domingo, 25 de mayo de 2014

Godzilla



Crítica publicada el 21 de Mayo del 2014 en El Sol de Mazatlán. 

El año pasado los monstruos regresaron a la gran pantalla con Pacific Rim (Guillermo del Toro, 2013), los más jóvenes tienen conocimiento de ellos por películas actuales como Cloverfield (2008) o series como Power Rangers (cuyo inicio de franquicia cinematográfica ya se anunció), así que no se es ajeno a ello, amén a otros Movie Monsters (King Kong, Jaws, Them! E incluso la reciente Trollhunter); con rspecto a Godzilla, varios crecimos con una caricatura del lagarto gigante (acompañado de un mini dinosaurio) y en 1998 fuimos a ver Godzilla de Roland Emmerich, la cual en aquellos tiempos a los jóvenes nos pareció una gran cinta (hasta vaso del cine aún conservo, y todavía tiene ese brillo en el ojo amarillo), pero pasado el tiempo podemos entender que era un bodrio y que nadie ha podido hacerle justicia al Gojira japonés que vio luz en 1954. Este año pensamos que por fin el homenaje se logaría. 

Gojira 2014


En el nuevo Godzilla,  el famoso monstruo se enfrenta a malvadas criaturas que, animadas por la arrogancia científica de la humanidad, amenazan nuestra propia existencia en una historia de valor y reconciliación frente a las poderosas fuerzas de la naturaleza. El aterrador Godzilla aparece para restablecer el equilibrio ante una humanidad indefensa.



El acercamiento con la generacion de los noventas.
Gareth Edwards (director de Monsters en el 2010, película poco convencional y apocalíptica donde el ambiente es el principal protagonista)  es el responsable en la silla de dirección de este “reboot” (aunque no ha sido llamada oficialmente así), el nuevo inicio de lo que parece una franquicia (justo esta semana se supo que la secuela ya tenía luz verde). Las emociones al ver el tráiler fueron inmensas y saber sobre el reparto (Juliette Bichoche, Heinsenberg o mejor dicho el actor Bryan Cranston, la recién nominada al Oscar Sally Hawkins y Ken Watanabe) con el que contaría esta cinta entusiasmó, y que dos próximo “grandes talentos”  también se encontraban ahí (Aaron Taylor- Johnson y Elizabeth Olsen), llenó de expectativas. Todo parecía propiciar una gran obra, pero lamento decirles que no lo es. No puedo analizar una trama por que se deshace hacía la mitad, no hay un guion bien planeado. Parece que comenzó a escribirse bien, la primera hora es excelente, gran suspenso, incluso la pérdida de actores magníficos parecía que sería compensada, pero pasó el tiempo y nunca vimos el ideal o el protagonismo del actor principal (literal: parece que está allí por su cara bonita). Si escarbamos más allá de lo que dicen pero poco se capta, Godzilla de 1954 habla sobre un Japón devastado tras la guerra, Godzilla 2014 habla sobre un mundo devastado donde la naturaleza vendrá a cobrar su lugar ante las consecuencias de la mano humana. Bien, pero es todo. Leyendo la crítica online del gran Diez Martínez entre los comentarios del igualmente interesante Agustín Galvan aka Duende Callejero, este último tiene razón, hubiese sido mejor dividir el filme en tres partes: Japón, Hawái y San Francisco (donde la pareja protagónica toma liderazgo). Así pues, es una película revuelta, sin grandes dejes heroicos o al menos interesantes con respecto a los humanos (su mayor complicación), malas actuaciones y desperdicios en otras. Sin pies ni cabeza en estructuración. Superficial hacia el final. 

El eterno



Sin embargo, sí hay unos momentos geniales (aparte de la primera hora con sintonías de suspenso), son los breves lapsos en que sale el verdadero protagonista: Godzilla, tan soberbio e interesante, tal como su nombre lo dice, tan Dios que es poco disfrutable a la vista. Los momentos en los que sale son gloriosos, desde su viaje por el mar, pasando por el instante donde protege al Golden Gate del ataque poco meditado de los aviones, hasta cuando empieza a colorear su espalda de una estela luminosa para luego sacar fuego de su boca (¡Sublime!), mentiría si digo que no me entusiasme. Dichos minutos son los más significativos del filme. 

Algunos destellos majestuosos, algunos.

En aspectos técnicos no hay objeción, si acaso un poco oscura, pero fuera de eso no hay nada más que objetar. 

Es entretenida en instantes, aburrida en varios momentos, sosa en muchos otros, e interesante a veces, hace unos días me dijeron algo sobre mi opinión a las películas, lo escribo a continuación: no es con el fin de “criticar todo en la vida e ir al cine a distraerse” por ello escribo aquí, es mi trabajo; no es “ser muy feroz y cotizar mucho en los filmes” si nadie los desmembra ¿quién lo hará? ¿Quién disfruta tanto de ello? Es opinar, es desmenuzar, es hacer ver lo que pasa en la cinta. Es entenderla, es amarla. Esta cinta será amada por unos y odiada por otros, las apuestas así están: ciencuenta/ciencuenta; pero le diré lo que debe ser: usted tiene la decisión, y la palabra sobre lo que verá, no es decir “no vaya al cine”, al contrario, debe de ir y fijarse en los detalles. 

PD: Este Godzilla me recordó esto: