace genial, es algo diferente a lo que conocemos de él. Michael Douglas se une al universo Marvel (enhorabuena) con una destacada actuación, en parte por el buen tratamiento de personaje (contrario al que tuvo Robert Redford en Capitán América y el Soldado del Invierno); Evangeline Lilly esta imperiosa como siempre. Corey Stoll (quien sustituyó a Patrick Wilson) da rienda suelta con locura a Yellowjacket. El resto del elenco está bien conformado por Michael Peña (muy divertido), Bobby Cannavale, Judy Greer, David Dastmalchian  y Abby Ryder Fortson. Parte del buen desempeño tiene que ver con la dirección de Peyton Reed, director poco ataviado en Hollywood que ha llevado a la pantalla películas como Bring it on (un clásico adolescente) y Down with Love.  

Otra de los puntos arriba es la forma en que fue filmada, el ratio es de 1.85:1, esto para dar mayor resonancia a la pequeña estatura de El Hombre Hormiga. Los ángulos y el efecto brindan un resultado más que satisfactorio. 



La cinta es buena, es una bocanada de aire fresco como lo fue Guardianes de la Galaxia… Aunque, no se deja de sentir nostalgia por Edgar Wright y lo que hubiese sido.


PD: Hay dos escenas extras, una justo en la mitad de los créditos y otra al final de ellos. 


No hay comentarios: