domingo, 24 de agosto de 2014

¿Solo Amigos?

Texto publicado el día 20 de Agosto en el periódico El Sol de Mazatlán.



Hay una buena cantidad de películas que hablan sobre amigo(s) que se enamora(n) de otro amigo: La Boda de mi Mejor Amigo (1997), El Objeto de mi Afecto (1998), Sólo amigos (2005); otras donde el sexo y amistad se conjugan: Amigos con Beneficios (2011) o Amigos con Derechos (2011), otras donde es amor puro a primera vista: Diarios de una Pasión (2004), Orgullo y Prejuicio (2005) y otras tantas que son atípicas como: Tienes un E-mail (1998), 500 días con ella (2009), Simplemente No Te Quiere (2009), Realmente Amor (2003) , Siempre el Mismo Día (2011), películas con romance, comedía, drama y mucho más que tienen algo en común, un toque especial en ellas, algo que te invita a conectar con el público, ya sea con risa, historia, actores, dialogo, tema y más. 


Mientras todos a su alrededor, incluyendo a su compañero de piso Allan (Adam Driver) parecen haber encontrado la pareja perfecta, Wallace (Daniel Radcliffe) decide poner su vida amorosa en espera. Es entonces cuando conoce a Chantry (Zoe Kazan) una animadora que vive con su novio de mucho tiempo Ben (Rafe Spall). Wallace y Chantry establecen una conexión instantánea, entablando una estrecha amistad. Aun así, no se puede negar la química entre ellos, lo que lleva a la pareja a preguntarse, ¿y si el amor de tu vida es realmente tu mejor amigo?



Originalmente fue pensada como una Playlet, una obra de teatro de 3 a 4 minutos de duración, luego se alargó a una obra más extensa llamada Toothpaste and Cigars, presentada en Toronto (de ahí el por qué se desenvuelve en dicha ciudad). ¿Qué puede salir mal? Una trama interesante: La Friendzone, un elenco encantador, un protagonista que atraerá a fanáticas, una película romántica siempre es bien recibida en las salas. Pero salió mal. ¿Qué pudo ser? Un mal planteamiento en la historia. Diálogos confusos (justificado con la palabra “ingenio”), y demasiados complejos para lo que debe de ser una película sencilla, ¡es amor! Ya es complicado, hazla agradable al público, que la gente quiera enamorarse e incluso decepcionarse. ¿Sólo amigos? Trata de reflexionar mucho sobre el amor, y no lleva a esté, lo hace en palabras, pero en pocos actos verídicos. Se siente más cómoda la historia de los amigos, la pareja secundaria de Adam Driver y  Mackenzie Davis con mucha diversión, química, y llena de espontaneidad o la de Zoe Kazan y su prometido Ben (Rafe Spall) que la de los protagonistas: Daniel Radcliffe y la misma Kazan. Curioso, para aquellos que les agrade la subcultura independiente y moderna con toque antiguo (Hipster), este es un filme donde sus realizadores pueden ser descritos de esa forma, se nota en la cinta, es pretenciosa sin que lo hayan advertido, quiere agradar pero quiere hacerlo tanto, que pone poca atención al progreso. 



Las actuaciones están bien, todas competentes. Adam Driver y Mackenzie Davis son los que resaltan, cabe señalar a Megan Park, Jemima Rooper, Rafe Spall y los milésimos segundos de Oona Chaplin, agradables en sus personajes, aunque Spall tiende a ser un poco más alzado (un tanto pesado) en su personaje. Ahora bien, los protagonistas, independientemente de que cuesta trabajo ver a Daniel Radcliffe fuera de su papel de mago (sus otros compañeros de la franquicia van bien, a Daniel es a quien le ha costado más, a pesar de tener más propuestas y trabajos realizados), hay que aceptar que es un buen actor, pero, al igual que a Zoe Kazan (quien también es una actriz en potencia) les ha faltado mejor dirección, hay química entre ellos, pero el problema es el desarrollo de los personajes, les faltó evolución dentro de la trama. Amar significa mucho más que seguir a una persona, sino, estar dispuesto al sacrificio por ella. No son ellos, es la historia.
Los aspectos técnicos son delicados, no hay que porque abundar en ello: No hay una buena producción. 



A  ¿Sólo Amigos? Le robaron su desarrollo. Pero quizá, habrá tantos en la friendzone, que sea la película de sus sueños por aquel final que presentará, uno soso.  El ser solo amigos hace que recordemos las pláticas de secundaria con amigas/os sobre esa persona que “no nos pelaba”; ese compañero que creaba mariposas en el estómago y no querías confesar tus sentimientos por miedo a perderlo; el mejor amigo del novio que comenzó a hacer mella en la novia; sobre la persona que no tiene suerte en el amor; ese individuo que ve con otros ojos a la amiga/o pero sabe que nunca tendrá una oportunidad; los amigos que lograron pasar esa barrera y estar casados hoy en día; las películas y libros que hablan de amores imposibles o amores eternos… en esta cinta falto romance, falto un homenaje verídico a los amigos verdaderos, al amor entre ellos. Quizá, si no se hubieran empeñado a que todo saliera bien, lo hubieran conseguido naturalmente. 

viernes, 22 de agosto de 2014

O Captain, My Captain

Articulo publicado el día 13 de Agosto en el periódico El Sol de Mazatlán.


“Me interné en los bosques porque quería vivir intensamente; quería ‘sacarle el jugo’ a la vida. Desterrar todo lo que no fuese vida, para así, no descubrir en el instante de mi muerte que no había vivido”. Henry David Thoreau Walden. La Vida en los Bosques (Frase que aparece en el filme La Sociedad de los Poetas Muertos, 1989). 

Sepan que esta no iba ser la columna del día de hoy. Mientras escribo estas líneas ha pasado una hora del anuncio del actor Robin Williams. La muerte ha cambiado el plan, tan ocurrente ella como siempre.
En estos momentos hay una conmoción mundial por el hombre que hacía reír. Redes sociales y televisión están recordando a Jack, Peter Pan, a John Keating, Alan Parrish y muchos más; Williams marcó la generación de los noventas con sus interpretaciones, películas familiares en su mayoría, clásicos, situaciones imborrables son ahora un auténtico placer. Es como si esos personajes fueran tus amigos, y todos juntos fallecieron, solo queda el recuerdo. Algo está pasando en Hollywood que no aguantan la presión y toman el camino más fácil. Robin había luchado años atrás con problemas de drogas y alcohol, en los pasados días se dice que había sufrido por depresión. El día once de agosto se suicidó.
La primera vez que vi a Robin Williams seria como la señora Doubtfire (Papa por Siempre, 1991) en televisión, tendría unos seis o siete años, posteriormente lo vi en el cine con Jumanji (1995), de nuevo en televisión en Hook (1991), al lado de unos primos en Jack (1996) y Flubber (1997), ya con una capacidad de comprensión, entendí que el tráiler  que mostraba Mas Allá de los Sueños  (1998) o la película Mente Indomable (1997) mostraban a un Robin completamente distinto, yo quería ver esos filmes por que salía Robin Williams, el actor que hacia películas para reír. Luego comprendí que ser actor significa llorar, enojarse, reír, y más. 



Pasaron los años y los gustos se fueron implantando, llegó El Hombre Bicentenario (1999) y ahí comprendí que no todas las películas son buenas, y que algunos actores por más que ejerzan fuerza dramática, con una trama interesante pero con una ejecución pobre, no logra un buen resultado. Pero algo era seguro, desde ese momento, ya no me intereso el comediante, sino el actor, revisando otros filmes retrocedí en el tiempo con Popeye (1980), donde da muestra del poder de su metamorfosis, por cierto, en ese trabajo se encontraba bajo las influencias de las drogas; La Sociedad de los Poetas Muertos (1989), para mí, uno de sus trabajos más completos e idealistas, cargado de emoción y pasión en su interpretación, guía a un jovencísimo Ethan Hawke en el camino (curiosamente dice una frase que titula otra de sus películas “Seize the Day” o Carpe Diem),  vi Aladdin (1992) en su idioma original para escuchar a El Genio decir en inglés: 10,000 years will give you such a crick in the neck! Y escuchar como un auténtico actor puede jugar con su voz y cantar a “Friend like me”; verlo en Nueve Meses (1995) en un papel pequeño pero simpático, entrevé que hacia favores a los amigos, al cobrar barato y aparecer en filmes que no significaban gran resonancia en su carrera; o en Mente Indomable (1997), recuerdo vivamente la noche en que ganó el Oscar a Mejor Actor de Reparto (nominado en cuatro ocasiones) por esta película, donde unos jóvenes Matt Damon y Ben Affleck, escribieron el papel del psicólogo Sean Maguire; Mas Allá de los Sueños (1998) penosamente similar a esto que sufrió; Patch Adams (1998), filme complicado de entender para un niño (lo vi cuando era aún muy joven), porque no entiendes ciertas injusticias de la vida, pero entiendes las maravillas y eso es lo que también ofrece el filme (ahí aparece otro actor que acaba de morir de sobredosis recientemente, Philip Seymour Hoffman); o como el obsesivo, solitario Saymour Parrish (nótese que muchos nombres de antiguas interpretaciones se ligan a otras) en Retrato de una Obsesión (2002), en recientes como la saga Una Noche en el Museo (la tercera parte se estrena en Diciembre, de sus últimos trabajos que veremos). 


 También sobresalió en teatro (su performance Robin Williams: Live on Broadway ha sido uno de los más notorios), o en series de televisión (el año pasado protagonizó una serie, con poco recibimiento por parte del público The Crazy Ones), hacía poco más de diez años que ningún filme de él destacaba. O algún personaje. Se dedicó a realizar filmes de bajo presupuesto. 


 Lo repito, Williams marcó una generación completa, los que están en sus veintes o treintas, generación que aun soñaba con volar por los aires, o imaginar cosas fantásticas, ajenas a un mundo tecnológico, Robin invitaba a jugar. Hay que sentir pena por esta nueva generación, no sabrán lo maravilloso que es soñar, o ver a un actor de estas magnitudes interpretar lo que tú fantaseabas, no un superhéroe, sino un humano. Cuesta aceptarlo, quién diría que detrás de esa sonrisa había algo oscuro, pero no recordemos eso, es tiempo de ver esos filmes que nos han faltado de él, recordar como reíamos con Jack, o cuando soñamos jugar Jumanji, es momento de recordar el legado de ese actor que dicen, era muy amable (payaseaba mezclando portugués, español y francés). Prendan la televisión, vayan a las tiendas de videos, chequen Netflix, busquen por internet, es momento de recordar a un maestro de la interpretación. ¿Y tú, qué película recuerdas de él?




Mi tatuaje a raiz de la película La Sociedad de los Poetas Muertos


jueves, 14 de agosto de 2014

Guardianes de la Galaxia



Crítica que apareció en el periódico El Sol de Mazatlán el día 6 de Agosto del presente año.

Esta película es la penúltima de la fase dos de Marvel, y la última película que veremos antes de The Avengers: Age of Ultron (verano 2015). Lo que sabíamos de estos personajes es que aparecían en diversos ediciones junto a Capitán América, Hulk, entre otros; también, a comienzos de los  noventa tuvieron una serie animada homónima; ¿Y en comic? solo tienen dos volúmenes, uno de 1969 y otro del 2008. Llego el momento de tomarlos en cuenta (y vaya forma), Guardianes de la Galaxia es uno de los filmes más entretenidos del universo Marvel hasta ahorita. 



El temerario aventurero Peter Quill es objeto de un implacable cazarecompensas después de robar una misteriosa esfera codiciada por Ronan, un poderoso villano cuya ambición amenaza todo el universo. Para poder escapar del incansable Ronan, Quill se ve obligado a pactar una complicada tregua con un cuartero de disparatados inadaptados: Rocket, un mapache armado con un rifle; Groot, un humanoide con forma de árbol; la letal y enigmática Gamora y el vengativo Drax the Destroyer. Pero cuando Quill descubre el verdadero poder de la esfera, deberá hacer todo lo posible para derrotar a sus rivales en un intento desesperado de salvar el destino de la galaxia.



James Gunn ha escrito películas como Dawn of the Dead (2004) y Scooby Doo (2002 y 2004). Bajo su dirección se encuentra un filme llamado Super (2010), un héroe poco convencional inspirado en películas de superhéroes. Quizá esta fue la película flechazo para contratarlo ¿personajes reales y para nada fuertes son los que salvan el día? ¿Qué se puede hacer con un grupo de desadaptados? 

En Guardianes de la Galaxia se crea un ambiente ochentero (de hecho, en todo el filme se constata esto, salvo la escena inicial en la tierra que transcurre en esa fecha, irónico). Una producción que simula películas como Spaceballs (1987), Alien (1979), Explorers (1985), Tron (1982), The Lost Boys (1987), Back to the Future (1985), por citar algunas y dar una explicación de cómo es visualmente el filme, nostalgia pura. A esto, se le añade acción, comedia, enredos, personajes entrañables y un mensaje de amistad y fidelidad, lo que hace que supere todas las expectativas generadas, o incluso, las no generadas. El filme es entretenimiento total, y se nota cómodos los escritores al no tener detrás de ellos un universo como lo puede haber con  Thor o Capitán América


 Como en todo filme el discurso es importante, y aquí es añadido de forma incipiente con peleas, intolerancia, atracos, cualquier forma inimaginable, pero luego llega el cambio y Drax (Dave Bautista) quien busca venganza contra Ronan (Lee Pace), Rocket Racoon y Groot (voces de Bradley Cooper y Vin Diesel, respectivamente) cazarecompensas que se han convertido en otro par de amigos cinematográficos para la memoria, Gamora (Zoe Saldaña) letal asesina de gran corazón que solo opta por ambas cuando es necesario, y Peter Quill o StarLord (Chris Pratt, majestuoso) un ladrón poco ortodoxo y bonachón que tiene un pasado por conocer. Cada uno de ellos son el estandarte del filme, y sus actores crean un ambiente agradable, incluso los actores secundarios como Karen Gillan, Djimon Hounsou, John C. Reilly, Glenn Close, Benicio del Toro están acompasados con el filme. Es un elenco sólido. (Ojo al cameo de Stan Lee y lo que se dice de él).


Los detalles son infinitos, en cada escena existen, tienen que ser muy observadores para determinarlos, varias escenas con profundidad de campo; el humor es inteligente; hay personajes y diálogos que pueden ser utilizados en futuros filmes de Marvel. Otro punto a favor es el soundtrack compuesto de música de los ochentas, destacan “Hooked on a Feeling” de Blue Swede (se catapultaron las descargas digitales de esta canción recientemente), “Ain´t no Mountain High Enough” de Marvin Gaye y Tammi Terrell, “Escape” de Rupert Holmes y “Come and Get you Love” de Redbone, éxitos del pasado revividos en un filme futurista sobre otros mundos. 
 

Guardianes de la Galaxia es uno de los filmes del verano, es muy emocionante, y muy bueno, inesperado, quizá. Incluso, uno de los mejores de Marvel, muy maduro en su realización. Hay un nuevo grupo de héroes anónimos y desadaptados, y hay que ser honestos, eso nos encanta. La secuela ya está confirmada para el verano del 2017.

PD: Hay una escena después de los créditos.


Comienza el Fandom