sábado, 24 de enero de 2015

Whiplash

Columna publicada el día 15 de Enero del 2015 en el periódico Capital Morelos


Para cuando esté leyendo esto las nominaciones al Oscar recién se anunciaron, justo ahora. Termine de leer y vaya a las ternas y vea si esta película está nominada o no. Sí lo está, ya tiene doble propósito y sí no, es triple, pues si esta película no está nominada y no merece la publicidad que con ello logre (para eso son los premios) entonces en definitiva la academia no sabe apreciar contenidos. Son obras como Whiplash las que nos dice que aún hay talento en la industria. Se trata sobre un joven baterista de jazz (Miles Teller), quien se esfuerza por lograr llegar alto en su carrera, por otro lado se encuentra un profesor de orquesta (J.K Simmons) lleno de frustraciones y mal humor, su método de presión es muy distinto al permitido en cualquier institución. Por ello, el joven comienza a perder su humanidad para alcanzar el éxito. El filme es hábilmente dirigido por el (casi) primerizo Damien Chazelle. En un mundo donde cada vez se te exige más con casi ninguna garantía lo único que puedes tener es la satisfacción de haber dado todo y hecho tu mejor esfuerzo. En una época donde la deshumanidad está cada vez más presente, es peligroso bajar la guardia ante lo que tenemos y ofrecemos, pues ya hay personas que han sido contaminadas y nos pueden contagiar. De eso va Whiplash. Con excelentes actuaciones por parte del casi novato Miles Teller y del gran J.K Simmons, la cinta que es pequeña en realización pero grande de corazón invita adentrarnos en el maravilloso mundo de la música (ponga aquí el área o trabajo que quiera) y exigirnos más, reivindicarnos sin cursilerías sino por pasión, orgullo y esfuerzo. Sin desmeritar ninguna escena, cada una tiene su contenido, pero la escena final habla y resume todo con un resplandor de talento puro por parte de los protagonistas donde el perdón y las gracias esta dado. 

No hay comentarios: