lunes, 9 de junio de 2014

X- Men: Días del Pasado Futuro

Crítica publicada el día 26 de Mayo del año 2014 en el periódico El Sol de Mazatlán.




Hace ocho años el director Bryan Singer (mucho antes de su  escándalo, chequen info por internet) se despidió de la saga de X-Men para ir a dirigir una película que sepultó en gran parte su carrera, Superman Returns (2006). Esto fue malo para todas las partes. X-Men, la película que comenzó una nueva era en la adaptación de comics a la pantalla grande dijo “adiós” con una mala película a cargo de Brett Ratner; Superman Returns fue una basura en toda prolongación de la palabra y Bryan Singer sufrió un gran colapso creativo; agréguenle que los fans de ambas partes sufrieron gran decepción. Tiempo después se estrenó X-Men: First Class (X-Men: Primera Generación, 2011) y Bryan supervisó como productor; aceptémoslo: Bryan Singer nació para realizar X-Men y X-Men nació para llegar al cine gracias a Singer. Es química perfecta. 



Un insuperable grupo de X-Men lucha por la supervivencia de la especie en una guerra que se desarrolla en épocas diferentes. Los personajes de la trilogía original de “X-Men” unen sus fuerzas a las que ellos mismos poseían en el pasado, cuando eran más jóvenes —tal y como aparecen en “X-Men: Primera generación”—, para cambiar un importante acontecimiento histórico y librar una épica batalla que podría salvar nuestro futuro. La batuta fue tomada de nueva cuenta por Bryan Singer. 

Lo increíble de este filme es que cuenta con un elenco perfecto y está en manos que sabe de la historia (y vaya carpetazo final que dio a la X-Men: Last Stand). Un elenco renovado que nos muestra el pasado, el comienzo de todo, así como sus aficiones y problemas que resolverán para verlos en el futuro al lado de un elenco nostálgico (“ellos” siempre serán los primeros).  Singer conoce el relato, lo que se cuenta en la cinta es conocido en el mundo del comic e incluso en la caricatura (de hecho, lo ideal hubiera sido dos películas sobre ello, pero eso ya es fantasear). La historia muestra la intolerancia de los humanos ante otras personas, en este caso los mutantes, creyendo que podrían ser malignos crean a los Centinelas, quienes evolucionan al ritmo de los humanos, así pues, se llega a un punto en donde la humanidad avanza, se detecta que ya muchos nacerán con el gen X y empieza la extinción del hombre, algo que ellos mismos provocaron. Así como Robert Oppenheimer o Albert Einstein nunca pensaron lo que acarraría sus descubrimientos sobre bomba atómica, el científico Trask (Peter Dinklage) explica su admiración a los mutantes y su interés por estudiarlos.  



Con buen ritmo, las historias se entremezclan de gran manera, y en actuaciones todas están en su gran punto, de una Halle Berry como Storm siempre salvaguarda a un Nicholas Hoult atinado y simpático, de un Hugh Jackman como Wolverine el cual es el personaje de su vida a una Jennifer Lawrence tan perfecta como siempre, de un Ian McKellen y Patrick Stewart como Magneto y Profesor X respectivamente a un Michael Fassbender  tan odioso que lo amas y un James McAvoy compasivo, extraño, posteriormente con albedrio y muestra del gran mutante/humano/ser en el que se convertirá. Las adiciones como Bishop, Coloso, Blink, Warpath y Quicksilver le dan aún más aire renovado y fresco, a esto le agregamos que sus destinos, escenas y momentos son remanentes, sobre todo Quicksilver interpretado por Evan Peters, esa escena Slowmotion quedará por mucho tiempo en la memoria. Cabe destacar a Peter Dinklage como el doctor Bolivar Trask, el actor tiene tanto histrionismo que si enuncia “Hola” hay que analizar la profundidad con que lo dice. Al elenco se le añade los cameos tanto de la precuela “Primera Generación” como de las pasadas cintas, ojo a ellos.  
 

Con buena ejecución, los aspectos técnicos podrían quedar olvidados mas no es así; el vestuario, maquillaje, utilería es bien cuidado, recuerda a cuando X-Men 2 fue bien elaborada, amada desde el comienzo de su pre-producción. El único “pero” y se nota mucho es una escena de Centinelas dentro de un vagón, no se terminó de trabajar, se nota falso el efecto, claro que si vemos un vistazo al  futuro, los nuevos Centinelas fueron rigurosamente detallados y con ello se puede llegar a compensar.  


Aún recuerdo que el título de niña me hacía analizarlo, hoy en día ya no es el título: ojo con lo que se dice, quizá habrá confusión hacia el final, llegue temprano y lea detalladamente lo que se menciona sobre el futuro, sobre los personajes, sobre lo que pasara. Es indudable que las pláticas sobre qué mutante hubiera podido lograr tal cosa serán largas, qué mutante faltó, qué hubiese gustado son preguntas que te harás, y cuando pasa eso en un filme, significa que los disfrutaste, que hizo clic en ti, que logró el cometido. 

Sin temor a exagerar, esta película es tan buena como X-Men 2, de las mejores con respecto a la creación de cintas sobre superhéroes en términos generales desde hace mucho tiempo. Al final de los créditos le recomiendo estar pendiente de la escena final, es evidente que el Apocalipsis está cerca. 








No hay comentarios: