martes, 5 de mayo de 2015

El Código Enigma

Crítica publicada el día 8 de abril en el periódico El Sol de Mazatlán.



Esta cinta fue nominada en la pasada entrega de los Oscars con 8 nominaciones, de las cuales ganó uno, mejor guion adaptado, categoría en la que estaba Whiplash o Inherent Vice. El discurso de Graham Moore agrado por sus inspiradoras palabras “manténganse raros, manténgase diferentes”, una reflexión que bien podría concluir después de ver la película sobre Alan Turing. 

Alan Turing fue un matemático, analista, criptográfico, pionero de la informática moderna y héroe de guerra. Fue reconocido por haber descifrado los códigos teóricamente irrompibles de la máquina alemana Enigma, lo cual determinó el declive de la Segunda Guerra Mundial. Lejos de ser admirado como un héroe, Turing fue acusado y juzgado por su condición homosexual en 1952, un par de años después se presume que Turing cometió suicidio. El Código Enigma es una Biopic de Turing. 

Por muy adaptación que fuese, debería de ser más fiel a los hechos, o sobreponer otros aspectos de la cinta para contrarrestar lo que no está del todo implicado. Aún es desconocido cómo este guion pudo ganarle a las obras arriba mencionadas. Junto con Foxcatcher, era uno de los filmes más débiles en la terna a Mejor Película (ganó nominación sobre Gone Girl o Nightcrawler), pero lo hecho, hecho esta y la película podría servir para obtener conocimiento de Alan Turing. 

El Código Enigma, posee una buena edición y parece adecuada y bien realizada, pero tiende a caer constantemente, y si lee sobre el suceso y de algunos detractores, podrán darse cuenta que hubiese sido más adecuado hacer algo realista y memorable a algo que en ocasiones parece fantasía y algo olvidadizo. Contrario de otros filmes con tema Nazi, la película se desarrolla tras bambalinas, aquellos que trabajaron “de lejos” o en oficinas, tratando de dar por terminada la guerra; el diseño de interiores en oficinas o lugar de trabajo sumerge. 

Si la película se sostiene, es por actuaciones como la de Keira Knightley, Matthew Goode, Allen Leech, Matthew Beard, Mark Strong, y por el gran Benedict Cumberbatch quien plantea un Turing poderoso en cuanto a sentimientos, pasión e inteligencia; es en gran parte por el retrato que hace el inglés que la película se mantiene sin tambalearse tanto (porque tiende a hacerlo).  

Resulta conmovedor saber sobre Turing, en gran medida eso es, junto con la actuación de Cumberbatch, lo sobresaliente de esta obra, da la oportunidad de conocer a ciertos desconocidos de otras ramas, y quizá hubiera sido notorio mostrar el momento desgarrador final de Alan Turing, pero se entiende lo que el director Morten Tyldum quiso plasmar, se sobresale por el ser natural, la elecciones personales, los sentimientos, gracias a esto se encamina a un ámbito profesional, todo esto ayuda a formar al ser humano que se es y que está buscando vivir y ser feliz. Tras casi cincuenta años de haber sido encarcelado, castigado y por ello Turing se suicidó, la Reina Isabel le otorgó el perdón en el 2013.

No hay comentarios: