domingo, 21 de octubre de 2012

Búsqueda Implacable 2

Crítica públicada el día 10 de Octubre del año 2012 en el periódico El Sol de Mazatlán.



Han pasado cuatro años desde que Liam Neeson nos sorprendió (y agrado) en el papel de Bryan Mills, quien fue capaz de hacer de todo para rescatar a su hija de una red de secuestradores. En la secuela regresa con más de lo mismo, todos estábamos emocionados por verlo de nuevo figurar y resolver acertijos como en la primera, se antojaba redundante pero divertido. Pero el cliché de que las segundas partes nunca fueron buenas se repite una y otra vez, y en este caso es con creces. 

Bryan Mills (Liam Neeson) es un agente retirado de la CIA con un entrenamiento de altísimo nivel, lo que le permitió rescatar a su hija de terroristas albaneses. Ahora, un familiar de esos terroristas jura venganza y toma de rehén a Bryan y a su esposa mientras estos estaban pasando sus vacaciones en Estambul. Allí es donde este agente debe poner en marcha todas sus habilidades para lograr escapar, él y su esposa, de las manos de estos peligrosos personajes. 

 Quizá la idea  de realizar una segunda parte no era descabellada. La primera gustó en todos los sentidos: vimos al actor protagónico como un autentico “bad-ass”, la narrativa era ágil, un guion bueno y entretenimiento de alto nivel. Era una película de acción para divertir (y de paso meter miedo a los padres  cuando los hijos viajan solos a otro lugar) y no aspiraba a más. Hacer una segunda parte requeriría un audaz y buen guion para quitarse el peso de la anterior. Cuando no se tiene es cuando  preguntas: ¿Por qué son tan valientes y se atreven a realizar este filme que a menos de cuarenta minutos pierde emoción?

Y es que la cinta es incongruente de pies a cabeza. Un trama pésimo, se busca “justicia” por parte de un  malhechor que “adoraba” a su hijo contrabandista (uno llega a pensar ¿por qué no le brindo una educación diferente?) y quiere venganza. Ponen  el típico estereotipo hollywoodense: todos los albanos son sanguinarios y provenientes de un negocio familiar de una red de trata de personas (es como decir que todos en México tenemos relación con el narcotráfico).  



En cuanto al papel de Neeson, sigue siendo el mismo padre perfeccionista  pero a quien ahora su hija y ex esposa respetan (a diferencia del otro filme). Pero  a nivel de actuación, la astucia que muestra en Búsqueda Implacable 1 no es la misma, se nota cansado y los movimientos de golpes son muy marcados (hay sólo un momento de pericia); lo que pasa al final es que esperas un nuevo truco o tan siquiera nuevos Gadgets.
Maggie Grace tiene un instante de acción, de hecho, si la película hubiera seguido ese rumbo sin equivocaciones mayores, hubiese dado un giro total e impresionado a los presentes. Ninguna actuación es retumbante.

He aquí el más grande problema: se esperaba que fuera un filme entretenido e inteligente como su antecesor. La expectativa es  mala en todos los casos de la vida. Búsqueda Implacable 2 es un desperdicio de dinero, tiempo y neuronas. No llega al churro palomero. Absténgase.

2 comentarios:

julio dijo...

la primera parte estuvo entretenida, sobre todo se descubrio a Nesson como un actor de accion y como el posible harrison ford de esta decada al protagonizar filmes donde hace todo y destruye todo por su familia, no negare que me entretuve pero la pelicula no pasa la prueba de superar a la primera.
y eso que me chute otro churrito al ver antes "bourne the legacy".

julio dijo...

por fortuna yo la vi gratis.