domingo, 29 de enero de 2012

Un Zoológico en Casa

Crítica publicada en Enero en el periódico El Sol de Mazatlán


Cameron Crowe fue un periodista musical de la afamada revista Rolling Stones, posteriormente tomó un lápiz y comenzó a escribir cine. Tal vez usted recuerde la escena de Jerry Maguire (repetida hasta el cansancio) donde Tom Cruise llega y da todo un discurso a Renée Zellweger y esta responde con “You had me at hello” (me tuviste desde el hola) o la parte de “Show me the Money”; otra de sus películas es una rareza indie y de culto llamada Casi Famosos, una oda para nosotros los periodistas y los amantes de la música. Después de la malograda Elizabethtown, dicho director vuelve seis años después con una película familiar, sencilla como todas sus historias. 
 
Después de enviudar, Benjamín Mee (Matt Damon), se siente perdido, quiere reforzar sus lazos con sus hijos, darles esperanzas; su hijo mayor, un adolescente en plena etapa de rebeldía es expulsado de su escuela, es cuando Benjamín decide empezar de nuevo, resuelve comprar  una casa que se encuentra situada a las fueras de la ciudad. Parece ser el paraíso perfecto, solo hay una pequeña situación, la casa posee literalmente, un zoológico. 

La película está basada en un caso de la vida real, la primicia es la misma. Cameron Crowe regresa con un filme familiar bastante desatinado, lo que pudo ser un intento de contar la historia real, cae en la cursilería e incluso en la pretensión. Se entiende el impulso de Benjamín de recordar y a la vez vivir de nuevo, sin embargo, los intérpretes nunca hacen clic con la audiencia. 

Los personajes son poco creíbles, ahí recae el mayor obstáculo de la cinta, si se hubiera tenido más cuidado en el desarrollo de ellos, o si la historia hubiera tenido la suficiente fuerza para que los personajes se integraran a ella, el resultado hubiera sido un entretenida cinta familiar. El problema es que muchas veces se piensa que el espectador infante se le puede engañar, hoy en día ya es diferente.


  El joven Colin Ford, encarna a  Dylan Mee ,el hijo de Damon en la película, se muestra enojado  con todo el mundo solo porque quiere estarlo, es un niño malcriado, el cual quiere hacer lo que se le plazca cuando en  realidad nadie se lo impide , solo quiere hacerse notar, así  es con el resto de los personajes; Matt Damon, que siempre ha tenido un buen desenvolvimiento en esta ocasión se ve plano, al igual que Scarlett Johansson, los actores secundarios pasan desapercibidos, lo único que destaca es la niña Maggie Elizabeth Jones, su ternura, ingenuidad y frescura se conjugan para robar escena. 

Cameron Crowe, como buen amante de la música, tiene un gran gusto y excelente elección de ella en sus cintas, en esta ocasión, Jonsi (vocalista de Sigur Rus) crea la partitura musical, el experimento es fallido, las piezas rítmicas, en la mayoría de las veces no coinciden con lo que se ve en pantalla (no quiere decir que la melodía sea mala). Ni siquiera la elección de canciones es del todo favorable, lejos de despertar los sentidos, acompañarlos y hacernos sentir, la música está ahí porque se necesita que este ahí.

Destaca, solo que menos que en otros de sus trabajos, la fotografía del mexicano Rodrigo Prieto (Babel, 21 Gramos, Secreto en la Montaña)  reflejando el ambiente esperanzador y cálido que la cinta quiere mostrar.
Un Zoológico en Casa queda como un intento de fortalecimiento familiar, un largo discurso (dos horas) sobre la unidad familiar, pero que se queda en eso: Un intento y no más.

No hay comentarios: