miércoles, 7 de septiembre de 2011

Capitán América: El Primer Vengador

En cada momento de la historia de la humanidad ha habido situaciones que orgullecen a las personas de una comunidad o en los peores (y mayoría) de los casos, los horrorizan. A veces se ha necesitado de situaciones para captar la atención de las personas. En otras ocasiones, se necesita de héroes, para así, muchas veces, acabar con problemas que tiene un país, persona o incluso el mundo entero.  Héroes que a lo mejor tardan en llegar y lo más viable es  brindar una distracción en una época difícil por medio de televisión, cine o historieta. Tal fue el caso de Capitán América. 

El personaje creado por  Joe Simon y Jack Kirby tuvo su primera aparición en Marzo de 1941, durante la segunda guerra mundial. Estados Unidos  necesitaba un personaje que se fuera similar a los ideales y valores de la época de guerra, el personaje fue creado intencionalmente para resaltar el patriotismo norteamericano. Una vez terminado el periodo bélico, el personaje perdió popularidad y fue sacado de circulación en el año 1950, tres años más tarde fue “revivido”. 

Steve Rogers (Chris Evans) se ofrece  como voluntario para  un programa experimental  que, tentativamente lo convertirá en un súper soldado. Al tener éxito, el ahora llamado Capitán América guiará  al ejército para  librar de una nueva amenaza, una organización llamada HYDRA que colabora directamente con Adolfo Hitler.

Varias dudas saltaron cuando se supo que se iba a filmar ésta cinta, Estados Unidos viene arrastrando una terrible fama mundial (y una economía agonizante) desde hace poco más de diez años. No se vive en los años cuarenta para “sentirse orgulloso” de su última guerra.  El segundo factor fue la elección de Chris Evans, quizá el único “pero” del reparto. 

Lo cierto es que Capitán América, en esta ocasión, no quiere resaltar los valores americanos, quiere servir de introducción a la gran apuesta del próximo verano, Los Vengadores, basado en el comic del mismo nombre donde alternaran  los superhéroes: Thor, Hulk, Iron Man y el ya mencionado Capitán.

No hay simbolismos, no hay mensajes patrióticos ni ocultos,  el director y la compañía productora  hicieron una película que no se sintiera hecha para Estados Unidos, la idea es entretener, que se pase un buen rato; Y, en un mundo deshumanizado, resaltar  valores humanos. Es quizá por eso la elección de Chris Evans como el personaje principal (ya había sido La Antorcha Humana en Los 4 Fantásticos), preferible un actor de reparto, que va comenzando, para así, no ligarlo a otras “causas” (políticas, ideales, etc.) y  darle el empuje en la película Los Vengadores. Evans lo hace bien, ésta era su gran oportunidad, y saca adelante el personaje decentemente. Red Skull es  Hugo Weaving (El señor de los anillos, Matrix) no lo hace mal, pero de alguien maquiavélico se pensaba que sería un poco mas psicótico, aquí es más bien, malo.

Por lo demás, la música es muy ad-hoc a la época (los años  cuarenta), vestuario, accesorios, sets, todo es correcto, al menos al período (no conozco bien el comic para saber si la esencia de trasladar dicha historia a la pantalla se logró). Incluso la propaganda bélica ésta presente (un “I want you” ordenado por el Capitán). El traje con el que lo conocemos (con modificaciones) lo veremos en la próxima película. En fin, la apuesta de Marvel no es ganar premios sino brindar un momento de diversión (y de paso ganar buen dinero). 

Vale la pena verla en una buena sala de 3-D,  no es filmada en éste formato, pero la conversión está bien hecha.  Como pista, quédese después de los créditos para ver una escena extra y un tráiler que ya se puede ver en YouTube pero en grande se ve mucho mejor.


1 comentario:

Roberto González Figueroa dijo...

Lo mejor que tuvo Marvel este año (a excepción de X-men First Class, que si bien es de un cómic de Marvel, la película corre a cuenta de Fox) sin embargo eso no lo salva de su historia genérica, predecible y poco arriesgada. Pero bueno, The Dark Knight ha puesto el listón muy alto en películas de este tipo. Lo mejor en efecto fue Chris Evans y hasta fue una sorpresa ver interpretar el papel sin dejar ver la antorcha que ya todos conocemos. Lo peor en definitiva fue Red Skull, vaya manera de desaprovechar a un señorón como Hugo Weaving. Resultado de un guión hecho a la "segura"...