miércoles, 28 de marzo de 2012

Presumiendo

Video del cual fui guionista.

Drive

Crítica publicada el día 21 de Marzo en el periódico El Sol de Mazatlán.

 La primera vez que vi Drive me pareció buena a secas, siendo las actuaciones, vestuario, música y aspectos técnicos lo que acaparó mi atención. Es decir, todo aquello que siempre coloco al final de mis críticas; para mí lo esencial es la trama y está no me atrapó cuando la vi esa ocasión. Hace unas semanas volví a verla: Puse más atención y la comprendí. 
 Extraño, es designado hoy en día como original, lo cual si ejemplificamos otras películas del género film noir, la palabra original se aleja. Es más, ni novedoso cabe aquí. Por la forma en que está planteada la película se vuelve extraña, intensa y ambiciosa. Allí recae su merito.  

Basada en el libro homónimo de James Sallis, Drive nos cuenta la historia del Conductor (Ryan Gosling), que durante el día trabaja en un taller mecánico y en ocasiones es stunt de cine; de noche, esporádicamente trabaja como chófer para delincuentes. Shannon (Brian Cranston), su jefe, conoce bien su talento al volante, busca directores de cine y televisión o criminales que necesiten al mejor conductor para sus fugas. El mundo del Conductor cambia el día en que conoce a Irene (Carey Mulligan), su vecina quien tiene un hijo pequeño y a su marido en la cárcel.

Dirigida por Nicolas Winding Refn (Pusher), la película muestra lo que llamamos un antihéroe; el Conductor (nunca sabemos su verdadero nombre, un guiño particular) “lucha” por causas, pero no son personales, sino de terceros, con los que tiene una relación de amistad o motivado por un sentimiento. Es por eso que decide entrar a las carreras de autos e irónicamente, para hacer otro favor, decide estropear ese futuro provechoso, le vale sorbete todo cuando el sentimiento por su vecina aumenta en amor, donde las palabras sobran, el contacto físico es nulo pues su mirada es la forma de expresión más fuerte para decir todo a lo largo de la cinta: amor, odio, ternura, preocupación. Pero pronto el ser pacifico que vemos deja de serlo (sabemos que sería así ¿pero hasta cuándo?), la fiera hará todo para proteger a su manada o castigar a aquellos que hacen el mal hacia sus seres apreciados. Es ahí donde vemos al “héroe”, la sangre y la violencia empieza en pantalla, mancha su preciosa chamarra-vestimenta (convertida en un ícono por los fanáticos) pues es parte del trabajo y de la metáfora visual que vemos desde inicio hasta fin (“no te saludo porque tengo sucias las manos- pierdo los estribos y me deshonro por la causa”).    

El filme, para bien o mal produce un efecto, de hecho la mayoría no le entenderá, ni sabrá  por qué. El crítico de cine Diez Martínez  la llamó “ridiculez”; Agustín Galván aka Duende Callejero en su rebuscada crítica  entre líneas la alaba, pero tiene sus reservas. En lo particular, en más de una escena me parece pretenciosa, sobre todo el penúltimo acto, en usos literarios ese fotograma (Gosling sentado, sin parpadear) se acorta o se elimina. Sin embargo, pretender tiene fama de ambición, y la película lo es, lo cual no es malo, las escenas de acción con cámara Phantom, persecuciones o escenas violentas (perdónenme lo gore) son grandiosas, modernidad al noir, aunque, cuándo dejó esté ultimo de ser evolutivo. Lo vemos en televisión (y en la vida real) día a día. 


La película ha sido ganadora y nominada a varios premios mundiales: mejor director en el festival de Cannes y obviada por otros: Ay, tío Oscar, tú como siempre políticamente “correcto”.  Técnicamente es impecable. De nuevo destaco  las grandes actuaciones del filme, Ryan Gosling (uno de los mejores actores de la generación actual), Carey Mulligan (sutil, frágil pero con mucho temple visual), acompañados de un estupendo reparto secundario, Albert Brooks (con la mejor frase de la película, quizá del año)  Bryan Cranston, Oscar Isaac y Ron Perlman. 

Otra de las deidades es la música, siendo la canción principal, A Real Hero por College (Feat. Electric Youth) quien mejor hace honor a la película en todos sus aspectos (trama, fotografía, género y personaje: A real human being, and a real hero). 



Me asombra que un filme como estos haya llegado a nuestras salas portuarias. Me pongo de rodillas y levanto la vista al cielo por ello: variedad.

PD: Para aquellos despistados, NO es la adaptación del videojuego “Driver” (1998)

viernes, 23 de marzo de 2012

Ojalá

Ojalá que cuando rectifiques yo esté dispuesto a olvidar el pasado
y perdonar que tú no me hayas perdonado.

miércoles, 21 de marzo de 2012

La Invención de Hugo


Crítica publicada en el periódico El Sol de Mazatlán el día 13 de Marzo del 2012
 
Cuando vi las primeras secuencias de este filme, supe que Mazatlán es de las ciudades “rechazadas”. De todos los cines del puerto,  en ninguno llego una sola copia subtitulada y en 3D, ¿Cuál es la importancia de esto? Pues que  la primera película de Martin Scorsese para toda la familia fue pensada y concebida para ser vista en dicho formato, se filmo de esa forma, con la idea de hacer una analogía y oda sobra la cinematografía mundial y los avances del cine de 1895 a la fecha. 



Hugo Cabret  (Asa Butterfield) es un huérfano que vive en la estación de trenes de París- Montparnasse, para sobrevivir roba comida de los puestos de la estación y arregla los relojes del lugar. Su padre le heredo un particular objeto, el cual necesita de una llave para poder “abrirlo”. Mientras trata de escapar de un guardia, se topa con una niña (Chloë Grace Moretz ) que cambiara su destino para siempre. 

Basado en el nada convencional libro de Brian Selznick (para entender,  se tiene que ver las imágenes y leer conforme se avanza), el discurso del filme combina y entrelaza varios elementos, por un lado el homenaje que se hace a uno de los maestros  y pioneros en la plasmación de sueños a través del cinematógrafo, George Meliés (Viaje a la Luna) personificado por Ben Kingsley (Gandhi), un ilusionista e inventor que ve hechos sus sueños realidad al contemplar la proyección (por los hermanos Lumiere) de un tren a toda velocidad. El soñador encontró una forma de que sus ideas e imaginaciones se vuelvan realidad. De esta forma, se continúa con el mensaje de seguir los sueños (con todo y dificultades); en el camino, no sabes con quién te encontrarás, ni quién te pueda ayudar o acompañar. Esta parte pertenece a Hugo Cabret, quién desde temprana edad entiende que cada uno se encuentra en el mundo por alguna razón, que todos tienen su propósito y como equidad,  nos encontramos en la sala, siendo entretenidos y maravillados por una película filmada por el cineasta de forma soberbia, una encantadora  proyección de lo que fue el cine y de lo que ahora es.


Es así como Scorsese  nos presenta la modernidad en pantalla, lastimosamente no en 3D. No se podrá apreciar lo que tanto hablan los críticos cuando dicen que esta es otra forma de ver cine. Afortunadamente la película se vale por sí misma y es otro paradigma del séptimo arte: si tienes una excelente historia lo demás sale sobrando (por así decirlo).  El director de Taxi Driver, Toro Salvaje, entre otras,  muestra una faceta nunca antes vista en él, dejó de lado la violencia y contextos históricos para adentrarse a su niño interior, a otro él que no conocíamos pues nos acostumbro a otro tipo de cine; Scorsese es un gran director, pero sin duda con Hugo pasa a otros estándares. Quienes no lo querían, tendrán que retroceder en sus juicios (tendremos, me apunto). 

 Robert Richardson esteriliza  la trama con su buen ojo en la fotografía, no es fácil imprimir magia, efectos especiales y contar historias al mismo tiempo, Richardson lo logra. 


Sacha Baron Cohen, como el inspector de la estación te hace rabiar, pero a la vez roba el corazón con su interpretación, sin duda el mejor personaje que se construyo  y obtuvo desarrollo en la cinta, aunque no se escatima la hazaña de los otros actores. No puedo hablar mucho de este punto pues al verla doblada no destramas bien las personalidades originales. Aunque debo admitir que el doblaje era muy bueno (mientras no se doblen gritos como en otros casos, ya es un buen avance).

La cinta ganó cinco premios de la academia de ciencias y artes cinematográficas de Estados Unidos y ha sido ganadora de otros a nivel mundial. Entre los cinco premios esta el Oscar por mejores  efectos visuales, de los cuales recomiendo que  ponga atención a la parte de un descarrilamiento de tren (averigüen sobre este accidente histórico).  Volviendo a la fotografía, en una escena cuando la toma sigue a Hugo mientras corre, la profundidad absorbe. Me hubiera fascinado experimentar lo que nuestros antepasados sintieron al ver un tren dirigirse hacia ellos, la tercera dimensión lo hubiera mostrado (me voy a lamentar el resto de mi existencia). 

El filme te vuelve niño y a los niños les encantará ser ellos niños. Una cinta bellísima en todas sus proporciones, por donde la veamos. Lástima que por el formato en el que está grabado creo que tardara en volverse un clásico… pensándolo mejor, la respuesta para ello es simple, no importa cómo la veas, el truco es que te haga sentir, que tenga un efecto en ti, y lo hace. 


miércoles, 7 de marzo de 2012

Ir a Inglaterra

¡Vendido! Yo sí voy.

Nota: Hacer video asi para promocionar al puerto; Nota mental: Hacer algo inmortal para consagrar al puerto.

La Bella y la Bestia 3D

Crítica públicada el día 29 de Febrero del 2012 en el periódico El Sol de Mazatlán. 


Jamás imagine que volvería a ver una de las películas de Disney más amadas en pantalla grande (de mis favoritas), acompañada del  olor a palomitas,  las risas y susurros de personas desconocidas.  Si bien, La Bella y la Bestia no marcó ningún parte aguas en la animación, los estudios del ratoncito Mickey (y otros estudios también) se vieron forzados a doblar esfuerzos en sus otros cintas, después de todo, la historia de La Bella y la Bestia es considerada una de las mejores tramas en la historia del cine (Hollywoodense, al menos) pasó a  la historia al ser el primer filme animado en ser nominada al Oscar como mejor película. Basada en un cuento europeo de 1550 (de ese año es el original), cuenta el relato de un príncipe que es embrujado por una hechicera y sentenciado a vivir como bestia hasta que el verdadero amor lo libere de su hechizo.


 Ya se sabe el principio, desarrollo y final, la historia involucra un análisis profundo; el sueño (implantado por la sociedad) de toda niña de encontrar a un príncipe “azul”; o el amor  puede  hacer cambiar a otra persona; por ahí leí que equivale al despertar sexual de la mujer, etc. No es eso lo que me trae aquí, sino más bien la conversión  al formato tridimensional.  Aunque no puedo evitar preguntarme ¿Cuántos años tenía el príncipe si a los veintiún años permanecería como bestia para siempre? ¿Once? 


Se dice: “si no puedes hacerlas buenas, hazlas en 3-D”, es un dicho que, por churros recientes (Transformers: El Lado Oscuro de la Luna)  lo anterior hace que tenga razón.  Ahora, la  frase se puede cambiar a: “si te estás quedando sin dinero, re-estrenalas en 3-D”. Y es que no solamente La Bella y la Bestia se estrenó en dicho formato, el año pasado Disney probó la formula con El Rey León y pronto lo volverá a hacer con Buscando a Nemo (la cual me emociona, me interesa saber el resultado de un filme hecho a computadora  para luego convertirlo; con Toy Story 3 no se apreció bien).  

Debo decir que valió la pena ver La Bella Y la Bestia en este formato, no solo por la nostalgia que florece, sino por los detalles  y características que en versión casera no se perciben y que gracias a la pantalla grande y al 3-D se ven. La profundidad es mayor, por ejemplo: en el prologo, pareciera que estas entrando a una maqueta o a unos de esos libros  pop-up (tridimensionales). 

Los matices son más brillantes y exactos, te das cuentas de varias situaciones que antes no podías diferenciar (incluso también te das cuenta que, en algunas partes, la animación original muestra algunos seres inanimados, brevísimas partes y sin importancia).  Otro de los aspectos es que, cuando cae nieve o lluvia, realmente sientes que estas presenciando dicho espectáculo frente a tus ojos; acaso llega a estorbar brevemente a la imagen central del filme, pero no es por mucho tiempo o más bien, te acostumbras.
Se aplaude el hecho de dejar las voces originales en español.
Claro que, si nos ponemos estrictos, este filme no necesitaría de una remasterización para seguir siendo imponente. O dígame, ¿Qué necesidad hay de hacer la conversión de la que he estado hablando? Ninguna, pero se podría abogar que, los clásicos hay que recordarlos,  revitalizarlos, mostrarlos y que los niños de hoy en día disfruten de esas experiencias que ya no se ven (eso sí, con un toque de modernidad). 
 Vienen  filmes como Star Wars Episodio 1: La Amenaza Fantasma y Titanic (sí, esa que pasan en el canal cinco todas las navidades). ¿Para qué?  Vaciarnos un poquito nuestros bolsillos, con el fin  de mostrarnos algo diferente que no pudimos obtener antes, después de todo ¿Quién no quiere vivir una emocionante carrera de vainas  o sentir que se ahoga en un barco?  La pregunta verdadera es: ¿Realmente lo necesitamos? ¿No sería mejor quedarnos con lo anterior, lo vivido, lo que fue en su tiempo en el cine?  Bueno, pero ahora está (el 3-D) es la nueva forma de vivir el séptimo arte (dicen). 

jueves, 1 de marzo de 2012

Adhuc Tempus


Hace días me encontré el la disyuntiva, de nuevo, de qué hacer con mi vida/de mi vida. Realmente estoy haciendo lo que me gusta, lástima que no hay dinero; pero llegue a la conclusión de que al menos, cuando se me pregunte, diré: Yo hice lo que quería o gran parte de ella. Afortunadamente, a diferencia de otras personas, yo si sé lo qué quiero. Adhuc Tempus.  

Aquí les dejo algo que me llego por correo, y quiero compartirlo. 

Cinco remordimientos de los agonizantes - por Bonnie Ware
Por muchos años trabajé en el área de cuidados paliativos. Mis
pacientes eran aquellos que eran enviados a casa para morir allí.
Compartimos algunos momentos increíblemente especiales. Estuve con
ellos los últimos tres a doce semanas de sus vidas. La gente crece un
montón cuando se enfrentan con su propia mortalidad. Aprendí a no
subestimar jamás la capacidad de crecimiento de los demás. Algunos
cambios eran fenomenales. Cada uno de ellos experimentaban negación,
temor, enojo, remordimientos, mas negación y finalmente aceptación.
Sin embargo todos los paciente encontraban su paz antes de partir
¡todos! Cuando se les preguntaba si tenían algún remordimiento o si
hubieran hecho algo de manera diferente, surgían los mismos temas una
y otra vez. Aquí están los cinco remordimientos más comunes.

1. Desearía haber tenido el coraje de vivir una vida verdadera conmigo

mismo, no la vida que otros esperaban que yo viviera.

Este era el más común de los remordimientos. Cuando la gente comprende

que su vida está terminando y miran atrás con claridad, es fácil ver
cuántos sueños no han sido cumplidos. La mayor parte de la gente no
había honrado ni siquiera la mitad de sus sueños y tenía que morir
sabiendo que ello se había debido a las elecciones que ellos hicieron
y a las que no tomaron. Es muy importante intentar y honrar al menos
algunos de los sueños que surgen en el camino. Desde el momento en que
pierdes tu salud, ya es demasiado tarde. La salud trae una libertad
que pocos comprenden hasta que ya no la tienen.

2.      Desearía no haber trabajado tanto.


Esto lo dicen todos los pacientes masculinos que cuidé. Se perdieron

la juventud de sus hijos y la compañía de sus parejas. Las mujeres
también tienen este remordimiento. Pero como la mayoría pertenecía a
la generación más vieja, muchas de las pacientes no habían sido
proveedoras del pan en sus hogares. Todos los hombres que cuidé
lamentaban haber pasado tanto de sus vidas ganándose la vida. Si
hubieran simplificado su estilo de vida y hubieran hecho elecciones
conscientes en la vida, podría haber sido posible no necesitar tanto
ingreso como lo creían necesario. Y al crear más espacio en sus vidas,
hubieran sido más felices y hubieran estado más abiertos a nuevas
oportunidades, que hubieran sido mejores para su nuevo estilo de vida.

3.      Desearía haber tenido el coraje de expresar mis sentimientos


Muchas personas reprimieron sus sentimientos para mantener la paz con

otros. Muchas enfermedades surgieron como resultado de su amargura y
resentimiento. Como resultado, llevaron una existencia mediocre y
nunca se convirtieron en aquello  que eran verdaderamente capaces de
ser. No podemos controlar las reacciones de los otros. Sin embargo,
aunque la gente puede inicialmente reaccionar cuando tu cambias la
forma en que te comportas, si hablas honestamente, al final eso eleva
la relación a un nivel totalmente nuevo y más saludable. Ya sea que
ocurra eso o que abandones una relación insalubre de tu vida, en
cualquiera de los dos casos tu ganas.

4.      Desearía haber estado más en contacto con mis amigos


A menudo ellos no habían comprendido verdaderamente todos los

beneficios que proporcionan los viejos amigos hasta que están en sus
últimas semanas de vida y ya no era posible dar marcha atrás. Muchos
se habían recortado tanto en sus propias vidas que habían dejado de
lado el oro de los viejos amigos. Habían muchos remordimientos muy
profundos sobre no haber dado a los viejos amigos el tiempo y esfuerzo
que ellos merecían.  Cuando estaban muriendo todos extrañaban a sus
amigos.
Es muy común en todos los que llevan un estilo de vida muy ocupado, ir
dejando de lado a los amigos. Pero cuando te enfrentas a una muerte
que se te acerca, los detalles de la vida física se van desvaneciendo.
La gente desea tener sus asuntos financieros en orden si es posible.
Pero no es el dinero o el status  lo que tiene verdadera importancia
para ellos. Ellos desean tener las cosas en orden mas por beneficio de
los que aman. Pero generalmente ellos están demasiado enfermos y
preocupados como para poder ocuparse de estas tareas. Al final todo se
resumen en el amor y las relaciones. Es todo lo que queda en las
últimas semanas, el amor y las relaciones.

5.      Desearía haberme permitido a mí mismo ser más feliz


Esto es un remordimiento sorprendentemente común. Muchos no comprenden

hasta el final que la felicidad es una elección.
Ellos habían permanecido atrapados en los viejos patrones y hábitos.
El así llamado “confort” había inundado sus emociones así como la
psicología de sus vidas. El miedo al cambio los hacía presumir ante
los otros y ante sí mismos, de que estaban contentos. Cuando en lo
profundo dentro de ellos estaba el deseo de reír con ganas y poner un
poco de zoncera en sus vidas nuevamente.
Cuando estás en tu lecho de muerte, lo que otros piensen de ti esta a
una larga distancia de tu mente. Cuan maravilloso seria dejarse ir y
sonreír nuevamente, sin pretensiones ni exigencias,  antes de morir!

La vida es una elección. Es TU VIDA. Elige conscientemente, elige

sabiamente, elige honestamente, elige desde tu corazón, elige la
felicidad. Aún tienes tiempo.