domingo, 22 de abril de 2012

Poder sin Límites

Crítica publicada el día 4 de Abril en el Periódico El Sol de Mazatlán


¿Qué harías si consigues o tienes súperpoderes? Quizá esta sea la pregunta principal a plantear cuando vemos disturbios, injusticias e impunidades en el día a día de nuestras vidas. Diversos filmes como “Super”, “Kick-Ass” o “Griff The Invisible” han mostrado la hipótesis de personas cansadas de sus vidas cotidianas o de lo que pasa a su alrededor deciden volverse superhéroes. En Poder sin Límites (Chronicle, en ingles) la trama transcurre diferente a lo común en superhéroes de Marvel o DC comics, en esta película  los protagonistas adquieren poderes por razones inexplicables y poco concisas. 

Tres jóvenes se ven expuestos a una misteriosa sustancia en el bosque, y como resultado, empiezan a desarrollar increíbles poderes. Una serie de problemas personales los empezarán a poner unos contra otros.


 La película tiene el buen atino de no mostrar a jóvenes responsables con la adquisición de facultades sobrehumanas, por el contrario, son pubertos entusiasmados y  actuando a nivel personal, para ellos, nada más. Y aunque optan por mantener su secreto oculto, levitan osos de peluches para asustar a niños, o mueven un carro del estacionamiento para gastar una broma. A la par, el poder se pule y evoluciona, con ello, sus vidas personales, problemas y adaptación que acarrea ser adolescentes, pues no hay escuela de niños superdotados como en X-men, o no son millonarios a la Bruce Wayne, aquí es la “vida real”: adecuarse, morir o cambiar. Por ello, hay dos vertientes, o se vuelven villanos (problemas personales, rabia y temperamento contenido) o héroes (salvar a personas, enojarse por el mal uso del poder, entender la obligación que conlleva lo que ahora poseen), es decir, se convierten (debía de ser) en la visión que presenta la cinta, tener poderío sobrenatural conlleva a lo arriba mencionado. 

Tener tres protagonistas hace complicada la atención, aunque, al personaje que se le da más énfasis es quien produce la catarsis del filme. 

El uso de cámara en mano llamado Found Footage (diferente al mockumentary), me parece un mal atino pero entiendo el fin, más que trasladar y crear un efecto de empatía es por el dinero, al contar con un menor presupuesto  y tener que utilizar efectos especiales el formato se adapta para una baja calidad de audio y video. El poco capital con el que contaron fue bien ejecutado en la última pelea sobre los cielos y calles de la ciudad de Seattle (en realidad es Vancouver, allí fue filmada).  

Se dice que habrá una secuela, personalmente creo que acabaría con el idealismo y los principios básicos del filme, pero en fin, dinero es dinero. 

La cinta es por demás interesante, algo lenta, sin embargo, la historia es inteligente y sorprende en ello, acostumbrados a diferentes filmes de este tipo, Poder sin Límites abre la puerta a cintas bien pensadas  que combina fantasía, acción y realismo. 


No hay comentarios: