miércoles, 11 de febrero de 2015

Boyhood

Critica publicada el día 4 de Febrero en El Sol de Mazatlán



De niña, cuando veía escenas que decían “3 años después” o “10 años después” me preguntaba  ¿Cómo harían para hacer que el tiempo pasara rápido? ¿Filmarían antes las escenas y esperarían tiempo para realizar las siguientes? Estaba muy pequeña, pero conforme fui creciendo dije: “sería un experimento interesante”; uno ve videos de personas en Youtube donde se tomaron una foto diaria por años y se ve el resultado en unos minutos. Boyhood es eso, es un experimento de tiempo y edades. 

Dirigida por Richard Linklater (Antes del Amanecer, 1995) cuenta la historia de Mason (Ellar Coltrane), comenzando a los 6 años, pasando por años en su vida como el divorcio de sus padres (Ethan Hawke y Patricia Arquette), la vida, la adolescencia, su alrededor, hasta llegar a los dieciocho años, justo al entrar a la universidad. La película fue rodada por 12 años.


Si, ese es el punto de partida, el filme fue rodado en 12 años, en intervalos de días en cada año (es decir, veinte días en el 2009, otros veinte días en el 2010 y así sucesivamente; si filmar en dos días un video musical o cortometraje es laborioso, imagina unos días por años). Vemos pasar el tiempo en los actores grandes y en los pequeños, que es donde más se nota el cambio. La cinta podría haberse tomado como un documental, o un experimento, y de cierta manera lo es, es otra forma de hacer video, de jugar con la cámara, con la vida, las audiencias, las historias. Y si bien, no vemos nada extravagante en la película, a sincerarnos, el filme está un poco sobrevalorado, no hay un momento de tensión o una fuerza argumental enorme que empuje al filme a ser una obra maestra como muchos lo dicen (se entrevió algo interesante en el segundo matrimonio de la “Mama”) lo que sobresale, y por eso se aplaude, es que en Boyhood se manejan los sentimientos a flor de piel, etapas de nuestra vida que pasamos y volvemos a retomar gracias a la cinta pues nos preguntamos una y otra vez qué hicimos en ese año, en ese tiempo, ¿he tenido conversaciones con mis padres de esa forma?, ¿cómo experimenté ese cambio?, ¿yo nunca he hecho eso? Esas son preguntas que Boyhood responde en el protagonista, es lo que ves. 



En cuanto a las actuaciones, las de los adultos son sobresalientes, sobre todo la de Patricia Arquette, que conservó la esencia y la evolucionó hasta los 12 años que vemos, no en balde la actriz está siendo acreedora a todos los premios de la temporada a mejor actriz de reparto y posiblemente obtendrá el Oscar, se lo merece, es una de las actrices subvaloradas de estos tiempos. Ethan Hawke (quien hubiera dirigido el filme en llegado caso que Linklater falleciera) también esta ameno, más no tiene tanta resonancia como Arquette, aunque su papel es importante y nunca pierde de vista a sus hijos. En cuanto a los niños,  por su parte Samantha (Lorelei Linklater, hija del director) tiene pocos momentos para brillar, de hecho se nota harta en algunos instantes, pero en otros algo confundida, muy propio del papel que tiene. Ellar Coltrane es el conejillo de indias, es a quien vemos crecer en dos horas y media, a quien vemos volverse callado, introspectivo, el personaje él lo creo, si él es como el personaje no lo sabemos, pero vemos un cambio de la niñez a la adolescencia sorprendente, un cambio que solo los padres pueden notar, porque incluso uno es ajeno a eso. El desenvolvimiento  de Coltrane no está mal, no hay punto de referencia con que compararlo, es solo dejarse llevar. 



Al filme le esta yendo bien en premios, pero no hay muchos que sepan sobre Boyhood, quizá los que lean de cine, y estén atentos a la sección de espectáculos. Conózcala, vale la pena por el gran logro que tuvo. La cinta tiene el mérito de ser constante en las grabaciones, que todos se hayan comprometido, que quisieran formar parte de este proyecto, que el director no haya abandonado la cinta debido a cosas personales o por otros proyectos (pues los hubo y los grabó). 12 años de vida en la historia de varios actores, en historia de la vida norteamericana (Votaciones para elegir a Obama) y pop (hay una escena sobre Harry Potter) y mucho más. Quizá, en un tiempo, así se hagan otros filmes, es decir, lo que de pequeños nos imaginamos realmente se hará realidad: tardaron años en filmar ese pedazo para que tú disfrutes de la historia que tienen por contarnos actores, director, y equipo de producción.

Un Trailer Honesto: 
 


No hay comentarios: