sábado, 31 de enero de 2015

De los Oscares: Mejor Película Animada



La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas cometió un grave error, mas no es y seguramente tampoco será la primera vez. El jueves pasado en la categoría de Mejor Película de Animación omitieron la cinta La Gran Aventura Lego, la cual fue estrenada el pasado Marzo y previo a su estreno la pregunta era ¿qué se puede decir en un filme que involucre Legos? la palabra es imaginación, la película está llena de buenos momentos, es innovadora y creativa, con grandes mensajes y muy divertida. Así pues, el Oscar la ignoró y solo la nominó a mejor canción original (Everything is Awesome), si bien los premios no son importantes, involucran una gran publicidad con la que cautivaría a nuevos espectadores. De todas formas el director dijo que el crearía su propio Oscar a base de Legos. Por ello, las otras cintas nominadas fueron relegadas tras la publicidad de la omisión, todo apunta a que Cómo Entrenar a tu Dragón 2 fue la encargada de evitar que los “bloques” estuvieran en dicha categoría; nadie sabe por qué. Las otras películas merecen estar ahí, la encantadora Boxtrolls de la talentosa empresa Laika está presente; la conmovedora y muy abrazable Grande Héroes se encuentra en dicha categoría; Song of the Sea ya atrajo miradas tras su nominación, el curioso filme de animación tradicional con toques de acuarela proveniente de Irlanda espera ser más conocido tras este nombramiento; Japón es un activo en esta categoría, vuelve aparecer con el filme El Cuento de la Princesa Kaguya (¿Qué pasará cuando Studio Ghibli cierre sus puertas?) con una animación muy distinta a la acostumbrada por el estudio. Quedo en la carrera la película con matices mexicanos, El Libro de la Vida. Lo bueno de los que están y de los que no, es que la imaginación continua y ningún premio va evitar que sigan dibujando y creando historias mejores que las nominadas a mejor película del año. 



sábado, 24 de enero de 2015

Primicia Mortal



Crítica publicada el día 21 de enero del 2015 en el periódico El Sol de Mazatlán

Más de alguna vez nos hemos  preguntado cómo llegan los camarógrafos de noticias tan rápido a los lugares de los hechos. Corresponsales es la respuesta o… ¿video aficionados? ¿Cámara de celular? O ¿algún otro particular que graba la situación?  Si usted respondió que todas, está en lo correcto. Sí es posible que los corresponsales lleguen a tiempo, pero es una apuesta de 3 a 8 y es casi tarde cuando lo hacen. Curioso, ahora que pasan ese tipo de reportajes lo único que uno piensa es en esta película. 

Dirigida por Dan Gilroy cuya obra es su ópera prima como director (pero tiene un gran trabajo como escritor), la historia es sobre un ambicioso reportero freelance (Jake Gyllenhaal) que se adentra en el mundo del periodismo criminalista y amarillista de Los Ángeles, dónde se pone a prueba la ética cada noche.


 Lo que se nos presenta aquí es una gran cinta que puede llegar a mostrarse en las clases de periodismo, ética y video en la universidad. Louis Bloom es un chico que al parecer no tiene futuro, ruega por una oportunidad de trabajo, es algo creepy de hecho, su ética es cuestionable, y la cámara lo convierte en una persona non grata pero “admirable”, pues el afán de superación, de pertenencia, y de ambición es tal que eso es digno de loar, sin embargo, el método que utiliza no es muy humano. De hecho, es muy posible que, quienes se dediquen a esto no lo sean, muchas veces fotógrafos, reporteros, camarógrafos por lograr la nota tienden a cambiar, desobedecer normas, cubrir rastros, mentir, y no ayudar (olvidándose de su calidad humana) para que a través de la televisión salga algo que provoque indignación. Cabe destacar que eso no es ser periodista, pero ante un mundo previsto de deshumanidad y  morbo lo que estos “profesionales” hacen es dar lo que la gente quiere ver. Con tomas de noche en su totalidad, el filme presenta momentos grandiosos sobre el amarillismo puro, acción y suspenso constante.

Jake Gyllenhaal, cuya nominación al Oscar por este trabajo no llego, crea a este personaje que parece enfermo (bajo varios kilos), desadaptado, ambicioso, mezquino y cínico, todo en uno. Quizá por ello no lo nominaron, la Academia no quiere reflejar lo “malo” de su sociedad y premiar estas cintas (ya se ha visto con We Need to Talk About Kevin en el 2011), no importa, el personaje de Bloom llega a otro punto, un personaje que conformen pasen los años su modo errático será recordado cuando se popularice la película. Primicia Mortal es Jake Gyllenhaal.


La idea del realizador y las actuaciones secundarias de Rene Russo o Riz Ahmed ayudan al personaje de Bloom para seguir con su camino; camino que no deja tener sus errores en la historia si la idea es ponernos duros, pero como no queremos, cualquier detalle de este tipo lo sobrepasa el entretenimiento, la actuación, el nerviosismo y la perturbación que sentimos cuando vemos los actos de todos los involucrados para llevarnos una “verdad” a expensas de uno mismo o de esa realidad que deben y no quieren mostrar, por el contrario, alteran.

Whiplash

Columna publicada el día 15 de Enero del 2015 en el periódico Capital Morelos


Para cuando esté leyendo esto las nominaciones al Oscar recién se anunciaron, justo ahora. Termine de leer y vaya a las ternas y vea si esta película está nominada o no. Sí lo está, ya tiene doble propósito y sí no, es triple, pues si esta película no está nominada y no merece la publicidad que con ello logre (para eso son los premios) entonces en definitiva la academia no sabe apreciar contenidos. Son obras como Whiplash las que nos dice que aún hay talento en la industria. Se trata sobre un joven baterista de jazz (Miles Teller), quien se esfuerza por lograr llegar alto en su carrera, por otro lado se encuentra un profesor de orquesta (J.K Simmons) lleno de frustraciones y mal humor, su método de presión es muy distinto al permitido en cualquier institución. Por ello, el joven comienza a perder su humanidad para alcanzar el éxito. El filme es hábilmente dirigido por el (casi) primerizo Damien Chazelle. En un mundo donde cada vez se te exige más con casi ninguna garantía lo único que puedes tener es la satisfacción de haber dado todo y hecho tu mejor esfuerzo. En una época donde la deshumanidad está cada vez más presente, es peligroso bajar la guardia ante lo que tenemos y ofrecemos, pues ya hay personas que han sido contaminadas y nos pueden contagiar. De eso va Whiplash. Con excelentes actuaciones por parte del casi novato Miles Teller y del gran J.K Simmons, la cinta que es pequeña en realización pero grande de corazón invita adentrarnos en el maravilloso mundo de la música (ponga aquí el área o trabajo que quiera) y exigirnos más, reivindicarnos sin cursilerías sino por pasión, orgullo y esfuerzo. Sin desmeritar ninguna escena, cada una tiene su contenido, pero la escena final habla y resume todo con un resplandor de talento puro por parte de los protagonistas donde el perdón y las gracias esta dado.