miércoles, 21 de agosto de 2013

The Bling Ring



Crítica publicada el día miércoles  14 de Agosto en El Sol de Mazatlán.

Sofia Coppola se ha hecho un “nombre” por si misma en la industria varonil de Hollywood (bueno, también le ha ayudado un poco su “papi”, Francis Ford Coppola). Sus películas retratan situaciones juveniles de adolescentes americanos, en cierta forma “perdidos” ante la sociedad, economía, moda, fama, familia; sólo en dos situaciones ha hecho algo diferente (Lost In Translation y Maria Antonieta), por otra parte (pero llegaré al punto) es preocupante la situación mundial: economía y deshumanización que cada vez va en aumento, producto del capitalismo, medios y mensajes sociales que se distribuyen entre las personas. De eso se trata The Bling Ring (Ladrones de la Fama). Lo peor, que es una película basada en un caso real. 

Los Bling Ring, también conocidos como Burglar Bunch, eran un grupo de ladrones adolescentes que robaron en las casas de numerosas celebridades durante 2008 y 2009. Robaron más de 3 millones de dólares en efectivo y pertenencias de un total de más de cincuenta casas, sin contar que en algunas llegaron a entrar en varias ocasiones. Paris Hilton, Lindsay Lohan, Rachel Bilson, Orlando Bloom o Brian Austin Green fueron algunas de sus famosas víctimas.



La directora se maneja como pez en el agua al darles dirección a los jóvenes, desde un principio sabía a dónde iba y lo que quería plasmar. Es injusto (y sorprendente) que ciertos críticos no entiendan o quieran darle el crédito a la burla social que la directora hace en toda la película y que realiza para esas personas (como Paris Hilton con todo y cameo de ella y su casa) las cuales se siguen desviviendo por el reconocimiento, salir en películas; incluso como espectador y al ver esta película  algunos se vuelven locas/locos por las marcas o incluso por la misma cinta (no en balde se encuentra Emma Watson- Harry Potter- como parte de esto). La palabra seria irónico, o quizá “amor apache”: amamos y sentimos atracción por lo superfluo en cierto momento de nuestras vidas. Hay otras personas que necesitan apoyo y necesidad de reconocimiento, y quizá el mismo sistema sea parte de ello, si no sales en la televisión, en el cine o si no eres conocido no existes,  no obtienes apoyo de  becas  si no te conocen,  no tienes un buen trabajo si no eres conocido de alguien, ¿cuántos likes  o amigos tienes en facebook? Todo es parte del modo vivendis del hoy y a como se ve, del futuro. 


Las actuaciones son buenas, destacan Leslie Mann (como la madre del personaje de Watson), Israel Broussard y Katie Chang quienes actúan de forma natural. Por su parte Emma Watson nos vuelve a decir: “aquí estoy, y sé actuar”. El hip-hop y R&B son parte de la banda sonora y es el suplemento más adecuado al hablar de joyas y fama, bien por los supervisores musicales Daniel Lopatin y Brian Reitzell. La fotografía es otro de los ingredientes, es vistosa, buena y excelentemente bien iluminada y planeada, la realizó el finado Harris Savides (Milk, Zodiaco, Elephant). 

La película merece mejor reconocimiento por parte de los “académicos especializados”, servirá como parte colectiva del comportamiento actual, por otra parte, el filme es rico en aspectos técnicos y en historia es  ágil, inteligente y entretenida. Es un “must-be” de esta temporada. 

                          

No hay comentarios: