jueves, 21 de mayo de 2015

Mad Max: Fury Road

Crítica publicada el día 20 de Mayo en El Sol de Mazatlán
(Y compartida por ADN Morelos). 

En 1979  el debutante George Miller sorprendió al mundo con su película post-apocalíptica de acción y ciencia ficción llamada Mad Max, protagonizada por un muy joven Mel Gibson. Esta pequeña cinta australiana se volvió un hito en el cine de finales de los setentas y catapultó a Mel Gibson. Para financiar este proyecto, George Miller trabajó como médico (tiene un título universitario), logró ahorrar 350 mil dólares, y con eso filmó la película que continuo con títulos como Mad Max 2: The Road Warrior (1981) y Mad Max: Beyond Thunderdome (1985) donde participa Tina Turner.  A mediados del milenio, se habló de retomar el proyecto, el elegido para personificar a Max Rockatansky seria Heath Ledger pero, después de problemas para levantar la cinta y la muerte de éste ultimo la cinta se quedó en stand by hasta este momento; Mad Max: Fury Road llega a las pantallas mundiales y Miller de 70 años da una catedra de realización cinematográfica a varios directores jóvenes con el ego hasta la yugular.



Perseguido por su turbulento pasado, Mad Max (Tom Hardy) cree que la mejor forma de sobrevivir es ir solo por el mundo. Sin embargo, se ve arrastrado a formar parte de un grupo de mujeres que huye a través del desierto en un war rig conducido por una emperatriz de élite: Furiosa (Charlize Theron). Escapan de una ciudadela tiranizada por Immortan Joe (Hugh Keays- Byrne), a quien han arrebatado algo irreemplazable. Enfurecido, el Señor de la Guerra moviliza a todas sus bandas y persigue implacablemente a los rebeldes en una Guerra de la Carretera de altas revoluciones.



He estado leyendo varios comentarios acerca de esta película (algunos sin fundamentos, haciendo penosas comparaciones, atreviéndose a decir que es mala), muchos dicen que es algo “como Rápido y Furioso” pero con violencia, como se comentó arriba, Mad Max tiene un antecedente en carretera y en velocidad, este trabajo inspiró a muchos cineastas para sus ideas, es un clásico que no merece comparación hacia la franquicia de Toretto y compañía, es un bochorno decir eso.

Este “reboot” (por así decirlo, un nuevo inicio) se mueve con gran agilidad, posee una gran narrativa provista de acción y persecuciones en sus dos horas. No es cansina (aunque algunos la sienten de esa forma), se mueve en detalles artísticos por su producción como en los carros, en el maquillaje y vestuario, aunque se extraña un poco los recursos reales, aquí el CGI si está presente. El estilo es un atractivo visual, y si ponemos de ejemplo, Alejandro Jodorowsky es lo que más se le acerca a lo que vemos, es tan bizarro que es artístico. Los diálogos son inteligentes.



Su trama que no es muy profunda pero es válida y contundente, la historia es lineal. En un mundo donde solo existen peleas, gasolina, dunas, poca flora y fauna, poca humanidad con gran deshumanidad, lo único que pueden mostrar son contiendas y  levantamientos con lo que tienen a su alcance, porque la tierra como se conoce desapareció debido al holocausto nuclear, terminando con la vegetación (aunque todavía hay armas y gasolina) y el agua escasea. El filme es violento (es clasificación B15, sí, un filme romántico con supuestos tintes BDSM como 50 Sombras de Grey - no los tiene- obtiene clasificación C y esta cinta con alta dosis de sangre es permisible para los adolescentes. Luego de donde viene la frase “¿Quién mato al mundo?” en la película. No es culpa de la cinta, es la doble moral de quien pone la clasificación que puede afectar mentes débiles), nunca se ha desmentido que estos filmes lo son, es una crítica a la sociedad y su falta de sorpresa ante los hechos que pasan, Mad Max muestra el resultado de lo que sucede en la actualidad. Pero incluso, para la violencia hay que tener estilo y justificación, y aquí lo tienen. El personaje de Nux interpretado por sorprendente Nicholas Hoult es el ejemplo de esto, un chico que nació en ese mundo, que solo vive para sentir placer por la violencia y cuando llegue su tiempo, llegar a Valhalla (de la mitología nórdica, es la ciudad de los muertos), la adrenalina y el peligro lo emociona, es leal a Immortan Joe. Pero así como pareciese que tiene una personalidad limitada, su forma de ser es una auténtica belleza y digna de recordar, sus frases son para la posteridad (What a lovely day!).

En esta sociedad futura que está condenada al atraso, y a la extinción, la mujer tiene un papel crucial, tienen cierta equidad, son poderosas y respetadas como Furiosa, pero también es usada  por su papel en la vida, la de procrear. Ya en los pasados filmes las féminas conseguían el papel más importante directa o indirectamente, acarrean consecuencias, lo mismo pasa aquí aunque, en este caso tienen actitud badass y pelean, toman decisiones y hacen el papel de líderes, por ello el protagónico llega a caer en Theron y no en Hardy.



Pocas  veces las actuaciones están a la par, pocas veces la personalidad de cada personaje es tan bien definida, aquí cada uno, desde Tom Hardy, Charlize Theron, Zoë Kravitz, Nicholas Hoult, Hugh Keays- Byrne (quien apareció como villano en la primera de Mad Max), Josh Helman, Riley Keough, Abbey Lee, hasta la ex modelo de Victoria´s Secret, Rosie Huntington- Whiteley están acorde e increíbles en su papeles, cada uno es disfrutable.


En la actualidad ya casi no te encuentras filmes como estos, con corrida comercial y que posea una visión mayor, que no sigan las reglas o instrucciones de lo que puede o no gustar. Vamos en el mes cinco del año, y por fin sale un filme que será digno de recordar a finales del año y en los próximos. ¡Atestíguame!

No hay comentarios: