domingo, 29 de enero de 2012

Contagio

Crítica publicada en Enero del 2012 en el periódico El Sol de Mazatlán


Quizá hay otros casos, pero en mi mente se viene el año 2009; México “sufrió” de una “pandemia”: la influenza H1N1 provocó un comportamiento poco habitual en la nación y un sentimiento de exclusión por parte de varios países del mundo (quien esto escribe, por poco pierde una escuela de verano por el hecho que otro  país no admitía a ciudadanos mexicanos).      Sin duda, el dato que sirve para análisis fue la forma en que cada individuo se comportó; el cómo se paso de voz en voz la información; los tapabocas se terminaron; vuelos cancelados; paranoia nacional;  teorías de conspiración gubernamental tanto del extranjero como de nuestro país; cierre de escuelas;  discriminación  hacia los mexicanos. Una situación curiosa que no fue a más. El director de cine Steven Soderbergh (Traffic y Erin Brockovich), nos muestra el desolado e histérico panorama de lo que, en llegado caso, una epidemia mundial puede desatar. 

Un virus ataca sin aviso a la metrópoli mundial; las poblaciones se ve sumida en caos: saqueos, matanzas, paranoia. Los políticos buscan mantener la calma.  Mientras, doctores del Centro de Control y Prevención de Enfermedades son designados en  grupos: algunos se encargan de la prevención de la enfermedad, otros del cuidado de está. Por otro lado, científicos trabajan para encontrar una cura. Todo se vuelve una carrera contrarreloj, pues el virus se propaga rápido y  mata  a las personas en un máximo de diez días.

En la industria cinematografía  las enfermedades y virus se concentran en convertir en zombies a las personas (lejos de entender el objetivo de los primeros  y el mensaje hacia la sociedad),  su historia comercial en el cine va en aumento. Contagio es un golpe de aire fresco para entender la indiferencia y al mismo tiempo preocupación de los gobiernos ante una amenaza bacteriológica, aun más, el temor que se desataría en las poblaciones cuando el sentido de humanidad se ve suplantado ante la desesperación por sobrevivir. Hemos visto estados (Nuevo Orleans) y  países (Haití)  destruidos por sucesos naturales  y como, al principio todo es caos, para luego ser favorecidos por su cultura y sociedad donde viven o desfavorecidos por su mala fortuna y ser dejados a su suerte. 

La palabra que define a la cinta es “tensión” la cual es brillantemente plasmada. No se siente demasiado cargada y aunque en ocasiones peca de malicia, es solo una teoría de lo que acontecería si sucediera algo así. Vemos al padre de familia que está dispuesto a realizar todo por su ella o una doctora que trata de ayudar a la personas pero que es incapaz de luchar contra lo inevitable. La tesis es expuesta y está bien planteada. Quizás se esperaría más acción ante los hechos  ¿Pero quién podría saber realmente el nivel reaccionario?
Además de lo interesante de la historia, el filme goza de actuaciones de primer nivel que ante la atmosfera y  desolación,  la reacción de los protagonistas es brillante, vemos diferentes personalidades y vidas en pantalla (entre los actores se encuentra Matt Damon, Jude Law, Kate Winslet y Gwyneth Paltrow por mencionar algunos). 

He leído críticas, donde tachan a la película de aburrida pero, ¿Qué pasa ante una enfermedad que avanza rápida y ruidosamente? Cuando vemos en televisión que hay un virus afectando a una localidad, ¿Qué se hace? Se sigue con la vida, se espera a que el virus pase de largo y no llegue a donde estás tú y  tus familiares, te proteges y cuidas, te mantienes esperando  a que todo pase. Mientras, los doctores hacen de la suya, la farmacéuticas se abastecen y los periódicos empiezan a investigar con el fin de informar o vender material. Esto es lo que pasa en Contagio, solo que te muestran las varias caras de la moneda, en lo personal la película me mantuvo en el asiento, esperando y deseando que no pasara nada, que fuera una falsa alarma pues el temor aumenta en la realidad.

No hay comentarios: