domingo, 28 de diciembre de 2014

Los Juegos del Hambre: Sinsajo Parte 1



Crítica publicada el día 10 de Diciembre en el periódico El Sol de Mazatlán.
Cuando supe que el libro Sinsajo seria dividido en dos partes tuve dudas al momento. El libro habla sobre el inicio de la revolución, el paso de esta y su fin (dura poco), la supervivencia, terrorismo, complot, pláticas sobre levantamientos, guerra, establecimiento del orden y trastorno de estrés postraumático. He de confesar que al ver el resultado no me resultó descabellado ni malo: no hay nada de acción (será en la siguiente), trata sobre la construcción de un enfrentamiento en contra del sistema, y lo tocan bien, digamos que es una película cuyo título pudo ser “Cómo entender que el gobierno te está esclavizando y qué hacer para revelarte for dummies”.


 Tras Los Juegos del Hambre  (2012) y En Llamas (2013), llega la tercera entrega de la saga. La crónica futurista de Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence) entra en un nuevo mundo. Los juegos han quedado totalmente destruidos para siempre, pero la lucha para sobrevivir está a punto de intensificarse. Katniss tendrá que hacer frente a obstáculos imposibles, observada por una nación llena de esperanza, y hacer uso de todo su coraje y su fuerza contra el todopoderoso Capitolio. Se da cuenta de que no tiene más opción que extender sus alas y personificar en cuerpo y alma el símbolo del Sinsajo. Aunque solo sea para salvar a Peeta (Josh Hutcherson), deberá convertirse en una líder.

 
La revolución está por comenzar, pero aún se necesita una fortaleza, un símbolo, un líder. La historia nos ha mostrado que es lo que un pueblo necesita. Una idea que sea abrazada y seguida, no sé sabe quién es, ni cómo vive, pero su rebelión cautiva lo suficiente para dar la vida por ese símbolo. Katniss Everdeen lo es, y es utilizada, ella no quiere serlo (tiene la fuerza para serlo), mas no quiere. Y usted espectador se dará cuenta en la segunda parte (si es fielmente retratada, en esencia al menos) cómo los gobiernos la utilizaran para sus fines. Aquí se habla de los planes conspiratorios y el convencimiento para que ella acepte ser la imagen (como el cartel  del tío Sam “I Want You” del ejército de los Estados Unidos o Andrea Legarreta hablándonos sobre el Partido Verde Ecologista o Damian Alcazar y Elena Poniatowska hablando de AMLO) y otro comando guie y se ocupe de la tarea sucia y de hacer política. Si no se ha dado cuenta, los libros (y películas, pero por lo bajito) disfrazados de “maravilla adolescente”, han sido instructores de cómo un pueblo se levanta harto de dónde lo tienen; no en balde una chica fue apresada en Tailandia por utilizar la seña de respeto del Distrito 12 (aunque también es conocida como la seña scout, pero debido al filme se ha popularizado y obtenido otro significado), por eso digo “para dummies” (para tontitos), porque hay personas que no terminan por entender o comprender. Mientras veía el filme, recordaba los acontecimientos de Egipto para derrocar a Hosni Mubarak, y cómo México se ha levantado aún sin guion final.  De esto se trata Los Juegos del Hambre, de un grupo de desdichados que en su camino les tocó la mala fortuna de plantarse ante unas situaciones y una cosa fue llevando a la otra. En la siguiente parte se dará cuenta que no hay final feliz…del todo, o por un tiempo. 


En la cinta también vemos  unos cuantos nuevos personajes: la presidenta del Distrito 13, Coin (Julianne Moore), el soldado Boggs, que en el libro muestra más personalidad que los pocos minutos en el filme (Mahershala Ali), la directora de televisión Cressida, interpretada tenazmente por Natalie Dormer. Volvemos a ver a personajes conocidos, algunos con menos minutos que otros como Josh Hutcherson interpretando a Peeta (sus últimas escenas están geniales); el finado Phillip Seymour Hoffman a quien le dedican el filme como Plutarch; al gran Woody Harrelson como Haymitch (no se puede imaginar a otro en su piel); y Jennifer Lawrence, siempre estupenda y aún más cuando sabe que este es su lugar, ella es Katniss.
Los aspectos técnicos están bien, sobre todo los escenarios y destaca la música y la musicalización de la canción The Hanging Tree, canción sumamente triste que viene en los libros y trata sobre que la vida en tortura, en suplicio no puede llamarse vida, y que es mejor la muerte; esta canción se ha popularizado y está en el top de ventas. 


El filme tiene algunas partes esenciales si eres lector de los libros, partes que no imaginaste ver, algunos cambios para bien (como el que estuviera Effie). Pero no es un filme de acción, son pláticas para que entiendas que, para que haya cambio, hay un previo detrás, el próximo año abundaran las explosiones.  Tenía curiosidad por ver cuál sería la reacción de muchos ante este filme, cincuenta y cincuenta ha sido el resultado, algunos no le entendieron o no les gustó, a otros les agradó por lo que representa. Lo típico de hoy en día.  

No hay comentarios: