lunes, 12 de diciembre de 2011

Los Muppets

Crítica publicada el día 30 de Noviembre en El Sol de Mazatlán


La última vez que Los Muppets estuvieron en la pantalla grande fue en el año 1999 con la malograda Los Muppets en el Espacio. La creación de Jim Henson ha sido llevada en seis ocasiones al cine, en México el canal Warner Channel pasaba constantemente Los Muppets en Nueva York,  posteriormente, no volvieron a programarla, me imagino que fue por la adquisición de los derechos por parte de Disney. Quizá  el mayor conocimiento que la sociedad mexicana tiene de este fenómeno es la caricatura Los Muppets Babies. Doce años después de su última aparición en la pantalla grande,  y en constantes apariciones en videoclips en Youtube (vean Bohemian Rhapsody) Los Muppets vuelven. Quizá nunca se fueron.

Gary y Walter, son dos hermanos poco comunes para nosotros, pero muy normales en el mundo de Los Muppets, Gary es humano y Walter es conocido como un Muppet. Los hermanos son fanáticos  de Kermit y compañía. Cuando Gary y su novia Mary van a Los Ángeles a celebrar su aniversario de novios, Walter es invitado  y acepta feliz porque piensa que podrá conocer a sus ídolos; al llegar se da cuenta que estos ya no están juntos y que el malévolo magnate Tex Richman quiere apoderarse del viejo  teatro de Los Muppets.  El trío decide ir a la búsqueda del grupo de títeres para buscar salvar al teatro y de paso, poner a la vieja pandilla en acción, se realiza un teletón para obtener fondos. 

Lo anterior es dicho en la película “pareciera que estás diciendo la trama de una historia”. Así es el humor  de Los Muppets, podría decirse que es muy abierto, en otra ocasión dicen: “será una película muy corta”. Realmente hay que estar empapado de una cultura pop para entender ciertas cosas y si bien, no estar familiarizado con la historia (nada complicada) de las marionetas-títeres, como digo, si tener un conocimiento vasto del entretenimiento, política norteamericana  y no esperar un humor negro. 

El actor, escritor y productor ejecutivo de la cinta, Jason Segel, lucho varios años para obtener luz verde para su  proyecto, conocido por sus papeles cómicos y donde abunda los chistes físicos, humor negro y la oda hacia la marihuana. Hace una película, bastante particular, dirigida por James Bobin (creador de la serie Los Conchords) Los Muppets traen la nostalgia del pasado, pero se encaminan hacia el futuro, con nuevas estrellas invitadas (Selena Gomez, Emily Blunt, Jack Black, Jim Parsons),  vemos chistes adaptados a los tiempos que se viven, pero sin olvidar su esencia y sus comunes moralejas sobre la amistad, familia y en este caso, sobre la madurez.

No hace falta hablar de mas, sobra decir que los aspectos técnicos son de primera, las actuaciones de los humanos, como siempre ha sido, quedan al margen para dar cabida a los verdaderos reyes del show, Kermit (ya no es llamado René) Miss Piggy (ojo al cambio de vestuario de la siempre diva), Fozzie, Gonzo, etc. Amy Adams (sublime en la mayoría de los papeles) queda un poco desechada, por la misma característica de la trama. Hay algo contradictorio en Jason Segel, no lo hace mal, de hecho, es creíble, pues lo ubicamos en otro tipo de películas, pero quizá sea el impedimento en la distribución en México (no llego subtitulada) que me impida ver mayor destreza en él. De hecho, es un gran revés  que solo haya llegado en español, gran parte del humor y de las buenas actuaciones y en sí, de lo genial de Los Muppets, es verlos en su idioma original para captar los movimientos de las marionetas y la interacción de los humanos con ellas. Pasa lo mismo con los otros  actores Chris Cooper y Rashida Jones.

La mayoría de las canciones ya las hemos escuchado en las películas anteriores, salvo por algunas excepciones (Muppet or a man). Y es que Los Muppets nunca se fueron, estuvieron en receso, esperando la siguiente generación, y ahora, es el momento, lamentablemente los niños de alrededor de  siete años de la sala, no prestaban atención, pero los de diez años si lo hacían, no familiarizados con este nuevo humor para ellos quizá será complicado en el gusto de los mexicanos, pero no imposible. Hace días escuche a una persona platicando sobre la película a sus amigos “¿Para que fuiste a ver Los Muppets?” le preguntan.  El primero, no se inmuta y  sigue contando una escena divertida. Quizá sea la nostalgia del pasado o quizá, ese humor que solo en Los Muppets podemos concebir. 

Nota: Vale la pena llegar a tiempo por el corto de Toy Story, no tan divertido, pero la animación es genial, ese pequeño Buzz queda para la historia. 

No hay comentarios: