martes, 11 de noviembre de 2014

Recordando El Resplandor



Ante la pregunta ¿Qué película recomiendas ver para estas fechas? Comienzo a decir, cualquiera, menos Annabelle, spin off de El Conjuro (2013) y que se hizo con tan poco presupuesto o talento que Vacaciones de Terror (1989) de Pedrito Fernández produce más susto que dicho filme (la verdadera secuela llegará en el 2016). Bueno, podría recomendar o no alguna que se encuentra en cartelera pero… ¿Se acuerda de la canción Hotel California de The Eagles? A mí me recuerda a El Resplandor (1980). Si quieren sentir terror psicológico, enfrentarse a la claustrofobia y paranoia de un lugar cerrado y solitario, fantasmas y vivir una historia inteligente detrás de todo lo que se muestra en la cinta, dicho filme traspasa el tiempo, y aunque en un principio la crítica no estuvo a su favor, ahora es un hito en la cinematografía. Incluso, hay un documental llamado Room 237 (2012) donde se platican hipótesis sobre la película, circunstancias sociales, políticas de ese entonces y algunas conjeturas sobre el director Stanley Kubrick. La cinta está basada en la novela homónima de Stephen King. 



La sinopsis es la siguiente, el escritor Jack Torrence (Jack Nicholson) se traslada junto a su mujer Wendy (Shelley Duvall) y su pequeño (y extraordinario) hijo Danny (Danny Lloyd) al Overlook, un majestuoso hotel en las montañas de Colorado para cuidarlo durante el invierno, tiempo en donde se queda completamente vacío. Al principio todo va bien, pero entre más se aíslan, esto produce que Jack comience a volverse paranoico, a la par, empieza a ocurrir cosas en el hotel que hacen pensar que hay “algo” más aparte de la familia.



El aislamiento siempre suena bien, La Noche de los Muertos Vivientes (1968), Señales (2002), La Habitación del Pánico (2002) entre otras, son algunos ejemplos de la capacidad actoral y narrativa cinematográfica a la que deben de hacer caso el equipo de producción para sacar avante dichos filmes. Bajo la orden del maestro Kubrick en su única película de terror, El Resplandor (cuyo restreno está disponible en algunas próximas salas en la república mexicana) es una larga película cuyos minutos son perfectamente utilizados, contiene todo tipo de emociones, y la tensión es permanente, la escena en donde Danny (un perfecto plano secuencia con la recién inventada Stedycam) recorre los pasillos del hotel es de lo más impactante, por el nivel de cinematografía, la tensión generada por la música de Wendy Carlos y Rachel Elkind, la fotografía de John Alcott (y Garret Brown como operador de la Steadycam) y por supuesto, esos encuentros de Danny, no queda más que decir “ni loco, voy por ahí sólo en dicho hotel”. Quizá bajo ningún director dichas escenas hayan sido tan memorables, tan opresivas, y tan grandemente ambientadas. Otra de las genialidades son los llamados “huevos de pascua”, mensajes ocultos en las películas para darnos a entender algo, en este filme hay varios “errores voluntarios”, nos quieren dar a entender algo, ya sea si son alucinaciones o bien, hay algo a notar. 



Como dato curioso, Stephen King se encargaría de realizar el guion, pero después de que le dijeran lo complicado que era Stanley Kubrick decidió no hacer el guion y corrió a cargo del mismo director y Diane Johnson. Kubrick, no dirigiría una película hasta el año de 1987, Full Metal Jacket.  



30 años después, aun es una cinta que no es del todo conocida por las nuevas generaciones, es un filme que poco se encuentra en los canales de televisión, pero no dude en buscarla en Netflix, o en lugares de renta de películas, encargarla por Amazon. El Resplandor resplandece una y otra vez que es vista.

No hay comentarios: