domingo, 24 de agosto de 2014

¿Solo Amigos?

Texto publicado el día 20 de Agosto en el periódico El Sol de Mazatlán.



Hay una buena cantidad de películas que hablan sobre amigo(s) que se enamora(n) de otro amigo: La Boda de mi Mejor Amigo (1997), El Objeto de mi Afecto (1998), Sólo amigos (2005); otras donde el sexo y amistad se conjugan: Amigos con Beneficios (2011) o Amigos con Derechos (2011), otras donde es amor puro a primera vista: Diarios de una Pasión (2004), Orgullo y Prejuicio (2005) y otras tantas que son atípicas como: Tienes un E-mail (1998), 500 días con ella (2009), Simplemente No Te Quiere (2009), Realmente Amor (2003) , Siempre el Mismo Día (2011), películas con romance, comedía, drama y mucho más que tienen algo en común, un toque especial en ellas, algo que te invita a conectar con el público, ya sea con risa, historia, actores, dialogo, tema y más. 


Mientras todos a su alrededor, incluyendo a su compañero de piso Allan (Adam Driver) parecen haber encontrado la pareja perfecta, Wallace (Daniel Radcliffe) decide poner su vida amorosa en espera. Es entonces cuando conoce a Chantry (Zoe Kazan) una animadora que vive con su novio de mucho tiempo Ben (Rafe Spall). Wallace y Chantry establecen una conexión instantánea, entablando una estrecha amistad. Aun así, no se puede negar la química entre ellos, lo que lleva a la pareja a preguntarse, ¿y si el amor de tu vida es realmente tu mejor amigo?



Originalmente fue pensada como una Playlet, una obra de teatro de 3 a 4 minutos de duración, luego se alargó a una obra más extensa llamada Toothpaste and Cigars, presentada en Toronto (de ahí el por qué se desenvuelve en dicha ciudad). ¿Qué puede salir mal? Una trama interesante: La Friendzone, un elenco encantador, un protagonista que atraerá a fanáticas, una película romántica siempre es bien recibida en las salas. Pero salió mal. ¿Qué pudo ser? Un mal planteamiento en la historia. Diálogos confusos (justificado con la palabra “ingenio”), y demasiados complejos para lo que debe de ser una película sencilla, ¡es amor! Ya es complicado, hazla agradable al público, que la gente quiera enamorarse e incluso decepcionarse. ¿Sólo amigos? Trata de reflexionar mucho sobre el amor, y no lleva a esté, lo hace en palabras, pero en pocos actos verídicos. Se siente más cómoda la historia de los amigos, la pareja secundaria de Adam Driver y  Mackenzie Davis con mucha diversión, química, y llena de espontaneidad o la de Zoe Kazan y su prometido Ben (Rafe Spall) que la de los protagonistas: Daniel Radcliffe y la misma Kazan. Curioso, para aquellos que les agrade la subcultura independiente y moderna con toque antiguo (Hipster), este es un filme donde sus realizadores pueden ser descritos de esa forma, se nota en la cinta, es pretenciosa sin que lo hayan advertido, quiere agradar pero quiere hacerlo tanto, que pone poca atención al progreso. 



Las actuaciones están bien, todas competentes. Adam Driver y Mackenzie Davis son los que resaltan, cabe señalar a Megan Park, Jemima Rooper, Rafe Spall y los milésimos segundos de Oona Chaplin, agradables en sus personajes, aunque Spall tiende a ser un poco más alzado (un tanto pesado) en su personaje. Ahora bien, los protagonistas, independientemente de que cuesta trabajo ver a Daniel Radcliffe fuera de su papel de mago (sus otros compañeros de la franquicia van bien, a Daniel es a quien le ha costado más, a pesar de tener más propuestas y trabajos realizados), hay que aceptar que es un buen actor, pero, al igual que a Zoe Kazan (quien también es una actriz en potencia) les ha faltado mejor dirección, hay química entre ellos, pero el problema es el desarrollo de los personajes, les faltó evolución dentro de la trama. Amar significa mucho más que seguir a una persona, sino, estar dispuesto al sacrificio por ella. No son ellos, es la historia.
Los aspectos técnicos son delicados, no hay que porque abundar en ello: No hay una buena producción. 



A  ¿Sólo Amigos? Le robaron su desarrollo. Pero quizá, habrá tantos en la friendzone, que sea la película de sus sueños por aquel final que presentará, uno soso.  El ser solo amigos hace que recordemos las pláticas de secundaria con amigas/os sobre esa persona que “no nos pelaba”; ese compañero que creaba mariposas en el estómago y no querías confesar tus sentimientos por miedo a perderlo; el mejor amigo del novio que comenzó a hacer mella en la novia; sobre la persona que no tiene suerte en el amor; ese individuo que ve con otros ojos a la amiga/o pero sabe que nunca tendrá una oportunidad; los amigos que lograron pasar esa barrera y estar casados hoy en día; las películas y libros que hablan de amores imposibles o amores eternos… en esta cinta falto romance, falto un homenaje verídico a los amigos verdaderos, al amor entre ellos. Quizá, si no se hubieran empeñado a que todo saliera bien, lo hubieran conseguido naturalmente. 

No hay comentarios: