martes, 7 de octubre de 2014

Cantinflas



Recuerdo que la primera vez que preste atención a una película del personaje Cantinflas, tendría unos ocho años, me dirigía a Culiacán y fue con El Señor Doctor (1965). Luego, mi padre me contó que mientras él estudiaba en la Ciudad de México caminaba por la Av. Insurgentes cuando vio a Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes mirando hacia el cielo, con sus lentes de colores característicos, estaba serio y nunca bajo la vista. Ese era “Mario”. Un hombre que en opinión de quienes lo entrevistaron y trataron, era sangrón y déspota, pero dicen, hacia obras de caridad; quizá solo quería desapartarse de su creación o no figurar. No tuvo hijos, aunque intento adoptar a tres previo a su único hijo legítimamente adoptado de madre estadounidense (y cuya vida es un huracán y una vergüenza para la familia - tanto para los Moreno como los Ivanova - e incluye el suicidio de su mismo hijo).  “Cantinflas” es el ídolo, el mito, el personaje, parte de la historia del cine mexicano y del mundial, no hay duda de que Mario era un excelente actor. El mismo Charles Chaplin diría que fue el máximo cómico del mundo (Chaplin y su legado de sangre  ha tenido un destino muy distinto en comparación a Moreno). Todo lo de Cantinflas, ha llevado a realizar estudios filosóficos. Como dato: las Biopics (comunes en EE.UU como J. Hoover en el 2011 o Diane del 2013, entre otras) la mayoría de las veces salen mal libradas. 

Corría el año de 1956 cuando se disponían a filmar La Vuelta al Mundo en 80 días, a la par, esta cinta retoma en flashbacks el inicio del personaje.  
La idea de los realizadores es plasmar un homenaje al cine de la época de oro en México, ser una película familiar (no hay escena violenta, ni de sexo, y hay pocas malas palabras). Dirigida por Sebastián del Amo (El Fantástico Mundo de Juan Orol, 2012), Cantinflas explora el comienzo del personaje en las carpas, pasando por su vida en el teatro, luego en el cine, su opulencia, un poco de su vida y el triunfo en la meca Hollywoodense al ganar un Globo de Oro por La Vuelta al Mundo en 80 Días. La cinta personifica al mito, a la leyenda. Como persona es complicado pues el hombre era un misterio, muy hermético y así se formó la idea de su personalidad difícil en el medio. Vemos su paso por varias etapas, incluyendo la del “peladito” hasta cuando su status social se eleva. La cinta contiene referencias a filmes y a estrellas de aquella época, hay muchos cameos en ella, y dentro de ellos hay otros cameos de “personalidades”, “actores”, “estrellas” y “actorchuzos” de cine y televisión que por parecerse un poco, están allí, algunos caen en lo caricaturesco (¿Julio Bracho como Jorge Negrete?). Si bien es interesante, también tiende a ser un distractor en la historia y en la sala cinematográfica.  Aunque pone a reflexionar sobre la creación de otras Biopics o recreación de momentos históricos en la industria. Sería bueno sugerir más adelante ¿Un filme de Vitola, Dolores del Rio o de María Felix, quizá? 

Oscar Jaenada, sufrió del patriótico racismo mexicano cuando fue contratado para el filme (pero ¿acaso a Gael García Bernal los Argentinos le han recriminado personificar al Che Guevara o los Cubanos a Demian Bichir por ser Fidel Castro?). Oscar es lo más increíble de esta cinta, tiene un gran parecido con el artista, estudió y adquirió los modos de Cantinflas, sus diferentes tonos de voz (quitándose el acento español), el cantinfleo, su comportamiento, su expresión corporal, todo es excelso. Jaenada es un magnifico actor y su interpretación debe ser aplaudida. Quizá por eso el filme se estrenó en Estados Unidos primero, es evidente que quieren ver si hay una nominación al Oscar. Ilse Salas como Valita Ivanova fue otra buena elección.
Por otra parte, la película fue una producción ambiciosa, de la que no se escatimaron gastos. Posee una gran producción en todos los sentidos  ("Socios Capitalistas")**. Resalta la fotografía y la gran edición que mantiene al tanto con una buena narrativa cinematográfica. Sin embargo, omiten su descubrimiento como “Cantinflas”, su ascenso y entrada al cine o dueto con Manuel Medel (en la cinta supone una enemistad que no trascendió mas que en el teatro, cuando realmente actuaron en filmes juntos), en contraparte, hay un resumen adecuado de sus actividades sindicales y un casi nulo desinterés sobre los rumores de romances extramaritales. 


No es el bodrio del que hablan, el cast y staff merece reconocimiento. Pero tampoco es un gran filme, no merece ser mandado a competir por premios, la historia entorno a La Vuelta al Mundo en 80 Días no lo amerita, divaga y el final tan abrupto engloba una metáfora de felicidad, éxito universal y la conquista a la american way of life. Hay unos cuantos destellos, uno de ellos son los créditos de la escena de El Bolero de Raquel (1956), es genial. Pero es simplemente, una cinta más, que hubiese sido imposible de realizar hace tiempo por problemas de dinero, de talento y audiencia. Se aplaude que la industria se esté abriendo paso para todo tipo de filmes, niños, jóvenes y hasta ancianos se dan cita entre lo antaño y moderno. 

Ve a formarte una opinión sobre este filme. Pero si quieres ver a Cantinflas en su apogeo, recuerda más allá, y acuérdate que por él se creó una palabra más en el vocabulario español,  o explora videos en Youtube sobre su sátira social, ahora bien, sugiero que veas Ahí está el detalle (1940), una de sus más grandes obras. 


** Sume 1+1 para indagar quién financió la obra.

No hay comentarios: