miércoles, 29 de julio de 2015

Ant Man

Crítica publicada el día 22 de Julio del 2015 en el periódico El Sol de Mazatlán 

Ant Man: El Hombre Hormiga es un comic que vio luz en el año 1962 y fue creado por Stan Lee y Jack Kirby. Para finales de los años ochenta, Lee llevó la idea a Hollywood para lograr la adaptación cinematográfica pero debido a que una cinta en esa época que era similar a la primicia de hacer pequeño a alguien, rechazaron la idea, dicha película fue Querida, Encogí a los Niños (1989). A la par, un joven inglés llamado Edgar Wright creció con esos comics, era fan del personaje. Para el 2013, ese británico convertido en director de una serie de filmes elogiados por la crítica en la que se encuentra Scott Pilgrim Vs the World tenía diez años trabajando en un guion de Ant Man. Aprobado su guion, y elegido director comenzó a trabajar para llevarse un revés con el estudio Marvel una y otra vez, lo que lo orilló a abandonar el proyecto (todo el Hype estuvo en las redes sociales, y tuvo el apoyo de otros directores de cintas de Marvel como Joss Whedon y James Gunn) sin embargo, gran parte del guion de Wright quedo aprobado, un gran porcentaje de lo que vemos en pantalla… y cuando ves el resultado final no dejas de pensar… ¿qué hubiera pasado si...?



Dotado con la asombrosa capacidad de reducir su tamaño pero aumentar su fuerza, el experto ladrón Scott Lang deberá abrazar su héroe interior y ayudar a su mentor el Dr. Hank Pym a proteger el secreto que se esconde detrás de su espectacular traje de Ant- Man de una generación de imponentes amenazas.

Y es que  quizá hubiese sido una de las mejores películas de superhéroes si Edgar se hubiera quedado en la dirección. El sello está impreso. No se necesita de mucha parafernalia para entretener, a pesar de que tiene una excelsa producción, si no hay equilibrio con la historia los efectos salen sobrando, y aquí la hay.  Contrario al comic, aquí se elimina cualquier residuo del pasado de Pym con respecto al entrelazamiento de situaciones o personajes en otros comics. Es Pym quien crea a Ultron en el comic, aquí no lo hace (de hecho está enemistado con Stark), a pesar de ello, se siente que hay libertad con el personaje, pero respetando quién es quién.  La cinta es sencilla en planteamiento e historia, pero es muy honesta. En el comic Ant Man nunca tuvo gran éxito pero aquí muestran a alguien muy humano, capaz de simpatizar con el público. Es una cinta muy divertida, con diálogos ingeniosos (sello de Wright completamente)  y posee muchos instantes memorables como una escena con un “Cameo” muy bueno o al final una escena divertida provista de información de otro hombre insecto. Hacia la mitad, cae, seguramente es parte del vacío que dejo Edgar (alguna parte en el nudo que él tenía previsto), es evidente que había algo más y que fue sustituido, pero vuelve a recuperarse y ese bajón es casi imperceptible. 



El elenco es grandioso, nos encontramos a un Paul Rudd, haciendo lo que mejor sabe hacer: Ser simpático y encantador pero también haciendo algo que no sabíamos de él, acción. Y lo hace genial, es algo diferente a lo que conocemos de él. Michael Douglas se une al universo Marvel (enhorabuena) con una destacada actuación, en parte por el buen tratamiento de personaje (contrario al que tuvo Robert Redford en Capitán América y el Soldado del Invierno); Evangeline Lilly esta imperiosa como siempre. Corey Stoll (quien sustituyó a Patrick Wilson) da rienda suelta con locura a Yellowjacket. El resto del elenco está bien conformado por Michael Peña (muy divertido), Bobby Cannavale, Judy Greer, David Dastmalchian  y Abby Ryder Fortson. Parte del buen desempeño tiene que ver con la dirección de Peyton Reed, director poco ataviado en Hollywood que ha llevado a la pantalla películas como Bring it on (un clásico adolescente) y Down with Love.  

Otra de los puntos arriba es la forma en que fue filmada, el ratio es de 1.85:1, esto para dar mayor resonancia a la pequeña estatura de El Hombre Hormiga. Los ángulos y el efecto brindan un resultado más que satisfactorio. 



La cinta es buena, es una bocanada de aire fresco como lo fue Guardianes de la Galaxia… Aunque, no se deja de sentir nostalgia por Edgar Wright y lo que hubiese sido.


PD: Hay dos escenas extras, una justo en la mitad de los créditos y otra al final de ellos. 


Minions

Crítica publicada el día 15 de Julio en el periódico El Sol de Mazatlán. 

En el año 2010 se estrenó una divertida comedia de animación llamada Mi Villano Favorito, con todas las características para ser llamada una buena película, una historia interesante y original en la que el villano era el personaje principal y de gran corazón que cautivaba a todos a pesar de ser “el malo”; con mensaje y acción inmiscuida, hoy en día persevera en la memoria de muchos, sobre todo en los padres por la aventura de abrazar su responsabilidad. Bien, en dicha cinta había unos patiños muy particulares y creativos, unos seres pequeños de tez amarilla y visten de overol quienes parloteaban en un lenguaje extraño y que eran encantadores. Los Minions, como son llamados, tuvieron un gran éxito tanto en la primera película como en la segunda, por ello, el estudio vio una mina de oro al ordenar una película sobre ellos.

Su historia se remonta al principio de los tiempos. Siempre han estado al servicio de los amos más despreciables. Ante su incapacidad para mantener a esos amos —desde el T. Rex a Napoleón—, los Minions acaban encontrándose solos. Para los años sesenta, uno de ellos, llamado Kevin, tiene un plan. Acompañado por el rebelde adolescente Stuart y el adorable Bob, decide lanzarse al mundo en busca de un nuevo amo malévolo a quien puedan seguir. Juntos encontraran a la terrible villana Scarlet Overkill.



Dirigida por Kyle Balda y Pierre Coffin, la película entorno a los Minions es una apuesta fuerte del estudio Illumination y Universal Studios pero que no logra tener fuerza suficiente para conllevar 90 minutos en pantalla. La historia es sencilla, poco trabajada y con una villana poco potente sin un objetivo mayor para temer o simpatizar (al final, un personaje conocido aparece y de inmediato se ve que su perfil esta trabajado). A decir verdad, son casi todos los personajes los que están faltos de un propósito malvado/agradable. En la primera cinta conocimos a Gru, y su personaje estaba desarrollado como villano simpático y encantador al público, aquí nos muestran villanos a lo largo del tiempo (lo que la historia ha juzgado), algunas creaciones de los escritores y otros tomados de referencias cinematográficas como La Criatura de la Laguna Negra (uno de los más geniales de ver). Si tan solo hubieran tomado a uno de ellos como el villano real o hacer algo más conjunto con estos personajes, pero en vez de ello crearon a Scarlet Overkill, una villana que no tiene ni una particularidad a destacar.



Tampoco los chistes ayudan, no son buenos. Un niño quizá se ría de ciertas cosas, un adulto con idea critica asistirá a la sala a dormirse. La animación tampoco es un punto fuerte, es decir, está bien realizada pero no hay mayor intención que cumplir con el producto. Y la traducción al español es pésima, parece que no se entendió que Ricky Martin no puede hacer doblaje, escuchamos el desastre que realizó en Hércules (1997), y aquí repiten lo que hizo Disney, y de nuevo vuelve a ser angustioso escucharlo (en un personaje animado, al menos).


En sí, los Minions tal cual su personalidad, necesitan de una historia mayor para poder existir y, aunque hay escenas bien realizadas y unas que merecen consideraciones (el Climax con Kevin), es el desarrollo lo que hace que la película sea una desilusión.  





Una experiencia personal (aunque nos faltó otro Minion - Gaby)


lunes, 13 de julio de 2015

Terminator Génesis

Crítica publicada el día 8 de Julio en el Periódico El Sol de Mazatlán. 

Las primeras dos películas de ciencia ficción de The Terminator se han convertido en un hito en el cine. El creador fue James Cameron, un entonces realizador visionario que salto a la fama y a ser de culto gracias a la primera parte en 1984, no solo eso, Arnold Schwarzenegger ya era conocido en la época y con esta cinta se proclamó la persona de acción por excelencia, a la par, Linda Hamilton con su personaje de Sarah Connor mostraba dos facetas, en la primera parte era una chica llena de confusión y miedo que no sabe por qué le suceden esas cosas a ella, en la segunda (Terminator: El Día del Juicio Final) fue una de las precursoras de las figuras de acción femenina, con un desarrollo completamente distinto del primer filme, ella creo la leyenda de Sarah Connor, más allá de lo que representa el nombre. En este nuevo filme llevan a otros niveles la historia. 


Año 2032. La guerra del futuro se está librando y un grupo de rebeldes humanos tiene el sistema de inteligencia artificial Skynet casi derrotado. John Connor (Jason Clarke) es el líder de la resistencia, y Kyle Reese (Jai Courtney) es su fiel soldado, criado en las ruinas de una post-apocalíptica California. Para salvaguardar el futuro, Connor envía a Reese a 1984 para salvar a su madre, Sarah (Emilia Clarke) de un Terminator (Arnold Schwarzenegger) programado para matarla con el fin de que no llegue a dar a luz a John. Pero lo que Reese encuentra en el otro lado no es como él esperaba... 

En pocas palabras cambiaron un poco la historia, bueno… bastante y con ello hasta se podría decir que la mitología en el intento de renovar la franquicia. Frustra acomodar la película en las líneas temporales (y el director lo acepta y solo dice: “diviértanse”). Se entiende quienes son los protagonistas en este nuevo inicio pero no lo justifican, por el contrario hay tantos hoyos en la historia que solamente se dice “borraron sus archivos”. Y aunque intenta ser entretenida y a momentos lo es, la mayoría de las veces produce incomodidad y aburrimiento. Produce más alteración cuando te enteras que James Cameron la ha respaldado con sus comentarios positivos.


En términos de producción está bien realizada pero se concentran más en los aspectos técnicos que en la historia, tuvieron la oportunidad de hacer un nuevo inicio, mantener todo en 1984 o ir más allá manteniendo las situaciones para luego adelantarse respetando la historia, aquí se arriesgan yendo a una dirección diferente, proponiendo algo casi obsceno y pierden. La acción es desmedida, a veces sin sentido (pareciese que se está viendo un filme de Michael Bay).  A la par, el desarrollo de los personajes es nulo, Emilia Clarke como Daenerys Targeryan es buena, sin embargo no brilla y puede ser por algunas razones: en la serie de Game of Thrones (por cierto ya dos personas de ahí han interpretado a Sarah Connor, ya lo había hecho Lena Headey) ha desarrollado y hecho suyo el personaje pero aún no está preparada para dar el salto a la pantalla grande o, le falta un guion adecuado, así como dirección. Lo más seguro es que fue lo último, porque ningún actor con experiencia en esto o que han sido aplaudidos en otros trabajos como Jai Courtney, Jason Clarke o el mismo Schwarzenegger han desarrollado bien su personaje, están faltos de personalidad, la excepción es el desperdiciado y lastimoso papel de J.K Simmons que solo infunde humor por unos minutos. 



Si la tercera entrega o la cuarta eran consideradas menores, alguien ha llegado a quitarles el puesto. En la tercera nos enterados  que el día del juicio final es imparable, pasará (algo que no toman en cuenta en la nueva entrega) y en la cuarta, nos dieron la oportunidad de ver el mundo post-apocalíptico, un John Connor preocupado y una frase “This is John Connor. If you are listening to this, you are the resistance”, con el paso del tiempo han llegado a ser más importantes de lo que será esta si es que no hacen algo pronto para arreglar las siguientes secuelas.  




He de confesar dos cosas, primero pensé que era yo la que no entendía la cinta, pero luego me di cuenta que no era yo la del problema; y segundo, de todas las películas que van del verano ninguna me había puesto a pensar tanto. En ese planteamiento se va lo que pudo haber sido, el desperdicio de actores, de historia, y ajustar la cronología, llegando a conclusiones como la desaparición de personajes claves que puede que a la alarga aparecerán pero que su tratamiento u omisión en Terminator Génesis hace que sea un completo desastre. 

Paralelo al final de esta nueva que termina igual, sólo que en un día soleado. 

Remembranza de Poltergeist 1982

Crítica publicada el día 2 de Julio en el periódico Capital Morelos 

Esta columna no es sobre la nueva versión de Poltergeist. Dudo que la vaya a ver si no es en alguna noche cambiando los canales antes de dormirme, o en algún camión cuando viaje a otra ciudad. Pero en el cine no, y si bien Hollywood todavía no se parece en su totalidad a Televisa con su refritos mal hechos, parecen tenaces en arruinar grandes clásicos como la historia de la familia que son atemorizados por espíritus cuando se mudan a un nuevo residencial, la niña pequeña por su ingenuidad es la que más atrae la atención de los entes, la película se estrenó en 1982 (Producción que tiene sus propia leyenda urbana, hubo muertes en y después del rodaje, una especie de maldición es la idea que se ha formado). Dirigida por Tobe Hooper y producida por Steven Spielberg, es un clásico del cine de terror que no empezó como tal, de hecho al principio tiene muchas risas voluntarias e involuntarias (los rituales que hacen para mantenerse a salvo son reflejo de algo muy domestico), luego pasa al drama y terror; parte de ello es cuando la niña es capturada por los demonios y aparece la médium Tangina Barrons interpretada por una tenaz y gran Zelda Rubinstein; pero no es la única que cautiva, el elenco hace un gran trabajo y la entonces debutante Heather O´Rourke inspira ternura. La película fue nominada a tres premios Oscar y la frase “They are here!” es un icono en el cine de terror. Lo mejor de la cinta es sin duda esa capacidad de pasar de lo sencillo, de un ambiente familiar a un ambiente de confusión, es lo que hace original a Poltergeist. Así que, si decide ver la nueva versión, vea antes la de 1982 y cuando las compare, tenga en mente, que lo de antaño permanece lo nuevo es olvidable.  





Y ahora, algo de Family Guy (Tears of joy)

Lois Griffin: Are you sure Stewie can find his away out?
Psychic: We just gotta be patient Lois. Like waitin' on the results of a blood test. A REAL IMPORTANT blood test.
Chris Griffin: Will I ever see my baby brother again?
Psychic: Only if he can find his way into the light, Chris. For some people it's easier than others. Some people just get lost on the way to the light. They're walkin' along, they stop and say "Ooh, is that a new restaurant? That place must have just opened up cuz I remember there was another place there a few weeks ago." I went in there once and there was a guy with a hair lip eatin' soup - and I was like ewww. It wasn't the restaurant's fault, I know, but I still never went back there. I mean I guess there's only like a 1 in 50 chance of me gettin' the same spoon that he had. But I still don't like them odds.