jueves, 14 de noviembre de 2013

Thor: El Mundo Oscuro

Crítica publicada el día 6 de Noviembre en el periódico El Sol de Mazatlán.



De todos los superhéroes que han saltado a la pantalla grande, quizá Hulk y Thor han sido los más desahuciados en cuestiones mercadológicas, desarrollo y guion. Por una parte al hombre verde le ha faltado publicidad, una mejor historia y compatibilidad con el público; por otra parte a Thor le falta fuerza interpretativa (excepto en Los Vengadores: The Avengers 2013, donde trabajaron bien en conjunto ambos personajes junto a otros), al Dios del Trueno aún le falta un largo camino por recorrer y necesitan añadir más dinamismo en la historia, al parecer esto será hasta en la tercera parte donde ya vivirá en la tierra, mientras tanto Thor: El Mundo Oscuro renueva varias situaciones de la primera parte (e incluso de Los Vengadores) pero falla en cosas esenciales.





Thor lucha por restablecer el orden en todo el cosmos, pero una antigua raza liderada por el vengativo Malekith regresa para volver a sumir al universo en la oscuridad. Thor se enfrenta a un enemigo al que ni siquiera Odín y Asgard pueden hacer frente, y deberá embarcarse en su viaje más peligroso a la vez que personal. En este viaje se reunirá con Jane Foster y le obligará a sacrificarlo todo para salvar el mundo. 


De esa manera, Thor regresa junto con todo el elenco que le antecede. La historia es floja y común, muestra a un villano que tiene un motivo personal para vengarse de los Asgardianos, Thor se encuentra vacío al no tener a Jane y prácticamente su padre le prohíbe estar con ella (nos dejan ver que pronto llegará a la tierra en su alter ego Dr. Donald Blake), pero nada de ello se traspasa al espectador y ni siquiera forma parte de un entretenimiento cuando  a mitad de cinta, te encuentras bostezando con la mano en la quijada. La pasión como en X-Men o incluso para algunos fallida  Spawn  en 1997 (interesante y respetable por ser uno de los primeros intentos) o la grandiosa El Caballero Oscuro (The Dark Knight, 2008) no se refleja. ¿Qué tienen esas películas que no tengan este tipo de “novedades” por parte de Marvel? Pasión y gusto por realizarlas, de otra forma solo quedan como una película llamada Los 4 Fantásticos (Fantastic Four, 2005) siendo parte de la moda para recibir ganancias. La trilogía de Iron Man tiene más entretenimiento que  este nuevo filme de Thor.




Hay que rescatar que el director Alan Taylor logró un buen manejo de personas a su alrededor (sabe lo que hace, ha logrado un excelente desenvolvimiento de intérpretes con la serie Game Of Thrones).

Thor es castigado por el protagonista, es imposible que todos los demás estén en perfecta sintonía con el público y tengan más química entre ellos (se palpa) y Tom Hiddleston siga llevándose las palmas como Loki (sobre todo ante la muerte inesperada de alguien significativo para él) y la excepción de ello es Chris Hemsworth, simplemente no logra conectar con el personaje, al parecer el Thor maduro carece de ambientación y particularidad, si el comic es el que dictamina la personalidad, el celuloide debe abogar por ello; todos los demás tienen una buena solvencia en el humor sarcástico que Marvel (propiedad de Disney) vienen manejando como estilo. 




Los efectos mejoran, son mejores que los anteriores y la pelea de naves es muy buena, también hay buen crecimiento  en  peleas cuerpo a cuerpo (una escena entre Loki y Thor ante el villano Malekith vale mucho la pena ver). El otro “pero” en aspecto técnico es el uso de vestuario y maquillaje, es algo ya utilizado en muchas cintas, y aunque el comic lo plasme así, hay otras formas de realizar los trajes o las vestimentas, al departamento de maquillaje en esta producción es otra situación que no le prestan atención y es que si ponemos de ejemplo a John Carter del año 2012 (también de Disney) tiene un mejor desenvolviendo de una cultura externa  que Thor con la Nórdica y “espacial”. 




Depende de cómo le vaya a Los Vengadores 2: La Era de Ultron en el 2015 (Que raro que no dependa de esta secuela) para el desarrollo de la tercera parte (muy obvia la respuesta, seguro resulta positiva), se ha hablado que esta película es mejor que la primera, lo cual expresa una buena aceptación de los fanáticos, pero en el mundo cinematográfico queda a deber, ahí la pregunta principal ¿Qué es lo que realmente importa? ¿Para quién se hacen estas películas? La respuesta es que fanáticos y productores salen contentos, los que esperábamos algo entretenido (bueno o decente son palabras mayores) no lo estamos tanto, sobre todo si hay un buen elenco de por medio que puede dar más, pero ¿A alguien le importa dicha población? 


PD: (Un tanto Off Topic) La vi en cierto nuevo cine con excelente imagen digital y buen sonido, más no en 4D. Lástima de distancia en mi caso para futuros filmes.

No hay comentarios: