miércoles, 5 de junio de 2013

El Reino Secreto

Crítica publicada el día 29 de Mayo en el periódico El Sol de Mazatlán.

Quizá sea Disney/Pixar el rey  de las películas animadas, pero es un hecho que desde hace un tiempo tanto estudios pequeños como Laika Entartaiment (Coraline o ParaNorman) o estudios grandes como  Sony Pictures Animation (¡Piratas!)  o DreamWork (Shrek o Como entrenar a tu Dragón)  están haciendo de las suyas para figurar en ese ámbito. Pero hay una compañía (también de las gigantes pero no tan desarrolladas a nivel de animación) que trabaja con el estudio Blue Sky. En términos taquilleros le ha ido muy bien (y  es que los personajes patiños son simpaticones) esa es la Twentieth Century Fox  (La Era de Hielo, Rio, Horton Hears a Who!) esta vez nos trae El Reino Secreto (Epic!) y al igual que Rio, parece que han encontrado lo encantador en sus historias.



El Reino Secreto cuenta la historia de una batalla épica que sucede en las profundidades de un bosque, entre las fuerzas del bien y las fuerzas del mal. Cuando una joven adolescente se ve mágicamente transportada a este universo secreto, deberá unirse al grupo integrado por divertidos y extravagantes personajes, para salvar el mundo de ellos y el nuestro.

Desde el primer momento en que se estrenó el tráiler, atrajo comentarios de expectación en sitios webs. La idea de un reino natural en miniatura entre nosotros es la clase de películas llenas de aventura que de pequeños soñábamos (Querida, encogí a los niños, 1989). William Joyce es ilustrador, escritor y director de cine, sus historias y libros ya hemos disfrutado: Bichos, El Origen de los Guardianes, La Familia del Futuro). Ha participado en la creación de conceptos para Toy Story, Mr. Magorium y su tienda mágica. Ganó un Oscar gracias al gran cortometraje animado: “The Fantastic Flying Books of Mr. Morris Leesmore”. Aunado al  director  Chris Wedge, quien llevó a la  pantalla la primera parte de La Era del Hielo y  Robots. Su poca filmografía hace entrever que no hace películas sin  tener un filme con historia que merezca la pena contar.  


El Reino Secreto es una agradable película familiar, con temas importantes como las relaciones entre padres e hijos, amistad, valentía, lealtad y amor por la naturaleza.  Hacen un buen conjunto y la mayoría de los personajes son entrañables e interesantes (La Reina Tara, el guardián Ronin, Mub, Bufo). Aunque hay sus excepciones como el protagonista masculino llamado Nod, se entiende su personalidad desenfadada,  pero no es motivado por nada fuerte para justificar su comportamiento “rebelde” y “libertino”; por otra parte, la protagonista femenina, M.K tiene más motivos para sentirse atrapada  y renuente. Pero la historia es divertida, quizá falta un poco de agilidad, y la química entre los personajes ya mencionados no es bien llevada.



De las muchas compensaciones se encuentra la animación muy  bien detallada en todos los aspectos: los animales, las hojas, el reino desconocido, las armaduras. Las semejanzas con la vida normal (la cadena alimenticia: nosotros atacamos a un ser pequeño, al mismo tiempo dicho ser puede atacar a otros más pequeños); escenas sumamente divertidas con respecto al caracol y a la babosa (prestad atención al movimiento de los ojos) engalanan una entretenida película.


Si bien, aun le falta un poco más al desarrollo en cuestión de narrativa visual para no perder ritmo, es un avance importante en la filmografía de la FOX. Tiene un 3D aceptable, de hecho, se aconseja verla en ese formato  pues el espectador se compenetra más a la cinta. Es la animación un gran devenir de historias, personajes y posibilidades, así que esperemos más de estas y más adaptaciones o historias creadas por William Joyce.  

1 comentario:

Guillermo Baez dijo...

Opino lo mismo que tú. Es una buena película para toda la familia, a mis hijos les encantó!. Las imágenes, los efectos, la manera en que integraron plantas y flores como personajes con vida; bueno en general salieron encantados.
Por cierto, se te olvidó mencionar a "Ozzy" el perro de 3 patas que también tiene su gracia. Saludos y sigue con tu gran trabajo!