miércoles, 17 de junio de 2015

Ariel 2015

Columna publicada el día 3 de Junio en el periódico El Sol de Mazatlán 

Hace una semana se entregó el Ariel a lo mejor del arte cinematográfico nacional por parte de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas. He leído comentarios despotricando de la ceremonia y no quiero dejarlo pasar, por lo que voy a aclarar ciertos puntos y dar una opinión al respecto.

 1) Ceremonia aburrida, sosa y nada simpática: Ante una cobertura total de la industria Hollywoodense en cines y contenidos, es obvio que se espera algo tipo Oscar. El Ariel es sobrio (como Cannes), lleno de chistes sarcásticos, personalidades, actores demostrando talento, y un discurso por México.

2) Premian películas que solo ellos ven: El año pasado hubo más de 500 producciones, una cifra espectacular (aún falta), que se puede ver mermada por el recorte cultural (ya cuando se comenzaba a avanzar). Un reclamo del año pasado es que los distribuidores no apuestan por el cine independiente o el de demanda, el cine comercial va a la alza, pero debe haber equidad; falta visión y promoción de las distribuidoras. No fue un cine que nada más la Academia vio, también fue visto en festivales (mundiales y nacionales), cinetecas, funciones especiales y en salas selectas.

3) Es el Ariel, no cuenta, no vale: Hace unos tantos años hubiese consentido, a causa del deterioro nacional de los setentas y a finales de los noventas, no había cine rescatable, salvo unos cuantos pero, conforme fue creciendo la industria, las películas empezaron a ser seleccionadas, ya no había que raspar de los confines para ver a quién se podría nominar, ahora es distinto.

Quien despotrica en contra, es por la misma razón que se ríe de la desgracia a terceros, los que no quieren a México, los que no saldrán a votar no por castigar al sistema sino porque alguien no compro su voto, es por falta de identidad y producto de un cinismo sin fundamentos.

Manténgase atento a cuando lleguen las cintas ganadoras en distintos rumbos como: Güeros de Alonso Ruiz Palacios; La Tirisia de Jorge Pérez Solano; Carmin Tropical por Rigoberto Perézcano; o del documental H20mx de José Cohen y Lorenzo Hagerman, entre muchas otras categorías, vale mucho la pena darse una vuelta por Google y teclear “Ganadores del Ariel” y ver quién recibió premio, hay ciertos filmes comerciales que también fueron premiados.

También, se vale saber quién obtuvo el Ariel de Oro: Bertha Navarro por su calidad de productora en filmes como El Laberinto del Fauno, mujer que abrió camino a las féminas en la industria cinematográfica en México. De igual forma, se le concedió Ariel de Oro a Miguel Vázquez, creador de efectos especiales y precursor de esta modalidad (bien hecha) en México, lo llevo a trabajar con el gran director alemán, Werner Herzog en la película Aguirre, la ira de Dios o Fitzcarraldo. Su trabajo también se vio reflejado en el clásico  ¡Tintorera!


Salvo por el hecho que la ceremonia no es en vivo, todo lo demás va por buen camino ¡Viva el crecimiento del cine en México! 




No hay comentarios: